“Separarnos fue la decisión más acertada” – GENTE Online
 

“Separarnos fue la decisión más acertada”

Muchos creen que el castillo comenzó a derrumbarse hace poco más de un año, el domingo 14 de abril de 2013, cuando el programa Periodismo Para Todos involucraba a Fabián en una causa de lavado de dinero en el exterior del país. Según la investigación revelada allí, Rossi era el gestor que hacía los contactos en los paraísos fiscales. “Yo nunca perdí la confianza en él, y hoy le sigo creyendo. Los que piensan que el programa de Lanata es la causa de mi separación están equivocados. La relación se venía desgastando en los últimos años”, explica Iliana Calabró (47) este lunes 28 de abril, un día después de contar su verdad en la mesa de Mirtha Legrand. ¿La fecha exacta del hecho? El sábado 23 de febrero –paradójicamente, el día del cumpleaños de la diva de los almuerzos– le dieron fin a un matrimonio de 25 años, del que nacieron dos hijos, Nicolás (21) y Stéfano (16). “Ese día Fabián viajó a Villa Carlos Paz y decidimos que lo mejor era separarnos. Se había vuelto a Buenos Aires en enero y no había regresado hasta entonces. Por un lado, por la falta de comodidad –en la temporada de verano mamá vivió con nosotros–; pero por otro, decidió tomarse ese tiempo para estar solo y pensar”, continúa. ¿Quién tomó la determinación? “Fabián tuvo la iniciativa. Al principio fue muy doloroso, pero después entendí que era lo mejor para los dos”, dice Iliana en su departamento del Botánico.

–¿Hoy están en un impasse o es un alejamiento definitivo?
–Concretamente, estamos separados. No puedo decir que sea definitivo, porque siempre hay una esperanza. Pero hace dos meses que no estamos juntos. Dios será el que diga si debemos seguir construyendo sobre estas bases que hemos levantado. Lo mejor era no empecinarse, no enquistar una relación por todos los años de amor que tuvimos.

–¿Las denuncias contra tu marido aceleraron la separación?
–Veníamos con un desgaste natural, sumado a que después de las denuncias él comenzó a perder la buena imagen que tenía en su trabajo, la cartera de clientes y su posición laboral. Había una contraposición muy grande, porque el vivía con incertidumbre laboral y a mí me iba muy bien. Y el año pasado tuve la libido puesta en atender a mi padre.

–¿Sentís que descuidaste mucho la pareja por estar junto a Juan Carlos en sus últimos días?
–Por suerte, esto es cincuenta y cincuenta, pero yo estaba muy metida con la enfermedad de mi padre. En este tiempo también busqué refugio en el trabajo y eso enfrió la pareja. Es una sumatoria de cosas que fueron detonando la situación.

–Según decís, Fabián tomó la iniciativa de cortar la relación. ¿Sentís que lo hizo en un momento muy difícil para vos?
–El vivía un estado complicado de su vida. Estaba desmoralizado, desmotivado, desganado. No podía esperar que me apoyara: era pedirle peras al olmo. No es fácil. Lo entiendo desde alguien que está con un daño emocional tan grande... Si no puede consigo mismo, ¿cómo va a contener al otro?

–Entonces lo entendés.
–Creo que fue un desgaste natural. La mejor manera de resolverlo era ésta, terminando en un estado de armonía, más allá de lo doloroso de un camino que se desvió. Es cierto que Fabián lo propuso, pero era el desenlace indicado: existen cuestiones de la pareja que son un secreto de a dos.

–¿Para vos era el momento indicado?
–Yo creía que no, pero para separarse nunca es el tiempo.... Primero no lo fue porque papá estaba enfermo. Después, porque apareció la denuncia de Lanata. Finalmente, porque mi mamá estaba tan mal, desolada, por la pérdida de papá.

–¿Sentís que pudo haber otra persona en el medio?
–Queda descartado lo de los terceros. Esto fue por otro carril, una sumatoria de cosas que quedaron en nuestra intimidad. Fuimos tomando caminos distintos. Después de su episodio público él era incompatible con mi trabajo y mis apariciones públicas. Y Fabián nunca pediría que abandone mi pasión.

–¿Por qué decidiste blanquearlo?
–Quedamos en guardarlo para nosotros, pero como fue pasando el tiempo y no volvíamos a estar juntos, también era una manera de sacarse una mochila y que todos mis conocidos supieran la verdad.

–¿No confiaste en tu hermana, que se enteró por los medios?
–Lo sabían mi mamá y un grupo muy reducido de personas. Sinceramente, confío en Marina, pero era una manera de que, si se filtraba, ella no estuviera entre los sospechados.

–Vos siempre tuviste el modelo de tus padres. ¿Vivís como un fracaso personal tu separación?
–En los tiempos que corren, lo nuestro fue un éxito. Nos conocimos hace treinta y cinco años. Nos quisimos y fuimos compañeros durante más de veinte. Tuvimos dos hijos. Nuestra historia es un éxito rotundo. Solamente que un día esta obra bajó de cartel. No están dadas las condiciones para que siga brillando, porque los dos estábamos acostumbrados a otra cosa.

–¿A qué?
–A otro brillo, otra vitalidad. Cuando estás bien y feliz, querés que eso sea así eternamente. Pero la vida es cambio; ésa es su constante. Y ahora tenemos que empezar a vivir una nueva realidad. Somos jóvenes y creo que cada uno puede buscar la felicidad por otro lado.

Hace un año (en pleno Fariñagate) en un paseo por el Jardín Botánico. “Somos jóvenes. Creo que cada uno puede buscar la felicidad por otro lado”, dice Iliana.

Hace un año (en pleno Fariñagate) en un paseo por el Jardín Botánico. “Somos jóvenes. Creo que cada uno puede buscar la felicidad por otro lado”, dice Iliana.

“En los tiempos que corren, nuestro matrimonio fue un éxito. Nos quisimos y fuimos compañeros durante más de veinte años”

“En los tiempos que corren, nuestro matrimonio fue un éxito. Nos quisimos y fuimos compañeros durante más de veinte años”

Iliana, reflexiva, en el balcón de su departamento de Palermo donde ahora vive con sus hijos Nicolás y Stéfano.

Iliana, reflexiva, en el balcón de su departamento de Palermo donde ahora vive con sus hijos Nicolás y Stéfano.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig