«Si no hay acuerdo con el Fondo, el gobierno que viene la va a pasar muy mal» – GENTE Online
 

"Si no hay acuerdo con el Fondo, el gobierno que viene la va a pasar muy mal"

Actualidad
Actualidad

titulares de los diarios sugirieron, además, que esa danza y contradanza se baila a razón de un paso adelante… y dos atrás. Pruebas al canto: "La Argentina está a sólo 120 días de integrar la lista negra" (países como Irak, Liberia, islas Seychelles, Zimbabwe y Yugoslavia: morosos c
rónicos); "No llegan fondos del Banco Mundial" (el país deja de recibir 1.800 millones de dólares para planes sociales, obras públicas y provincias); "El patrimonio de los bancos cayó un 60 por ciento"; "El FMI teme que la Corte redolarice los depósitos"; "Duhalde: 'La Argentina quiere pagar, pero no con las reservas'"; "El país está casi quebrado"; "El Gobierno sube la apuesta: no le pagará al Banco Mundial".

Sobre esas noticias y sus ecos, el economista Daniel Artana, de FIEL, declaró: "Si la administración Duhalde sigue sin pagar los vencimientos de la deuda, el gobierno que viene recibirá una herencia muy pesada… Los países que viven fuera de los organismos de crédito tienen un nivel de vida muy bajo". El lunes 16, y a partir de otro título alarmante ("El BID rechazó negociar sin la participación del Fondo"), GENTE habló con Artana:


-Hoy, el nudo gordiano es -o parece- pagar con reservas, o guardar esas reservas y no pagar. ¿Qué escenario real estamos pisando?

-Hay un vencimiento grande con el Fondo en marzo, que se podría prorrogar. Pero si el país entra en default antes, los atrasos se acumulan, y en algún momento habrá que pagarlos todos, y al contado. Si esto sigue así, el gobierno que viene va a heredar una deuda de 7 mil millones de dólares… ¡sólo en atrasos!


-¿Era tan peligroso usar las reservas para amortizar los compromisos inmediatos?

-No. Porque aun pagando en término, el país podía mantener reservas por 8.500 millones. En cambio, con este atraso, todo se complica.

-Desde la ortodoxia económica, ¿es correcto aferrarse a las reservas aun al precio del atraso?

-El argumento del Gobierno es "Primero, estabilidad y crecimiento, y recién después afrontar la deuda". Pero lo que importa es mirar hacia delante. Hacia los próximos años. Porque la economía clásica dice: "Andá lo más atrás que puedas, y después evaluá adónde podés estar". Eso, sin default, funciona. Pero con default… En el corto plazo, no pagar te puede salir bien. Pero a la larga no, porque aunque tengas las reservas en el bolsillo, no son tuyas. Es más: si el país hubiera pagado, el Banco Central tenía posibilidades de seguir comprando reservas. Por eso, el argumento del Gobierno es débil.

-¿En síntesis? 

-Todo funciona mejor si hay acuerdo con el Fondo.


-¿Qué piensa de los funcionarios que están al frente de esta cuestión?

-Los respeto y tengo que creerles. Pero cuando oigo la declaración de Ruckauf respecto de que debemos tener un trato diferente porque somos la Argentina, bueno…

-Dispare nomás.

-Ese argumento es una ingenuidad total. O, en todo caso, una excusa para ganar tiempo.


-¿Son más los errores que los aciertos?

-Y… Alguien sacó mal las cuentas, y la estrategia se cayó. Mire la tapa de los diarios de hoy: el Gobierno imaginó que el BID, el organismo de actitudes más amplias, le iba a prestar dinero aunque no hubiera acuerdo con el Fondo, y resultó al revés. Parece que el Gobierno no entiende las reglas del juego.


-¿Cuál es la regla fundamental en este caso?

-En términos deportivos, dice que no se puede jugar al fútbol… ¡en una cancha de básquet!

-¿La salida del durísimo Paul O´Neill es una ventaja para la Argentina?

-En principio, no. Su sucesor se le parece bastante.


-¿El dólar está quieto natural o artificialmente?

-Desde julio hasta ahora tuvo un clima favorable porque se detuvo, aunque muy parcialmente, la salida de depósitos, y el Gobierno emite moneda, pero poca. Además, el control de cambios inhibe a las empresas a volcarse al dólar. Por supuesto, en todo este panorama hay que tener en cuenta los movimientos preelectorales.

-¿Qué advierte usted en ese sentido?

-Un signo fuerte es la caída en las encuestas de Rodríguez Sáa y de Carrió. La gente parece no creer en los populistas sin plata…


-¿Cree que este Gobierno le está dejando un campo minado al gobierno que viene?

-El Gobierno, aun en su carácter de transitorio, tendría que solucionar los temas fundamentales: el acuerdo con los organismos internacionales, la reestructuración de la deuda y el aumento de tarifas. Porque todo eso, más tarde o más temprano, tiene que suceder. Y si el gobierno que viene arranca con esa carga (más la dura problemática social), su vida no va a ser fácil. Porque el Gobierno actual no paga ningún costo político, y el que viene, sí.

-¿Qué pasa si la Corte dolariza los depósitos?

-Si la Corte dice "dolarización con plazo", la cosa se parece al canje de deuda. Pero si dice "Dólares ya", los dólares no están. Un panorama muy complicado…

-Tema bancos. La información dice que su patrimonio cayó un 60 por ciento. ¿Qué significa en cuanto a consecuencias?

-Depende de cómo se evalúen los bonos. Si se hace a valor de mercado, los bancos van a tener patrimonio cero, o negativo. Y, por supuesto, con bancos problemáticos, los créditos se complican. Además, la gente se fue del sistema: hoy, los bancos reciben la mitad de los depósitos que en la década de los 90. Por otra parte, después de la violación del derecho de propiedad que hubo en la Argentina, ¿quién va a depositar en los bancos?

-Sin embargo, la sensación térmica parecía indicar que la gente estaba volviendo a los bancos…

-La gente común, no: la empresas, porque están atrapadas por los controles. Pero don Juan y doña María tienen los dólares en el colchón. Y… ¿cómo hacer para que esa gente vuelva a creer en los bancos? No lo veo fácil…


-Se habla de impulsar fuertemente la obra pública como una de las soluciones. ¿Puede funcionar?

-Si hay fondos genuinos, sí. Con la maquinita, con una fiesta de emisión, seguro que no. Por otra parte, la obra pública tiene que ser racional. Porque si empezamos a construir elefantes blancos, estamos perdidos.


-Desde hoy hasta mayo, ¿cuál es el peor escenario que puede tener la Argentina? 

-Todo depende de la dinámica electoral. En Brasil, cinco o seis meses antes de las elecciones, la discusión era si Serra lo alcanzaba a Lula o no. Pero nadie discutía cuestiones económicas: había acuerdo y consenso. Algo que aquí no sucede. Si este Gobierno opta por un gasto público expansivo, los que asuman en mayo no la van a pasar muy bien…


-Como siempre, el gran argumento es el apoyo político.

-Por supuesto. El mejor economista, sin apoyo político, pierde. Y el peor, con apoyo político, no digo que gana, pero por ahí empata…

Decir que merecemos un trato diferente porque somos la argentina, como planteo Ruckauf, es una tremenda ingenuidad o un ardid para ganar tiempo"">

"Decir que merecemos un trato diferente porque somos la argentina, como planteo Ruckauf, es una tremenda ingenuidad o un ardid para ganar tiempo"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig