“Si Martín quiere convivir, va a tener que proponerme casamiento” – GENTE Online
 

“Si Martín quiere convivir, va a tener que proponerme casamiento”

Son objeto de deseo, un fetiche inalcanzable para muchos, lo primero que roba la atención cuando camina por la calle. Y Luli las pasea orgullosa. “Sé que tenés frío, ¿pero me las podrías mostrar?”, pregunto algo tímido. Entonces las descubre con naturalidad, desde abajo de su vestido: “Sí, obvio... ¿Qué problema hay?”. Sigue el interrogatorio: “¿Son un regalo de Martín o ya las tenías?”. “Sí, fue un obsequio de Martín, para el último Año Nuevo”, revela, y empieza a contar la historia de sus joyas más preciadas. Luciana Salazar (31), que estaba sentada sobre sus manos para aplacar el frío, me muestra el anular de la mano derecha. “Es éste el que te interesa”, dice, y descubre su anillo de brillantes engarzados con un diamante de varios quilates en su parte superior. Es el presente que le hizo su novio, el economista Martín Redrado (50) en el primer Año Nuevo que pasaron juntos, y no son pocas las voces que juran que costó veinticinco mil dólares. “Por las dudas, te aclaro que no es un anillo de compromiso. Fue una atención de él y me dijo: ‘Para que cuando lo veas te acuerdes de mí’".

–Okey, no es de compromiso, ¿pero tienen planeado casarse?
–No, yo todavía no proyecto. Pero uno no sabe las vueltas de la vida... Quizá le esté haciendo caso a la cabeza por encima del corazón.

–¿Ahora en qué etapa están? ¿Una semi-convivencia?
–No, ¡ni loca! Cada uno en su casa. Por ahora no pienso convivir con Martín.

–Ahora que la pareja está consolidada, ¿vas a cambiar el perfil de tus trabajos?
–Uno va produciendo un cambio paulatino, pero lo hago por mí misma. También, el hecho de tener una pareja quizá me baja los decibeles, pero nunca voy a dejar de ser sexy.

–¿El te bancaría un desnudo hoy?
–No, pero yo tampoco lo haría. Nunca hice un desnudo total... Pero ya me aburrí. Ahora tengo ganas de hacer cosas nuevas, mostrar mis estudios de canto y actuación, todo lo que sé hacer.
............................................................................................................
El último mes de Luciana Salazar fue de gira por varios puntos del globo terráqueo. Primero acompañó a su novio, Martín Redrado, a un encuentro en Ginebra. “Es árbitro de comercio exterior de la OMC (Organización Mundial de Comercio) por un conflicto entre China y los Estados Unidos. Lo acompañé y de paso conocí la ciudad”, dice naturalmente. Días más tarde voló hacia Miami con un grupo de amigas. De allí surgieron algunos rumores. ¿Cuáles? Se habló de embarazo, y unas horas después se dijo que el economista le había obsequiado a su chica un departamento de tres millones de dólares.

–¿Es cierto que Redrado te regaló ese departamento en Miami?
–¡No! No sé de dónde salen tantos rumores. Yo creo que fue un invento de algún molesto que quiere perjudicar a Martín. Ni siquiera es que estuve viendo un departamento, así que no sé de dónde pudo haber salido.

–¿Me contás cómo se vuelve del huracán que vivieron hace poco más de un año, tras la separación?
–La verdad que todo termina siendo gracioso. A veces, los dos nos ponemos a pensar: “¿Cómo pudimos volver después de tanta locura?”. Imaginate, cuando conoció a mis padres en el bautismo de mi sobrina, en marzo, fue después de todo el bolonqui, pero salió todo natural.

–¿Cuál fue la razón de aquella separación?
–Una mezcla de celos de él, pero en un punto lo entiendo: no es fácil estar con un sex symbol. Me pasó con todos los hombres que estuvieron a mi lado. Pero Martín fue el que más agallas tuvo para enfrentar esa situación.

–¿Cómo explicás toda esa agresión?
–En realidad, ese odio era un amor encubierto. Nos lastimamos mucho los dos, pero la verdad absoluta la sabemos solamente cinco personas. Y no tiene que ver con todas las estupideces que se dijeron. Por suerte, eso no pesó en el momento de volver.
...............................................................................................
Ahora Luciana charla con nosotros en el spa del hotel Loi Suites. Hace unas horas regresó de su tercera escala del mes: Nueva York. “Estuvimos descansando unos días con Martín”, dice. Afuera, en el lobby del exclusivo hotel de Recoleta, la esperan decenas de periodistas convocados por la Subsecretaría de Turismo de Entre Ríos para el lanzamiento de la temporada termal de la provincia mesopotámica. Está claro que Luli es la figura central invitada por el PR Fernando Maldonado. La actriz y cantante sigue charlando con nosotros de su relación con el economista. Retomamos el tema de la convivencia: “Yo soy muy chapada a la antigua y voy a vivir con mi hombre el día que sea mi marido o tenga un hijo con él. Si no, jamás estaría con una persona tipo concubinato”.

–El mensaje sería: si quiere convivir con vos, se tiene que casar o tener un hijo.
–¡Exactamente! Embarazo o la propuesta de casamiento.

–¡Qué presión le metés!
–Una vez, él me preguntó: “¿Vos convivirías conmigo?”. Y yo le dije que no; lo corté en seco. ¡Ja, ja!

–Estabas por conocer a su mamá. ¿Se produjo ese encuentro?
–El día que lo íbamos a concretar, se le complicó a Martín, pero a los hijos sí los conocí.

–Fue más difícil, ¿verdad?
–Sí, claro. Para Martín era mucho más importante el tema de sus hijos, por todo lo que implica. Fue un encuentro súper normal: por respeto a ellos sólo te puedo decir que nos conocimos y fue todo divino; son dos soles.

–¿Dónde se ven más claramente las diferencias entre un mundo como el tuyo y el de Martín?
–¿Vos creés que son tan diferentes? La política y la farándula siempre estuvieron vinculadas. Mirá Sarkozy con Carla Bruni, en su momento Marilyn con John Kennedy...

–Vos me decís que vas cumpliendo etapas que se traducen en cambios. ¿Podrás desacartonarlo un poquito a Redrado?
–Me encanta hacerlo, lookearlo y gastarlo, para que aprenda a reírse de sí mismo. Y hoy lo hace: eso es lo que más amo de él. La situación lo fue ablandando; fue entendiendo cómo es esto. Hasta me dedica algún mensaje de amor por Twitter. Salazar apuesta todo a su carrera como cantante. Estaría por cerrar contratos en el exterior. Este año la veremos en una novela en la web.

Salazar apuesta todo a su carrera como cantante. Estaría por cerrar contratos en el exterior. Este año la veremos en una novela en la web.

La semana pasada, Redrado y Luli visitaron Nueva York. Un mes antes habían estado en Ginebra. El le preguntó qué pensaba de la convivencia y ella le contestó: “¡Sólo si estoy casada!”.

La semana pasada, Redrado y Luli visitaron Nueva York. Un mes antes habían estado en Ginebra. El le preguntó qué pensaba de la convivencia y ella le contestó: “¡Sólo si estoy casada!”.

“Nuestros mundos no son tan diferentes. La política y la farándula siempre estuvieron vinculadas. Hoy Sarkozy con Carla Bruni, o en  su momento Marilyn con John Kennedy”

“Nuestros mundos no son tan diferentes. La política y la farándula siempre estuvieron vinculadas. Hoy Sarkozy con Carla Bruni, o en su momento Marilyn con John Kennedy”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig