«Si gano, voy a sacar a todas las bandas enquistadas en el poder» – GENTE Online
 

"Si gano, voy a sacar a todas las bandas enquistadas en el poder"

Actualidad
Actualidad

Aldo Rico va por la provincia haciendo campaña c
omo cualquier político.

Aunque, a veces, toma prestado algún tic de actor de los años 60. Por ejemplo,
siempre lleva en su saco fotos para repartir entre sus seguidores, que
autografía con paciencia. Llega a la cita -en un bar de Palermo- algo impuntual.
Su primer comentario no es sobre los azares de la ciencia de gobernar, sino
sobre fútbol: Racing empató un partido que tenía ganado frente a Vélez (3-3), y
eso lo tiene mal. Enseguida, café mediante, se mete en tema. "La campaña va muy
bien, muy bien. Estamos recorriendo la provincia, peleándole cabeza a cabeza al
régimen bonaerense
", enfatiza.

-Usted, en una época, se llevaba bien con ese "régimen".
-¿Con Duhalde, dice?

-Sí.

-Y me sigo llevando bien, lo que pasa es que ellos han cambiado, y yo no cambio.
Mis objetivos son siempre los mismos.

-¿Hace mucho que no habla con Duhalde?
-Sí. Prácticamente desde que asumió la presidencia, el año pasado.

-Me dijo que le están peleando cabeza a cabeza, perolas encuestas lo ubican
tercerodetrás de Felipe Solá y Luis Patti…
-Cabeza a cabeza incluso en los números que tienen ellos, que no son los que se
publican en las encuestas. ¿Usted sabe que cuando yo pago las encuestas, voy
primero…? Y ya verá que en varios distritos ganamos.

-¿Su distanciamiento de Adolfo Rodríguez Saá lo perjudicó?
-Ni me perjudicó ni me benefició. Somos distintos. Nosotros tenemos autonomía en
la provincia de Buenos Aires. No tenemos acuerdos con nadie. Tengo las manos
libres, si gano voy a sacar a todas las bandas enquistadas en el poder
bonaerense desde hace años. Renovaré toda la burocracia política de la provincia

-Se dijo que su ex compañero de fórmula le había quitado a mucha gente que
trabajaba con usted en la campaña.
-Yo no tenía gente de Rodríguez Saá trabajando en la provincia de Buenos Aires.
Mi gente era la que trabajaba para Rodríguez Saá.

-¿Cómo se sintió cuando lo vio de vacaciones en Grecia, sin dudas mucho más
relajado que usted en la campaña…?
-Mire, discúlpeme, yo no tengo por qué justificar las actitudes de los demás. No
sentí nada, ni imaginé nada, soy un tipo sin imaginación (ríe). Mi problema no
es Rodríguez Saá, ni Kirchner ni Duhalde. Mi problema es la provincia. El tenía
un proyecto y yo lo apoyé. Fracasó, y asumí mi autonomía, listo.

-¿Qué opina del procesamiento de Patti en plena campaña?
-No sé, es una decisión judicial. La justicia es independiente, ¿no?

-Bueno, pero precisamente se habla de la relación de él con el acusado teniente
coronel Jorge Granada, un hombre que perteneció a su movimiento.
-Sí, cuando estábamos en el ejército juntos. Hace años que no hablo con él. Este
es un tema propio de la corporación judicial, porque ahora parece que la culpa
de todo la tienen los jueces. Y… los jueces reaccionan. Ahora van a sacar todas
las causas políticas que tengan en los cajones.

-¿Reaccionan a qué?
-A la presión política del gobierno.

-Patti, justamente, dice que es un tema político. ¿Usted dice lo mismo del caso
de la separación de su cargo de su compañero de fórmula Juan Carlos Pellita, el
intendente de General La Madrid?
-No sólo al candidato a vicegobernador. También al intendente de Capitán
Sarmiento lo han suspendido. Y son los dos intendentes que, de una forma u otra,
están trabajando conmigo. No me sorprende nada del régimen.

-Vamos a los temas que más preocupan: la inseguridad.
-La cabeza política se tiene que poner del lado de los ciudadanos honrados y no
del lado de los delincuentes. Acá no se penalizó a la delincuencia porque decían
que era culpa de causas estructurales, pero tampoco cambiaron la marginalidad ni
los problemas socioeconómicos de la gente. La policía vive en una anarquía. Hay
que capacitarla y quitarle la corrupción. Pero la corrupción policial, como la
judicial, es la proyección de la corrupción política. Nosotros proponemos la
participación del ciudadano: juicios por jurado y elección del fiscal general de
los departamentos judiciales. En la provincia no se pone gente en la justicia
contravencional desde la reforma de Arslanián. Y es la que previene los mayores
delitos. Sin ella, no se puede avanzar hacia el concepto de tolerancia cero.

-¿Para qué delitos está la justicia contravencional?
-Por ejemplo, para quienes les venden alcohol a los jóvenes, el daño del
patrimonio público. Y nadie avanza sobre eso, porque los fiscales y la policía
no intervienen.

-En el ámbito contravencional, usted tuvo denuncias por los cabarets de San
Miguel.
-No tuve ninguna denuncia, ni tengo ninguna causa. Y tengo dos cabarets en San
Miguel…

-¿¡Cómo!?
-Sí, hay dos cabarets perfectamente habilitados. Y un desarmadero perfectamente
reglamentado. Como cualquier otro comercio. Si hay un delito adentro de un
comercio es como si lo hubiera adentro de una casa. No es responsable el
intendente, es la policía…

-¿Los operativos contra desarmaderos dieron resultados?
-Mire, lo hicieron un año tarde, y costó muchos muertos. Ahora, en el interior
de la provincia está esperando que alguien avance sobre los desarmaderos de
vacas, porque se las roban… Esto forma parte de la impericia de los responsables
de la seguridad, son incapaces de avanzar rápidamente sobre las modalidades del
delito. El robo de coches se potenció a partir de la devaluación. Ya se sabía lo
que venía, y no hicieron nada. Tardaron un año. Y parecen pantallas de humo…

-¿Cómo recuperar el empleo en la región con más desocupados?
-Primero, hay que recuperar la renta provincial. Tenemos 600 pesos de inversión
pública por habitante, la menor del país, siendo la provincia que produce más
-el 44% del PBI- y la que más aporta al sistema de coparticipación -casi el
40%-. Para eso planteamos federalismo y descentralización municipal. Las
provincias tienen que recuperar potestades impositivas, y darle las mismas
también a los municipios. Los intendentes deben dejar de ser mendigos del
gobernador, y el gobernador ser mendigo del presidente. Y otro eje es un nuevo
modelo económico. Hay un 60% del aparato productivo inactivo. Hoy tenemos una
economía miserable, en manos de miserables, que hace miserable a la mayor parte
del pueblo. Vamos a poner la economía cabeza para arriba: mejorar los salarios
de maestros, policías, empleados públicos y jubilados. ¡No puede ser que se le
pague más a alguien por no trabajar que a un jubilado que aportó toda su vida!

-Precisamente, ¿qué hará con los planes Jefas y Jefes?
-Ahhh… eso es cuestión del Presidente. Seguramente los incrementará.

-Esta bien, pero se pagan con recursos que se generan en las provincias también…
-Bueno, por eso queremos más federalismo, para que no nos roben los recursos.
Pero me parece que el objetivo de muchos políticos es que 30 millones de
argentinos vivan de planes sociales. Para ellos no hay nada más barato que eso,
porque su objetivo es seguir vaciando la República.

-¿Qué piensa hacer con los cortes de rutas y puentes?
-Solucionar los problemas y poner la economía en movimiento. Mientras no suceda,
algunos señores seguirán lucrando con los necesitados. El partido de los
piqueteros, de D'Elía, tiene más plata que nosotros. Encima, meten miedo, dicen
que van a tomar las armas para defender no se sabe qué, porque no hay nadie en
peligro. Otro candidato dice que puede haber golpe de Estado. El Presidente, hay
un corte de luz y dice que es sabotaje. ¿Qué pueblo quieren?… Uno con miedo y
empobrecido, para manejar la política y el poder de forma indefinida.

-Por último, ¿qué nota le pondría al gobierno de Solá?
-Cero, si no ha resuelto ningún problema...

Según Rico, la recuperación económica llegará con

Según Rico, la recuperación económica llegará con "federalismo y potestades impositivas". Y dice que va a "mejorar los salarios de maestros, policías, empleados públicos y jubilados".

El candidato tiene 60 años, está casado con Noemí Crocco y tiene tres hijos. Para sus caminatas lleva fotos, que autografía. Sobre la inseguridad, afirma:

El candidato tiene 60 años, está casado con Noemí Crocco y tiene tres hijos. Para sus caminatas lleva fotos, que autografía. Sobre la inseguridad, afirma: "La policía vive en una anarquía. Hay que capacitarla y quitarle la corrupción. Pero la corrupción policial, como la judicial, es la proyección de la corrupción política".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig