“Si bailás con Tinelli, te embarazás o te separás. Yo zafé” – GENTE Online
 

“Si bailás con Tinelli, te embarazás o te separás. Yo zafé”

Actualidad
Actualidad

Hace un mes y medio que esta cordobesa de Villa María se fue de Bailando por un sueño, después de que la Tota Santillán la eliminara del concurso, pero siempre se recicla para ser noticia “a pesar de que no me interesan los escándalos ni ser una chica mediática”, aclara… Morocha, de ojos verdes y medidas ideales (92-61-90), se define como “una muñequita, una chica del interior un poco chapada a la antigua en materia de sentimientos, pero también muy vanguardista y loquita. ¡¿Cómo podés pensar que estoy embarazada, si todavía no me casé?! Quiero formar una familia grande, pero nunca antes de pasar por el altar”, jura, mientras sale del local de su amiga Silvia Brown, en Palermo Soho, con quien planea producir su línea de zapatos, carteras y accesorios.

“Estuve siete meses en Bailando… y me encantó, porque el jurado me enseñó mucho. Pero por suerte no sigo, porque si bailás con Tinelli te embarazás o te separás. Yo zafé, pero… Además, me contaron que fuera de la pista de ShowMatch todas se están arrancando la cabeza, porque quieren llegar a la final, y están paranoicas por la ola de embarazos y separaciones que rodea al programa. A mí no me gustan los escándalos. No aspiro a ser vedette y no me gusta este ambiente. Prefiero el mundo de la moda y por eso voy a ser empresaria y tener mi propia marca”, explica.

–¿Entonces no estás embarazada?
–No, no, para nada… La semana pasada dijeron eso, y recibí treinta llamados y cincuenta mails… ¡Tuve que contestarles a todos, para tranquilizarlos! Me gustaría, pero todavía no es el momento. Primero voy a casarme, y después llegarán los bebés… Aunque hace un año que tengo una hijita del corazón.

–¿Cómo es eso?
–Sí, mi perrita Liza, que es mi angelito de la guarda. Tenemos muchas cosas en común. Somos inseparables. Nos gustan la ropita y los perfumitos… En diciembre hará un año que estamos juntas, y ella aprendió a ser muy coqueta y mimosa. ¿A quién habrá salido?

–¿Es huérfana?
–No, tiene un papá: mi novio. La malcría tanto como yo. Le compra regalitos y la deja dormir con nosotros. Christian (Romero, creativo publicitario) me la regaló cuando cumplimos tres años de novios. En diciembre cumplimos cuatro, y seguro que va a sorprenderme con algo…

–A lo mejor te pide casamiento…
–No, todavía somos muy chicos… Además, él sabe que quiero casarme recién dentro de dos o tres años. Por ahora quiero vivir la vida, viajar, modelar, ser actriz, lanzarme como empresaria y lograr que los ancianos pobres de Berazategui tengan un lugar digno.

–¿Cómo será tu casamiento?
–Todos piensan que quiero ponerme un vestido largo y casarme en una gran iglesia, pero no soy nada convencional ni ostentosa. Quiero un vestido sencillo, lánguido, y casarme en alguna isla perdida frente al mar, como hicieron Natalia Oreiro y Mollo.

–¿Triunfará la empresaria?
–Es posible, porque soy muy responsable, y por eso llegué hasta donde estoy… Hice de mi nombre una empresa, y no por nada: me destaco, no soy obvia, no soy aburrida… Más bien soy un poco loquita y vanguardista, y eso se reflejará en mi colección.

–¿En la intimidad también sos vanguardista?
–Sí, me gusta innovar. Soy atrevida, osada, y odio a las aburridas, porque nunca llegan a nada.

–¿Sugerís que otras modelos son aburridas? Se te van a venir en malón…
–No, no… No son tontas ni aburridas, pero a muchas les cuesta relajarse y divertirse, por miedo al ridículo. A mí me fue mejor cuando empecé a ser espontánea, natural, y a aceptarme más. Por supuesto, me ayudó mucho recorrer el mundo, conocer la moda, leer revistas de onda… Soy muy coqueta, pero no una chica Playboy, ni una femme fatale. Soy modelo, igual que muchas, pero muy pocas pueden ser empresarias. Por eso admiro a Valeria Mazza, que de su nombre hizo una marca. Recién empiezo, pero quiero ser la Valeria Mazza morocha… Altura: 1,71. Medidas: 92-61-90, <i>“pero no soy una chica Playboy ni una femme fatale. Eso sí: me gustaría ser la Valeria Mazza morocha”</i>, confiesa.

Altura: 1,71. Medidas: 92-61-90, “pero no soy una chica Playboy ni una femme fatale. Eso sí: me gustaría ser la Valeria Mazza morocha”, confiesa.

“Fuera de la pista de ShowMatch todas se arrancan la cabeza para llegar a la final, y están paranoicas con la ola de embarazos y separaciones que rodea el programa”.

“Fuera de la pista de ShowMatch todas se arrancan la cabeza para llegar a la final, y están paranoicas con la ola de embarazos y separaciones que rodea el programa”.

“No todas las modelos son aburridas ni tontas, pero a muchas les cuesta relajarse y divertirse por miedo al ridículo. Me va mejor siendo espontánea y natural”.

“No todas las modelos son aburridas ni tontas, pero a muchas les cuesta relajarse y divertirse por miedo al ridículo. Me va mejor siendo espontánea y natural”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig