«Si fuera por mí, me quedaría toda la vida en la Argentina» – GENTE Online
 

"Si fuera por mí, me quedaría toda la vida en la Argentina"

Actualidad
Actualidad

"Si me quiero ir a jugar a Europa? ¡Ni loco! ¿Sabés cuántas veces, de
chiquito, imaginaba que daba una vuelta olímpica con River? ¡Ahora quiero
disfrutar este sueño! Además, ya le tomé el gustito a eso de salir campeón todos
los años...
". Con una sonrisa a flor de labios, el hombre gol despeja cualquier
duda y deja tranquilos a los hinchas millonarios. Al revés de muchos futbolistas
argentinos, él sigue con los pies sobre la tierra y no se marea por los
tentadores dólares que ofrece el viejo continente. "Es un jugador que no está en
la góndola"
, así, con una definición bien futbolera, Néstor Sívori, su
representante, confirma que va a haber mucho más Cave-gol en la Argentina. Una
alegría que no es poca cosa, más si se tiene en cuenta que en los últimos dos
campeonatos que figuran en la vitrina del club de Nuñez, El Torito fue su máximo
artillero: "Si fuese por mí, me quedaría toda la vida en la Argentina. River es
mi segunda casa, el lugar donde pasé muchos años de mi infancia
".

EL ROMPERREDES. Con apenas 19 años, los números del pibe de O'Brien no dejan de
asombrar, porque con sólo 92 partidos sobre sus espaldas ya guarda 52 goles en
sus bolsillos (un promedio de más de medio gol por partido), y en sus vitrinas
no sólo atesora el botín dorado riverplatense de los torneos Clausura 2002 y
2003; también en febrero, con la celeste y blanca, conquistó el Campeonato
Sudamericano con la selección sub-20 y fue el goleador con 8 tantos en 9
partidos. Todo un récord. "Lo que dije al principio es verdad -cuenta el
artillero-. Muchas veces, en los potreros de Chacabuco (su pueblo adoptivo,
donde vivió cuando sus padres se separaron) me imaginaba cómo sería jugar con la
camiseta de River y mucho más dar una vuelta. Por eso, ahora quiero disfrutarlo.
El domingo, por ejemplo, voy a salir del túnel de la mano de mis tres hermanos,
Belén, Nicolás y Marcos. Y sueño con una cancha llena, todos celebrando el
campeonato y yo desde adentro, conmovido por tanta euforia y dando otra vez una
vuelta en el Monumental".

Los ojos verdes le brillan y el tono bajo de su voz desnuda a este chico tímido
de 76 kilos y 1,79 metro, que a los 12 años armó sus valijas, dejó su casa
materna y se instaló en Capital Federal para poder jugar en las inferiores de
River. "Fue una época muy dura. Porque era muy chico, y para mi mamá fue una
decisión muy difícil: tenía que dejar ir a su hijo para que pateara una
pelota...",
recuerda. Pero aunque más de un vecino le decía "que estaba loca",
Mónica le hizo caso al ruego de su hijo y no se equivocó. Hoy, Fernando es una
de las figuras del fútbol argentino y son varios los equipos europeos que lo
quieren tener en sus filas. Ya se habla de que importantes clubes de España,
Inglaterra y Alemania se acercaron hasta las oficinas de Avenida del Libertador
y Udaondo para pedir cotización por el delantero, y la misma no bajaría de los
17 millones de dólares. "Sé que se habla mucho de cuánto vale mi pase, pero yo
trato de no darle importancia. Estoy tranquilo y le hago caso a la gente que me
representa: ellos son los que mejor me pueden aconsejar
", asegura con la misma
seguridad con que enfrenta a los arqueros.

EL DESCANSO DEL GUERRERO. "Mamá, a la tarde prendé la tele que voy a estar con
Susana
", fueron las primeras palabras que dijo Fernando cuando el lunes se
despertó campeón. Los pedidos de los periodistas y de los productores fueron
tantos que el goleador tomó la decisión de cambiar los teléfonos de su casa y el
celular para poder descansar tranquilo: "No te miento, hoy recibí más de
cincuenta llamados",
cuenta Mónica desde Chacabuco, y en la Capital Federal
Sívori afirma que él también recibió una cantidad similar: "Este teléfono está
rojo de tanto hablar. No paré un segundo. Todos quieren comunicarse con
Fernando, lo que acredita el gran momento que está pasando"
.

Aunque se sabe que en Chacabuco le están preparando un gran recibimiento, Kity
-el apodo de sus más íntimos- decidió pasar esta semana en su departamento de
Nuñez y después sí, ir a ver a su familia: "Me muero de ganas por ir a pescar y
por comer un asado con mis amigos"
, cuenta. Y agrega: "Por suerte, Soledad, mi
novia, está estudiando en Buenos Aires y ahora pasamos mucho más tiempo juntos.
Antes no veía la hora de terminar la semana para ir a verla".

A pesar de tanta euforia y alegría, Cavenaghi no se olvidó del difícil momento
que está pasando su compañero Leonardo Astrada: "El también tiene mucho que ver
con este título y sabés que no lo pudo disfrutar por este terrible momento que
le toca vivir. A veces me pongo a pensar lo expuesto que estamos los futbolistas
y me da mucho miedo. En mi familia se habla mucho el tema de los secuestros y
por lo que más temo es por mis tres hermanitos... Hoy le tocó al Negro, pero
mañana puedo ser yo o cualquier otro. Ojalá esta pesadilla se termine pronto".

Una imagen que ya es costumbre: el Torito de O'Brien -el pueblo de la provincia de Buenos Aires donde nació- con los puños apretados gritando uno de los 12 goles que convirtió en este torneo Clausura. En este caso, el que le convirtió a Boca. Ese día, los xeneizes festejaron el empate en su propia cancha.

Una imagen que ya es costumbre: el Torito de O'Brien -el pueblo de la provincia de Buenos Aires donde nació- con los puños apretados gritando uno de los 12 goles que convirtió en este torneo Clausura. En este caso, el que le convirtió a Boca. Ese día, los xeneizes festejaron el empate en su propia cancha.

Desde el césped, le retribuye a la gente todo su cariño con un aplauso. A pesar del gran momento, nunca perdió su humildad.

Desde el césped, le retribuye a la gente todo su cariño con un aplauso. A pesar del gran momento, nunca perdió su humildad.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig