“Sé lo que genera la tele, pero las estrellas sólo están en el cielo” – GENTE Online
 

“Sé lo que genera la tele, pero las estrellas sólo están en el cielo”

Actualidad
Actualidad

Ya se estaba extrañando ver a Luciano Castro (35) en la tele. Después de los éxitos que sumó con Lalola, Amanda O y el furor de Valientes, el galán decidió tomarse un tiempo para estar en familia y, durante este año, sólo cumplió con los compromisos pautados mucho antes. Léase: enero, febrero y marzo se subió al escenario con Valientes en Mar del Plata; a partir de abril hizo algunas participaciones en Malparida y Lo que el tiempo nos dejó. Y punto final: todo 2010 fue para descansar de la maratón que significa grabar una tira diaria.

Ahora, ya relajado y bien fresquito, vuelve a la pantalla para protagonizar Herederos de una venganza, la nueva novela de El Trece producida por Pol-ka, que se estrenará durante enero y en horario prime time. Lo acompaña un súper elenco: Romina Gaetani, Marcela Kloosterboer, Federico Amador, Leonor Benedetto, Rodolfo Ranni, Antonio Grimau, Daniel Kuzniecka, Marco Antonio Caponi y Betiana Blum.

¿Y cómo será el nuevo personaje de Luciano? Su nombre: Antonio. Profesión: ingeniero agrónomo. La trama: el hombre viaja al pueblo de Vidisterra a casarse con su novia, pero al llegar suceden cosas que van a cambiar su destino. Y precisamente en el set de Vidisterra, ubicado en los Estudios Baires, en Don Torcuato, es donde estamos para mostrar a Luciano-Alejandro y a todo el backstage de la nueva tira. La primera escena: una pelea en el hospital del pueblo entre Luciano y Daniel Kuzniecka que, obviamente, Romina Gaetani trata de evitar.

Luego del ensayo, Luciano camina hasta el área de control y charla con los técnicos que lo saludan con afecto. De pronto, muy serio y sin anestesia, dice: “¡¡Eh, cómo me saludan todos ahora!!, ¡cuando atendía el bar en Pol-ka no me saludaba nadie!”. ¿Qué? Por supuesto, confirmar la veracidad de lo dicho fue la primera pregunta, a la que Luciano respondió con carcajadas (sí, con carcajadas; su fama de malhumorado con la prensa queda refutada, al menos en esta entrevista): “Son chistes que hacemos con los chicos de acá. Los técnicos me conocen desde que empecé, hace más de veinte años, y hay mucha buena onda. Yo en Pol-ka pasé por todas las etapas y lo de atender el bar de Carlitos es sólo un chiste berreta mío. Pero vos lo viste antes de que nos presentaran, así somos en el set: son muchas horas a la semana y ni te cuento en un año, así que si no te divertís no funciona”.

–Se te nota muy cómodo. Parece que acá te sentís como en tu casa…
–Sí, sí… (piensa). Bah, en realidad no sé si como en mi casa, ¡porque como en casa no me siento en ningún lado! Pero me da gusto venir a trabajar, que me convoquen. Más allá de ser actor distruto muchísimo de trabajar con mis compañeros, no sólo de elenco, sino del equipo técnico y de todo el set en general.

LA NOVELA, SABRINA Y MATEO. Todavía la producción no quiere dar demasiados detalles y busca mantener el misterio sobre la trama, pero Luciano, cómplice, nos adelanta un poco: “Es la historia de una logia que encabeza Alfredo Alcón. Yo llego al pueblo a casarme, porque mi mujer es de ahí. Pero desde el momento que piso Vidisterra va a cambiar todo para mí. ¡No te puedo decir más porque si no te cuento el primer capítulo! Pero voy a estar marcado por esa logia… Ellos creen en ciertas profecías que señalan que el fin del mundo está por llegar y el pueblo es el elegido para sobrevivir a la catástrofe… Obviamente, para salvarse se tienen que hacer ciertos sacrificios…”.

–¿Con quién del elenco te sentís más cómodo a la hora de trabajar? Por favor, evitá el “con todos” porque es una respuesta obvia y muy aburrida…
–(Sonríe) Con la que no tengo que hacer nada más que saber la letra y dejarme llevar es con Betiana Blum. Hasta puedo decir que es mi madre televisiva: trabajo con ella desde muy chico, tuvo gestos increíbles conmigo y me dio consejos fuera de lo laboral que valoro mucho y fueron importantes en mi vida. Pero todo el elenco es muy bueno y sé que nos vamos a divertir mucho.

–Supongo que el ritmo de una tira no te permite trabajar con demasiada aticipación tu personaje…
–En la tira se labura día a día. Yo me siento seguro cuando ya llevo tres semanas o un mes grabando, pero no hay un margen de ensayo ni de lectura. Me llevo los libros a casa, los leo y me imagino las escenas, pero hasta que no interactúo con mis compañeros o directores no me doy cuenta si lo que imaginé o idealicé del personaje tiene que ver con la realidad...

–¿En tu casa Sabrina Rojas (30), tu novia, o tu hijo Mateo te ayudan a ensayar?
–No, yo solo leo y marco lo que me puede ser útil, pero en casa no se habla de mi trabajo. Nadie opina de mi trabajo más que yo. Llego a casa y no le hablo a mi hijo de la tira.

–¿Y él cómo te ve? ¿Está orgulloso de su papá famoso?
–Yo trato de acomodarle la vida a Mateo y que tenga un papá normal. Bah, soy normal, pero no quiero que me vea como el muchacho de la tele… me daría mucha pena. Yo con él hago lo que hace cualquier padre. El verano pasado fue difícil porque tuve que laburar en la costa y veranear con él allá. Le sacaron miles de fotos, pero por suerte le pixelan la carita cuando publican las imágenes... Yo lo expongo lo mínimo posible, y él elegirá de grande si quiere o no estar expuesto. Pero por ahora decido yo, y mientras lo haga va a tener el menor grado de exposición posible.

–Mateo ya tiene nueve años, ¿pensás darle algún hermanito?
–No, no, no… ni todavía ni más luego. Es algo que no está en mis planes y que hoy no es mi prioridad.

–Sos de resguardar mucho tu vida privada, y eso puede crearte imagen de antipático: ¿te molesta que sea así?
–No me expongo, pero cuando lo hago es con la mejor predisposición. Si voy a un lugar donde hay fans sé a lo que voy, pero no son sólo chicas, mucha gente grande me demuestra su cariño. Yo soy consciente de lo que genera la tele, pero las estrellas sólo están en el cielo. A mí lo único que me molesta es la falta de respeto.

–¿Y es irrespetuoso preguntarte cómo va tu relación con Sabrina?
–Sí, mucho. No hay que preguntar cosas que al entrevistado no le gusta decir.

–En todo caso debemos preguntar con respeto, y vos con respeto tenés derecho a no responder…
–Puede ser. Pero no creo que a nadie le importe mi vida privada.

–No coincido, pero acepto que no quieras contestar…
–¿Sabés qué pasa? Si yo no cuido mi privacidad nadie lo va a hacer. Y yo siempre cuido mucho lo que quiero. Ahora vamos a hacer las fotos para la nota, ¿querés? Ahí te regalo mi mejor sonrisa.

Luciano ensaya una pelea con Daniel Kuzniecka y Romina Gaetani. Esta es una de las escenas que se verá en enero.

Luciano ensaya una pelea con Daniel Kuzniecka y Romina Gaetani. Esta es una de las escenas que se verá en enero.

Las piñas y los gritos que el director precisó para esta toma tuvieron su contrapunto con risas y bromas fuera de cámara.

Las piñas y los gritos que el director precisó para esta toma tuvieron su contrapunto con risas y bromas fuera de cámara.

Luciano está en pareja ocn Sabrina Rojas desde el verano y conviven desde mitad de año. La relación está muy firme y la bella actriz no dudo en confesarle a GENTE en agosto pasado: <i>“Esa cosa masculina, rea y familiera que tiene Luciano, a mí me mata de amor”</i>.

Luciano está en pareja ocn Sabrina Rojas desde el verano y conviven desde mitad de año. La relación está muy firme y la bella actriz no dudo en confesarle a GENTE en agosto pasado: “Esa cosa masculina, rea y familiera que tiene Luciano, a mí me mata de amor”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig