¿Se peleó con su novio, por Luciana Salazar? – GENTE Online
 

¿Se peleó con su novio, por Luciana Salazar?

Actualidad
Actualidad

Chris Gannon es millonario. Por parte de padre, claro. Su condición de hijo
único lo convirtió en heredero exclusivo de una de las cadenas gastronómicas más
importantes de los Estados Unidos: Outback Steakhouse Inc, empresa que ya suma
más de setecientos locales en todo el mundo y pronto desembarcará en la
Argentina con un salón en la zona de San Isidro. Tiene 21 años, vive en una
chacra en Palm Beach y se reconoce admirador de la Argentina.

Sofía Zamolo tiene 22 años y medidas contundentes: 90-59-89. Vive junto a su
madre y su hermana Andrea en el barrio privado Las Victorias, en la zona norte
del conurbano bonaerense. Es rubia -como la debilidad, dicen- y trabaja como
modelo. Toda una top entre el staff de la agencia Multitalent. Posee además una
habilidad inaudita para seducir: con apenas un guiño de ojos puede cautivar al
más inconquistable de los hombres. Sin embargo, habla poco de sus amores. Entre
los primeros estuvo Rodolfo de Alzaga, automovilista. Luego un fugaz romance con
el tenista David Nalbandian, que nació en la clandestinidad, y cobró notoriedad
después de un extraño accidente automovilístico en las sierras de Córdoba
(recién admitido por sus protagonistas algunos meses más tarde) y brilló durante
algunas horas en el desierto de Dubai.

Chris Gannon tiene debilidad por la carne argentina. No se trata de un vicio
profesional fruto de su trabajo en la cadena gastronómica de su padre (N. de la
R.: cuyo nombre, traducido al castellano, sería: "La casa del bife de la zona
desértica
"), sino de su desmedida pasión por las mujeres. Las prefiere rubias y
de curvas pronunciadas. Además de su fortuna personal, el magnate Tim Gannon
también legó a su hijo la pasión por el polo. Chris Gannon hoy es un modesto
jugador de polo con dos goles de handicap. Sin embargo, aún hay quienes aseguran
que tiene talento para golpear la bocha. En su incipiente carrera, Chris ya
integró la selección de su país y cabalgó junto a los más grandes jugadores de
la Argentina. Ganó el Abierto de los Estados Unidos y alguna vez también
compartió palenques con el príncipe Carlos de Inglaterra. Y Adolfito Cambiaso es
su principal asesor a la hora de comprar caballos.

Sofía Zamolo y Chris Gannon se conocieron a orillas de una cancha de polo,
durante la última edición de la Copa Masters. La rubia lucía su belleza junto a
las tablas mientras que el heredero paseaba su fortuna por los palenques de La
Dolfina. Cuentan los testigos de aquel primer encuentro que fue Chris quien tomó
la iniciativa. Apenas hablaron algunos minutos, se despidieron con un beso en la
mejilla y quedaron en encontrarse. "Pronto", dijeron. Chris demostró ser un
hombre de palabra y en la segunda mitad de 2004, viajó cuatro veces a Buenos
Aires. Comenzaron su romance en el más absoluto secreto. Y fue luego del primer
cortocircuito en la pareja, durante el mes de noviembre, que Sofía Zamolo
decidió blanquear su romance ante la prensa: "Estamos juntos y muy bien, todo
perfecto. No hay crisis. Chris es mi novio y los hechos hablan más que cualquier
palabra. Ahora estamos disfrutando de unos días en Punta del Este…
", dijo la
rubia.

La crisis existió. Se desató una noche en la disco Tequila, en la costanera
porteña. Sofía y Chris bailaban en el centro de la pista cuando irrumpió en el
boliche Luciana Salazar, también rubia y de exuberantes 95-59-90. Chris Gannon
no pudo despegar los ojos del escote de la bomba sexual argentina durante toda
la velada. Y Sofía Zamolo, molesta por semejante situación, apuró la retirada.
Los que compartieron aquella noche con la pareja aún recuerdan la escena…

Sofía Zamolo y Chris Gannon vivieron su amor a la distancia. E invirtieron
muchas horas de vuelo en su noviazgo. Sin embargo, en el corazón del Outback
Polo Club de Palm Beach muy pocos apostaban a esta relación. "Chris es muy joven
para estar pensando en una sola mujer
", insisten aún hoy. En una de sus últimas
visitas a la Argentina, el joven Gannon ganó el Masters de Palermo y compró un
Volkswagen Golf que dejó al cuidado de su novia. Las cosas parecían funcionar
bien en la pareja. Tanto que Sofía Zamolo viajó a Miami en febrero de 2005
invitada por la familia Gannon. Durmió bajo el mismo techo que Chris. "Me
encanta estar allá, rodeada de caballos y campo"
, confesaría de regreso en
Buenos Aires.
Algo sucedió entre Chris y Sofía. Lo que fuere, ocurrió luego de aquél último
vuelo de la modelo a Palm Beach. Ya en Buenos Aires, Sofía Zamolo recibió la
sorpresiva visita de un emisario de Gannon que le exigió que devolviera todas
las pertenencias del joven heredero. Entre ellas, el Volkswagen Golf. Así de
repentino, sin motivos evidentes, llegó el final para el romance Zamolo-Gannon.
Sólo ellos conocen las razones de su separación, aunque por el momento prefieren
callar. Sofía Zamolo ni siquiera contesta el teléfono.

Todos en el ambiente del polo insisten en que el heredero de la fortuna Gannon
nunca pudo eliminar a Luciana Salazar de sus pensamientos. Y que habría
mantenido contactos telefónicos y por MSN con "la chica del momento",
incluso cuando aún estaba de novio con Sofía. Los más audaces e indiscretos aseguran que Gannon habrían invitado a Luciana a los Estados Unidos para pasar Semana Santa
juntos.

Sofía Zamolo está en Buenos Aires. Luego de la ruptura, durante la primera
semana de marzo, visitó el Lawn Tennis Club para ver la victoria de Argentina
contra República Checa por la Copa Davis. Sin embargo, este nuevo acercamiento a
David Nalbandian tampoco prosperó. Una de sus últimas apariciones públicas fue
durante la despedida de soltera de Nicole Neumann en la disco Rumi. Aunque sólo
permaneció allí poco tiempo. Luciana Salazar efectivamente viajó a Miami. Allí
protagonizó una producción fotográfica que pronto reflejará en la portada de
Ocean Drive, la revista del productor musical Emilio Estefan. Estuvo alojada en
un departamento de South Point Drive y compartió sus tardes con un argentino,
hijo del propietario de una importante cadena de electrodomésticos. Sin embargo,
durante algunos días nadie supo su paradero. Ni siquiera su representante. Justo
al mismo tiempo, Chris Gannon navegaba por el mar Caribe a bordo de su flamante
crucero. ¿Solo?

por Alberto Moronell
fotos: Santiago Turienzo y Matías Campaya
producción: Estefanía Allende

Sofía tiene 22 años y es una de las top de la agencia Multitalent. Luego de su ruptura con el millonario Chris Gannon, se acercó a los courts a ver a su ex, David Nalbandian. ¿Qué le pasa a una de las rubias más deseadas de la Argentina?

Sofía tiene 22 años y es una de las top de la agencia Multitalent. Luego de su ruptura con el millonario Chris Gannon, se acercó a los courts a ver a su ex, David Nalbandian. ¿Qué le pasa a una de las rubias más deseadas de la Argentina?

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig