“Si lo deseás con el alma, todo sueño puede ser real. Y el mío era cantar” – GENTE Online
 

“Si lo deseás con el alma, todo sueño puede ser real. Y el mío era cantar”

Actualidad
Actualidad

Las imágenes de una noche inolvidable, única e irrepetible, son miles. Desde el momento en que sonó el primer acorde, cuando el público que llenó La Trastienda estalló en gritos y aplausos, hasta llegar al final, cuando decenas de mujeres se acercaron al escenario para recibir esa rosa que el hombre de pelo rubio revuelto, la estrella de la noche, les entregaba susurrando: “Gracias por venir”.

Pero hay una imagen que sólo ellos dos pudieron ver y disfrutar. En el final, cuando Facundo Arana (42) regresó al escenario para saludar, Jorge, su padre, de 80 años, que se iba del lugar abrazado a su mujer, Matilde (65), giró la cabeza para volver a verlo. Los ojos de los dos, el del artista y el del hombre de manos arrugadas y paso lento, estaban llenos de lágrimas. Fue una de esas miradas que abrazan el alma. La del hijo que cumplió su sueño, que está feliz y que necesita llorar en el hombro del hombre que tanto le enseñó. No hizo falta nada más, ni un gesto ni una palabra. “Papá sabe que a los 13 años yo tocaba mi saxo y quería ser músico... Esa imagen fue un cierre perfecto para una parte de la historia de nuestras vidas. Y mamá también tiene mucho que ver. Siento un amor y una admiración muy especial por lo que han podido construir ellos como pareja y por lo que hicieron por nosotros como hijos”, dice Facundo, y hace un largo silencio.

DEBUT EN EL TEMPLO. Para muchos, tocar en La Trastienda es un anhelo constante. De la misma formar que en la década de los 80’ era hacerlo en el estadio Luna Park, el reducto de San Telmo se convirtió en un premio a la trayectoria y al trabajo de alto nivel. Pero casi nadie imagina ni tiene la posibilidad de hacer sus primeras armas en este escenario. Por eso el debut oficial de Facundo Arana con The Blue Light Orquestra guarda un valor superlativo. El actor, consagrado como uno de los súper galanes, se animó a subir al escenario con otro ropaje: el de un músico que además de tocar el saxo y la armónica le pone la voz a una banda que ya tiene una gira programada por todo el país, y a la que le llueven propuestas. Si lo que más sorprendió de Gustavo Cerati cuando salió a escena en los comienzos fue su versatilidad sobre el escenario (capaz de cantar, bailar y tocar la guitarra al mismo tiempo), Facundo no le va en zaga. Al saxo, la armónica, el baile y la voz le agrega el alma: toca el piano, se anima con algunas notas en el bajo y en la guitarra, y en el final, en un cierre tan mágico como espectacular, los platillos del baterista suenan al ritmo de Arana. Con un repertorio tan selecto como exigente, le puso música y voz a temas como Riot in cell block, de The Blues Brothers, Come togheter, de Los Beatles, Proud Mary, de Tina Turner, Before you accuse me, de Eric Clapton, Never tears us apart, de INXS, Creep, de Radiohead, Everybody hurts, de Joe Cocker, Roxane, de George Michael, Knocking on heavens doors, de Bob Dylan, Hit the road Jack, de Ray Charles o Toys, de Aerosmith. El domingo, con las sensaciones a flor de piel, GENTE habló con él:

–Pensé que hoy me iba a encontrar con un tipo disfónico, casi sin voz. Pero se te ve y se te escucha muy bien.
–Es que lo estoy. El día después de noches como la de ayer es sencillamente hermoso. Me vienen a la cabeza imágenes de todo lo que viví. ¡Inolvidable!

–¿Cuál fue el momento más fuerte?
–Cuando empecé a mirar a los ojos a mis padres, a mis amigos de siempre, a Javier, el médico que me salvó la vida... Y poder cantarle en vivo a María, mi mujer, fue algo mágico.

–Al terminar el show, María se acercó a cada periodista que estuvo en el show para preguntarnos que nos había parecido. ¿Cuánto tuvo que ver ella en todo esto?
–Es la máxima responsable. Se enteró de este sueño, y me ayudó a cumplirlo. Ella está vinculada con la música desde muy chica, y fue la encargada formar parte de la banda...

–Tu historia con el saxo es archiconocida, pero... ¿cuándo comenzaste a cantar?
–Toda la vida. ¡No es joda eso de que la gente canta en la ducha! Yo era uno de ésos. Todos somos cantantes: la cuestión es poder estudiar y desarrollarlo. No se puede tener talento para todo, pero si lo deseás con el corazón y el alma, cualquier sueño puede ser real. Y el mío era cantar.

–Hoy escuché un comentario en la radio que hablaba de tu show, y el conductor se preguntaba: “¿Puede ser que Facundo Arana haga todo bien? ¡Ahora también canta!”.
–(Carcajadas) Mirá, si yo quiero escuchar a un hombre cantar bien, me compro un disco de Alfredo Piro. Si tengo ganas de escuchar a una mujer, pongo uno de Ligia Piro. Lo que siento es que anoche sonamos muy completos, compactos, redonditos, como a mí me gusta.

–¿Cuál es tu mayor virtud como músico?
–La pasión. No toco el saxo como David Sanborn ni canto como Alfredo Piro... Eso lo sé. Pero me puedo dar el gusto de hacer algo dejando el alma en el escenario. Y la gente sabe que, en un punto, hacer algo con todo el corazón es hacerlo bien.

–Luego de este debut exitoso, con localidades agotadas, ¿imaginás cosas importantes con la música? ¿Una carrera en ascenso y sin escalas, como hiciste con la actuación?
–Trato de no pensar demasiado ni planificar a largo plazo. La vida se puede terminar mañana, y mis planes son más inmediatos: abrazar y besar todos los días a mi mujer y a mis hijos, prepararle un asado a mi familia y a mis amigos... Cosas más simples... Sí, armamos la gira, lo que se viene tras el debut. Dentro de una semana arrancamos por el Gran Buenos Aires (el 28 de marzo, en San Isidro), luego viajamos a Santa Fe (4 de abril), La Plata (el 11), Rosario (2 de mayo), Córdoba (3), Reconquista (el 15), Resistencia (16) y Corrientes (17 de mayo). ¡Ojalá después de junio lleguemos a todo el país!

–¿Pronto vamos a ver en las bateas un disco con canciones de tu autoría?
–Tengo temas propios, pero hoy son más una utopía que algo cercano. Aunque si hace unos años me preguntabas si iba a tocar y cantar en una Trastienda llena de gente, te hubiera dicho lo mismo. Ahora lo más importante es demostrar en el escenario que aquello que soñamos durante tanto tiempo... ¡podemos hacerlo!

Sábado 14. Facundo sale a escena con su banda y hace sus primeras armas como cantante. El concierto –con covers de Los Beatles a Tina Turner– se vio y se escuchó vía Internet.

Sábado 14. Facundo sale a escena con su banda y hace sus primeras armas como cantante. El concierto –con covers de Los Beatles a Tina Turner– se vio y se escuchó vía Internet.

“María es la máxima responsable de que hoy estemos tocando. Cuando se enteró de mi sueño me ayudó a cumplirlo: fue la encargada de formar una parte de la banda”

“María es la máxima responsable de que hoy estemos tocando. Cuando se enteró de mi sueño me ayudó a cumplirlo: fue la encargada de formar una parte de la banda”

El público que colmó el lugar aplaudió a una banda de lujo: Dizzy Espeche (guitarra), Alejandro Dixon (batería), Natalia Castelli Moro (teclados), Dulce Motta (coros), Izzy Gainza (guitarra) y Aldana Aguirre (bajo).

El público que colmó el lugar aplaudió a una banda de lujo: Dizzy Espeche (guitarra), Alejandro Dixon (batería), Natalia Castelli Moro (teclados), Dulce Motta (coros), Izzy Gainza (guitarra) y Aldana Aguirre (bajo).

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig