Ahora leyendo
Se vendió la casa donde Tomás Eloy Martínez escribió Santa Evita

Se vendió la casa donde Tomás Eloy Martínez escribió Santa Evita

Avatar

El escritor tucumano vivió en Highland Park, Nueva Jersey (a una hora de Manhattan) desde el año 1991 hasta su muerte, en 2010. Allí urdió muchas de sus mejor obras. GENTE lo entrevistó en esa casa en el años 2004, cuando editó “El cantor de tangos”.

La casa donde Tomás Eloy Martínez escribió Santa Evita, una de las novelas emblemáticas de la literatura nacional de las últimas décadas.

Su hijo Blas Eloy Martínez –cineasta, que en septiembre exhibió en Buenos Aires “Entre Perón y mi padre”, sobre una célebre entrevista del escritor y periodista al líder político– lo anunció en Twitter, aunque no especificó el monto: “Ayer se vendió el 431 de Highland Park, donde mi viejo escribió sus últimos libretos desde Santa Evita. Donde creció mi hermana Sol y convivimos hermanos, amigos y familia. Donde disfrutamos y despedimos a Susana, a quien seguimos extrañanando. Hoy dedico recuerdos a #431”, y de esa manera comenzó un largo hilo con distintas vivencias en ese hogar del 431 de South 5th Avenue, en el que vivió por años junto a la venezolana Susana Rotker, mientras ambos fueron profesores de la Rutgers University. Ella murió en el 2000 por un accidente de automóvil, cuando ambos habían salido a cenar a la vecina localidad de New Brunswick.

Tomás Eloy Martínez, en su escritorio, rodeado de libros y papeles. Foto: Archivo Atlántida/Leandro Montini.

Su escritorio daba al jardín del fondo, que estaba pegado “a un bosque de cuento” –como señalaba la nota de GENTE, que salió el 27 de abril del 2004, cuando ya estaba en pareja con la periodista Gabriela Esquivada– cuyo único habitante era una marmota que aún no había despertado de su siesta invernal. El hijo del escritor, en un largo hilo, recuerda que “Su oficina, enorme, desprolija, llena de libros, discos, papeles, grandes ventanales y esa temible pizarra de doble entrada a la que se enfrentaba y que le delataba todos los días que no había llegado a escribir lo que debía. La sensación de que ahí se cocinaba el bacalao”.

El tuit de Blas Eloy Martínez, hijo del escritor.

Tomás Eloy Martínez, al referirse a ese lugar en la entrevista, dijo: “Sueño en argentino. Y mis sueños se refieren a mi país. Este es, simplemente, mi lugar de trabajo”. Aunque, no sin alivio, quien entonces dirigía el Programa de Estudios Latinoamericanos de Rutgers y celosamente pidió no retratarse con todo el frente de su casa detrás, resaltaba que Highland Park estaba considerado uno de los 20 pueblos más seguros de los Estados Unidos. Por cierto, en los últimos años, una frondosa arboleda impedía ver el frente del que fue su hogar. Para Blas, sin embargo, era más que un lugar de trabajo. El cineasta recuerda “las fiestas en la que Susana era una gran anfitriona. Y todo el mundo quería ir a comer en sus celebraciones judías. Y papá pedía el cus cus y Susana me hacía esa natillas que para ella era mi postre preferido y yo jamás me hubiera atrevido a decirle que estaba equivocada”. Sin dudas, una casa, un hogar, es mucho más que ladrillos o madera. Está construida por recuerdos. Esos con los que Blas despide al 431 de Highland Park.

La casa, tal como se veía en agosto del 2018. Fuente: Google Maps.

Comentarios de Facebook
© 2019 GENTE | Todos los derechos reservados | Desarrollo: MOnkey ARt.

GENTE Y LA ACTUALIDAD de EDITORIAL ATLANTIDA S.A.
Director Responsable: Federico Poletto
Nº de Edición: - Fecha:
Domicilio Legal: Azopardo 579 - C.A.B.A.
Registro DNDA en trámite.

Ir Arriba