Salto a la gloria – GENTE Online
 

Salto a la gloria

Actualidad
Actualidad

En la Divina Comedia, Dante Alighieri utiliza esta metáfora para describir la velocidad de la flecha:
"Primero pega en el centro, después realiza el recorrido y por último sale disparada del
arco
". Si el gran escritor italiano hubiera visto jugar a Franco Squillari (26), tal vez definiría la potencia de su drive de la siguiente manera:
"Primero la pelota pica en el campo contrario, después pasa la red y por último es impactada por la raqueta del tenista
argentino
". Esta es la mejor arma del Totó.

Aunque Gastón Gaudio es fanático de Independiente, se lo podría definir como "el Barros
Schelotto
" del tenis. Esto quedó demostrado cuando el viernes 21 irritó e
insultó con la pasión de un barrabrava a Max Mirnyi, el enorme bielorruso de 1.96 metro, luego de ganarle el segundo punto de la Copa Davis:
"Me calenté porque en el tercer game, él me tiró una pelota en la cara y no me pidió
disculpa
s", se justifica. Pero su entorno sabe que este chico de 22 años disfruta de este tipo de enfrentamientos.

A pesar de que Franco nació en el barrio de Palermo y Gastón en Lomas de Zamora, sus comienzos en el tenis fueron muy similares. El primero, lo mamó desde muy chico:
"A los seis años mi papá, Pier Giorgio, me hizo socio del club Deportes Racionales y ahí, por primera vez, empuñé una raqueta. El me entrenaba junto a mi hermano
Pier
". Pero a Franco lo que más le gustaba era jugar al rugby en el Hindú Club y soñaba con ser el "9" de San Lorenzo, el cuadro de sus amores:
"A los 14 años no tenía ganas de seguir jugando al tenis. Pero mi familia me convenció para que no
abandonara
".

El Gato Gaudio también desde muy pequeño mostraba sus habilidades para la práctica de distintos deportes. Tenis, rugby, atletismo y fútbol fueron sus especialidades:
"Mi sueño era jugar al rugby. A la ovalada la tenía atada. Jugaba de apertura en el Barker College y también me divertía con el salto en alto. Pero seguí los pasos de Diego, mi hermano mayor, y le pedí a mi mamá que me llevara al Temperley Lawn Tennis Club. Y nunca más dejé la
raqueta"
. El destino se encargó de juntarlos y de que los dos pudieran cumplir el sueño en común. El mayor de sus vidas: Jugar la Copa Davis y devolverle al tenis argentino la gloría perdida.


Con las victorias de Franco Squillari y Gastón Gaudio el conjunto nacional obtuvo el ascenso al Grupo Mundial de la Copa Davis.

Con las victorias de Franco Squillari y Gastón Gaudio el conjunto nacional obtuvo el ascenso al Grupo Mundial de la Copa Davis.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig