“Ser linda no significa ser hueca” – GENTE Online
 

“Ser linda no significa ser hueca”

Actualidad
Actualidad

Todavía aspira las eses cuando habla. Como buena rosarina (adoptiva, porque realmente nació en Barranquilla, Colombia), Liz Solari (22) todavía no se pudo sacar el acento de encima, y al hablar de su lugar de origen dice: “Adoro Rosario. Cuando puedo, vuelvo a ver a mi familia y mis amigos. Me hace muy bien...”. Pero esa chica criada entre cuatro hermanos varones –uno de ellos Santiago, estrella del Inter de Milán– y medio salvaje, como le gusta definirse, fue descubierta a los 17 por el scouting de Pancho Dotto y su vida cambió. Acaba de volver de Nueva York, donde estuvo tres meses trabajando. Y así continúa, arriba de aviones y dispuesta a partir a cualquier parte del mundo donde la soliciten.

–¿No se cansa de estar todo el tiempo de viaje?

–Si no te instalás un tiempo prudencial en un lugar, el trabajo no rinde. Hace cinco años que trabajo como modelo y me da muchas satisfacciones. A pesar de que es difícil, porque extraño mucho a mi familia, a mi novio, a mi perro Ziggy y a mis amigas, amo lo que hago. Me encanta llevar adelante los desafíos.

–¿Qué aprendió en todos estos años?
–A arreglármelas sola, a ser responsable, a crecer como persona. Logré independizarme y aprendí a desprenderme de mi familia desde muy chica. Tuve que empezar a socializar con gente nueva, con culturas nuevas. De cualquier manera, mi mamá me acompañaba mucho cuando me iba por largas temporadas. Ahora Diego (Balut), mi novio, cuando puede, también viaja conmigo. Igual, no cambio la Argentina por nada del mundo. Es un país maravilloso. Me encantan sus olores.

–¿Cuál es su pasión?
–Mi familia, Diego, con el que estoy desde hace dos años y medio, y mi trabajo.

–¿Qué ventajas sacó por ser linda?
–Poder trabajar de modelo. Hay un error que cometen algunos: creen que sos linda y por lo tanto, tonta. Ser linda no significa ser hueca. Porque para entrar en esta profesión y mantenerte debés tener personalidad, ser versátil y educada.

–¿Cómo era de chiquita?
–Mis padres me dieron mucha libertad y tuve una infancia muy feliz. Mi papá (el director técnico de fútbol Jorge Solari) y mi mamá nos dieron mucho amor, pero nos dejaron libres. Y a veces el desapego te da un poco de miedo. Pero yo lo agradezco, porque crecimos seguros. Y bueno... A mí, al estar entre tantos varones, me trataban siempre como una reina.

–¿Era varonera o coqueta?
–Era muy coqueta. Pero a la vez era una india. Iba con mis hermanos a las zanjas, cazaba ranas y las empanizaba.

–¡Ah! ¡Una asquerosidad! Y de jugar a las muñecas, ¿nada?
–Nada. Al contrario. Mis hermanos armaban equipos de fútbol y me ponían de arquero.

–Se transformó en una chica femenina a pura fuerza, veo.
–(Risas) Sí, ahora cambié. Me gusta seducir. Me gusta ponerme algo lindo para una ocasión especial.

–¿Qué la hace sufrir?
–Alejarme de mis afectos. No puedo estar mucho tiempo sin contacto con mi gente.

–¿Vivió alguna experiencia fea en el mundo de la moda?
–Nunca generé chismes, no me interesa. Trato de estar siempre tranquila. Pero a veces te meten sin querer. Prefiero mantenerme al margen de todas esas cosas. Tampoco soy del vicio ni de la noche. Si salgo, nunca me vas a ver destruida. No me interesa ese tipo de vida.

–Una chica seria...
–Una chica bastante chapada a la antigua. No soy como son ahora, que avanzan como locas. Con los hombres soy más bien tímida, nunca voy a encarar yo.

–Igual, está de novia. ¿Piensa en formalizar?
–No todavía, aunque vivimos juntos. No hay que quemar etapas. Estamos bien como estamos.

Integrante del staff de Pancho Dotto, Liz acaba de llegar del exterior, donde hizo varias campañas. Pero siempre vuelve a su casa.

Integrante del staff de Pancho Dotto, Liz acaba de llegar del exterior, donde hizo varias campañas. Pero siempre vuelve a su casa.

“<i>Soy una chica bastante chapada a la antigua. No como las de ahora, que avanzan como locas. Soy más bien tímida, nunca voy a encarar yo</i>”

Soy una chica bastante chapada a la antigua. No como las de ahora, que avanzan como locas. Soy más bien tímida, nunca voy a encarar yo

“<i>Nunca generé chismes, no me interesa. Tampoco soy del vicio ni de la noche. Si salgo, nunca me vas a ver destruida. No me interesa ese tipo de vida</i>”

Nunca generé chismes, no me interesa. Tampoco soy del vicio ni de la noche. Si salgo, nunca me vas a ver destruida. No me interesa ese tipo de vida

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig