«Si el Gobierno no negocia, habrá que seguir haciendo cortes» – GENTE Online
 

"Si el Gobierno no negocia, habrá que seguir haciendo cortes"

Actualidad
Actualidad

Raúl Castells (50) intenta disparar a quemarropa contra el Gobierno de Néstor
Kirchner. El líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados
representa la facción más dura de los piqueteros. Vive en una construcción a
medio terminar donde también funciona la sede de su agrupación, en Villa
Albertina, a veinte cuadras de Puente La Noria. Bien temprano por la mañana,
después de múltiples demandas de varios de sus seguidores, acepta la charla con
GENTE.

-Castells, pasaron dos rounds contra el Gobierno -su reclamo frente al
Ministerio de Trabajo y los cortes masivos de la semana pasada- y todos los
análisis lo dan como perdedor. ¿Cómo se siente?
-Nosotros percibimos lo contrario. Yo siento que le ganamos los dos rounds. El
desgaste del Gobierno ha sido muy grande.

-Yo le estoy hablando de una sensación generalizada muy clara: el hartazgo que
están provocando en gran parte de la sociedad con sus cortes de rutas y calles.
-Yo no lo veo así. Al revés, políticamente estamos más que felices. Nos parece
que acabamos de ganar una pulseada muy importante.

-¿Por dónde pasa su triunfo?
-El triunfo es político. Es decir, las clases dominantes no han querido que haya
reclamos, y lejos de eso, prácticamente hemos logrado el equivalente a una
huelga general. Luego, como es habitual, el Gobierno ha querido minimizarlo.

-Sin embargo, el hecho concreto es que ustedes están perdiendo consenso en la
calle, con la gente común. Y lo que es peor, se los acusa de estar provocando
una lucha de pobres contra pobres.
-No, los sectores medios nos apoyaron en el final del Gobierno de Menem, buena
parte del Gobierno de De la Rúa y durante el Gobierno de Duhalde, cuando
inclusive se cantaba: "Piquete y cacerola, la lucha es una sola". Hoy esa gente
tiene cierta expectativa con este Gobierno, y en consecuencia se ha abierto una
brecha entre esos sectores y el más empobrecido. Dentro de unos meses, cuando la
clase media no note una mejoría económica, volverá a apoyarnos. Es decir, es un
tema circunstancial.

-Castells, insisto. ¿Usted no ve el conflicto evidente entre los piqueteros y el
hombre común de la calle?
-Mire, nosotros nos hemos convertido en sociólogos populares, y estamos
permanentemente escuchando qué es lo que dice nuestro pueblo. En los sectores
más empobrecidos y en toda una franja de la clase media sentimos primero
comprensión hacia nuestros reclamos.

-La cuestión son los métodos, las formas.
-No es cierto. Diciendo que están en contra del método, en realidad están
queriendo negar el reclamo. No es una cuestión de forma sino de contenido. El
Gobierno no quiere discutir que acá hay 10 millones de personas que viven con
menos de 5 pesos por día, y otros 10 millones que viven con sólo 2 pesos por
día.

-Siendo eso cierto, en la calle también se percibe el hartazgo de mucha gente.
-No, hombre, y yo viajo todos los días en el colectivo 548, viajo en el tren, en
subte…

-¿Y qué percibe? ¿No se siente cada vez más solo?
-Para nada, al contrario. A esta altura nos hemos convertido en héroes
populares, los Robin Hood de los desprotegidos… Obviamente, no voy a los
restaurantes de Puerto Madero, donde me imagino qué deben decir de nosotros. Acá
estamos peleando por planes sociales que incluyan 150 pesos por mes por familia,
y ahí se paga el doble por una botella de vino… Nosotros creemos que por este
camino de restricciones vamos hacia otro estallido como el del 20 de diciembre.

-Sin embargo las encuestas dicen que Kirchner va ganando consenso. Encima acaba
de salir el dato de un crecimiento del 8,4 por ciento de la economía. ¿Usted no
cree que el Gobierno está priorizando políticas sociales?
-Eso que usted me describe no es más que un espejismo. Yo creo que están usando
un lenguaje izquierdista para confundir a nuestro pueblo y así poder seguir
manteniendo las políticas económicas anteriores.

-Otro dato que posiciona al Gobierno es su dura pulseada contra el FMI y los
acreedores para salir del default, plantándose con la quita del 75 por ciento…
-Eso es una truchada. En marzo, en vez de pagar esos 3.100 millones de dólares,
hay que volcarlos a la actividad económica argentina para dar créditos a los más
pobres.

-Pero eso es inadmisible. Le comento algo que se escucha estos días cada vez que
surge el tema piqueteros: "Hay que meterlos a todos en cana". ¿Le suena?
-Claro que me suena. Y es producto de una campaña permanente del Gobierno. Así
como hubo un Hitler que convenció a la clase media de Alemania que la culpa de
todo eran los judíos, este Gobierno está haciendo lo mismo con los piqueteros…
Se está haciendo creer que los males de la Argentina son los desocupados, que si
se mataran a esos 20 millones de pobres se acabarían los problemas.

-Discúlpeme, Castells, pero me parece una barbaridad lo que está diciendo.
-Bueno, ahí está la bomba que pusieron en Plaza de Mayo, o la operación de la
semana pasada con la agresión al taxista, haciendo creer que los agresores eran
piqueteros.

-En este contexto que desdibuja planteos de fondo, ¿cuál sería el suyo?
-Mire, a través de la revista GENTE le ofrecemos al Gobierno un diálogo.
Sentarnos, discutir nuestras demandas, escuchar sus respuestas, buscarle la
vuelta y poder resolver esta cuestión en forma civilizada.

-Otro tema que suena es un cacerolazo antipiquetero que circula por Internet.
-Son algunos nazis que hay en este país, pero acá el nazismo es una fuerza
insignificante.

-Y qué me dice de la fragmentación interna dentro del propio movimiento
piquetero. ¿No pierden fuerza?
-Ahí hay un sector que ha sido corrompido, comprado por el Gobierno: los De Lía,
Alderete y compañía. A cambio de plata el Gobierno ha ido comprando oficialismo.

-¿Quién es su referente político?
-No es que tenga tal o cual. Me merece muchísimo respeto lo que hizo Mao Tse-tung
en China mientras vivió (ojo, no los dirigentes chinos actuales, ¿eh?). Y
también me merece mucho respeto Fidel Castro enfrentando durante 44 años a
Estados Unidos.

-¿Y del espectro político argentino?
-No, ninguno. Si en general son una banda de delincuentes corruptos que no
defienden ideas; lo único que les importa es su enriquecimiento personal.

-¿Van a seguir con los cortes?
-No queremos hacer cortes. Hubiésemos preferido evitar hacer los cortes de la
semana pasada. Por eso hicimos la huelga de hambre de la semana anterior. Como
el Gobierno no escuchó, ahí surgieron los cortes en todo el país.

-¿Y de aquí en más, qué?
-Nuestra voluntad es no hacer cortes. Pero acá somos dos partes. Es el Gobierno
el que tendrá que decir qué quiere que se haga. Y si no aceptan que nos sentemos
a negociar, habrá que seguir haciendo cortes... Si en lugar de decir estas
cosas, aflojáramos el discurso, nosotros podríamos estar muy cómodos. Hasta
podríamos tener diputados.

-A propósito, ¿por qué no canalizan la lucha como cualquier partido político?
-El 28 de febrero, en Mar del Plata, lo decidirá el Congreso. 5.000 delegados lo
decidirán. No queremos morir quemando una goma y cortando una ruta.

Castells en la sede del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, con un mural que, según él, representa un Gobierno popular en la Rosada".">

Castells en la sede del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, con un mural que, según él, representa "un Gobierno popular en la Rosada".

Con su pareja Nina Pelozo y el hijo de ésta, David.

Con su pareja Nina Pelozo y el hijo de ésta, David.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig