“Si Nadal rompe mis otros récords, ahí sí me voy a enojar” – GENTE Online
 

“Si Nadal rompe mis otros récords, ahí sí me voy a enojar”

Actualidad
Actualidad

Los récords son así: están para ser rotos alguna vez. Y el lunes 29, tras derrotar al sueco Robin Soderling por 6-1, 7-5 y 6-1 en la cancha Philippe Chartrier de Roland Garros, le tocó a Rafael Nadal (19) llegar a los 54 partidos ganados en forma consecutiva sobre polvo de ladrillo. Uno más que Guillermo Vilas (53) en 1977, hace 29 años, sobre esa superficie. Entre una y otra marca, claro, hay diferencias. Para empezar, es como dice Willy: “Yo no batí un récord, yo lo hice”. La estadística habla así: entre mayo y septiembre de aquel año, enhebró 53 victorias al hilo. Y tiene razón, además, cuando sostiene que no perdió contra un tenista, sino “contra una raqueta”.

La racha se rompió en la semifinal de Aix-en-Provence, Francia, frente a Ilie Nastase, quien jugó con una raqueta de doble encordado. El resultado fue 6-1, 7-5 y abandono de Vilas. Al instante, la raqueta fue prohibida. Nuestro campeón, luego, consiguió cinco títulos consecutivos más. Y –sin intentar que parezca una excusa–, Nadal logró su marca en dos años, con mucho descanso entre torneo y torneo, y repitiendo los títulos de Montecarlo, Barcelona y Roma. En su rush hacia el récord, el mallorquín –número 2 del mundo, igual que Vilas en el ’77– derrotó tres veces a Gastón Gaudio y tres a Guillermo Coria, sobre diez victorias frente a argentinos.

Le quedan a Vilas, todavía, los dos récords que más quiere: el de 16 torneos ganados en un solo año (1977, ¿qué otro?) y el de 46 triunfos en serie sobre cualquier superficie. Por eso, tras abrazar a Nadal y entregarle un trofeo, el tenista más grande de nuestro país dijo: “No me puso triste perder éste, pero si Rafael rompe mis otros récords, ahí sí me voy a enojar”.

Cuando terminó el partido frente al sueco Soderling, Nadal recibió un abrazo de Vilas y un trofeo que simulaba un corte de una cancha de polvo de ladrillo. Willy siguió el <i>match</i> junto a su mujer, Phiangphathu.

Cuando terminó el partido frente al sueco Soderling, Nadal recibió un abrazo de Vilas y un trofeo que simulaba un corte de una cancha de polvo de ladrillo. Willy siguió el match junto a su mujer, Phiangphathu.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig