«Si me vuelvo a casar, será sólo para tener hijos» – GENTE Online
 

"Si me vuelvo a casar, será sólo para tener hijos"

Actualidad
Actualidad

Mariah Carey -32 años, fuerte dosis de sangre latina, y 140 millones de discos vendidos a lo largo de toda su carrera- es como un boxeador de guantes incansables. De esos que se niegan a besar la lona. Y si llegan a besarla, se levantan inmediatamen
te. El 26 de julio de 2001, el fracaso de su filme

Glitter, la ruptura de su affaire de tres años con Luis Miguel y su demoledora agenda forzaron a la mayor diva pop de los '90 a gritar stop. El resultado: un colapso nervioso, con rumores de intento de suicidio incluidos. Después de un mes bajo sedantes y silencio en un psiquiátrico vip en Nueva York, la voz que enamoró al mundo con su himno
Hero, barajó y repartió de vuelta. Hoy, hace su contragolpe con Charmbracelet, su último álbum, y Through The Rain, el nuevo single. Además de un contrato con
Universal Music por más de veinte millones de dólares, y una nueva estadía en la cima de los charts. Mariah está de vuelta, sin concesiones. Y, por supuesto, habló con GENTE.

-¿Regreso con gloria, Miss Carey?
-Escribir este nuevo álbum fue una terapia para mí. Mis fans, especialmente los más jóvenes, se identifican conmigo. Y sienten en mí una inspiración para atravesar sus dificultades. En julio de este año, mi padre, Alfred, murió de cáncer, y fue una gran lección para continuar, para seguir inspirando. Tal vez, allí está la gloria de mi regreso.

-¿Qué pasó realmente en su famosa crisis? ¿Perdió las riendas de su vida?
-Simplemente no sabía decir no. Estaba completamente exhausta.

-Colapso nervioso, diría el decálogo del buen psiquiatra…
-No es tan simple como parece. Trabajaba días de veintiuna horas, necesitaba dormir, que me dejaran sola por un tiempo. Estaba en plena gira promocional de mi película, Glitter, y mi médico me dijo:
"No puedes estar moliéndote a ti misma de esta forma. Tómate cinco días…". Y yo le respondí:
"No tengo cinco días para frenar mi carrera".

-¿A qué le temía, Mariah?
-Yo crecí pobre en Nueva York, con mi madre y mis hermanos, Morgan y Alison. Mi ética del trabajo viene de esta creencia de que si no trabajo el doble de duro que cualquiera, terminaría otra vez en una choza. El fin de mi relación con Luis también me había afectado. Pero, por mi ética de trabajo, colapsé. Me terminé desmayando en el suelo de mi cocina. 

-Se habló de un intento de suicidio…
-Eso no es cierto en absoluto. Soy una persona muy espiritual, y dejaré este mundo cuando Dios me lo ordene. La prensa exageró todo. Y me preocupa realmente. 

-Entonces, ¿sus problemas de diva son como los de cualquier hijo de vecino?
-Pienso que, como cualquiera, atravesé cosas difíciles en mi vida. Pero como soy una persona pública, todo fue muy dramatizado y exagerado. Los periódicos tienen que vender su cuota diaria.

-¿Qué aprendió después de esta crisis? 
-Aprendí a decir no, a descansar. Nueva dieta, nueva vida. Semillas de girasol, tragos proteicos, entre otras cosas. Mi colapso fue una llamada a despertar. Me siento sexy, en mi elemento. He vuelto al escenario. Fundé mi propio sello discográfico, MonarC. He atravesado la tormenta. Ahora brilla el sol. 

-Pero en el camino, ha perdido algo…
-(Se ríe, trata de chicanear el tema.) ¿De qué me hablas?

-De su famoso y galante ex…
-Fue inevitable. Nos separamos. Ni siquiera había espacio para mí misma en mi vida, de manera que no había espacio para nadie más.

-¿No hay rencores?
-Por supuesto que no los hubo, ni los habrá. Él fue mi gran apoyo tras mi divorcio de Tommy Mottola (N. del R.: Su ex marido, ex jefe y presidente de Sony Music, ahora casado con Thalía.) Luis es un gran amigo, es una persona muy bella, de gran corazón, que merece todo el amor que le dan. Independientemente de lo que haya pasado, siempre lo consideraré como la persona increíble que es. Nos han inventado reencuentros, vueltas. Pero él es un amigo.

-¿Siguen en contacto?
-Alguna llamada telefónica de vez en cuando…

-Sangre latina atrae sangre latina. Hablemos de sus orígenes.
-Si mi abuelo venezolano no hubiese cambiado su apellido a Carey, yo me llamaría María Núñez. Mi padre, Alfred, era de piel negra.

-¿Volverá a enamorarse?
-Eso depende. Irónicamente, ahora estoy muy abocada a mi carrera. Si me vuelvo a casar, será sólo para tener hijos.

-Se ve que está más enamorada que nunca de la música…
-Canto desde los cuatro años. Es mi primer amor. Nunca la abandonaré.

Mariah al natural, despampanante, una diosa. Con 15 singles número uno en su carrera, y 140 millones de discos vendidos, se consagró como la más grande popstar de los '90.

Mariah al natural, despampanante, una diosa. Con 15 singles número uno en su carrera, y 140 millones de discos vendidos, se consagró como la más grande popstar de los '90.

Mariah 2002 posó sensual para promocionar  su flamante álbum.

Mariah 2002 posó sensual para promocionar su flamante álbum.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig