“Roldán no sólo mató a mi hijo: también se burló de mi dolor” – GENTE Online
 

“Roldán no sólo mató a mi hijo: también se burló de mi dolor”

Actualidad
Actualidad

Cuando leí en el diario que Flay Roldán había viajado a Sudáfrica para ver el Mundial sentí indignación e impotencia, porque se estaba burlando de mi pérdida y de mi dolor”, dice María Alejandra Caro (42) en su casa de Tucumán.

Dolor incomparable: su hijo Luis Gerardo Caro murió baleado a los 13 años, el 15 de septiembre de 2001 durante una pelea entre las barras de Atlético y San Martín, los clubes más fuertes y de mayor arrastre del fútbol tucumano. Por ese crimen fue condenado a nueve años de prisión Juan Carlos (Tata) Fenoglio, y Sergio (Flay) Roldán, a ocho años por tentativa de homicidio contra Carlos Eduardo Argañaraz, herido en el tiroteo. La investigación probó que la temible barra llamada La Banda del Camión, liderada por Roldán, emboscó a los hinchas de Atlético Tucumán. Pero María Alejandra insiste: “A mi hijo lo mató Roldán, pero condenaron a Fenoglio porque a Roldán lo protegían los dirigentes de San Martín. Y por eso, a pesar de su prontuario, pudo viajar a Sudáfrica”.

Desde luego, la deportación de Roldán desde Johannesburgo, lejos de atemperar su indignación, reabrió la herida: “Mientras mi hijo está muerto, su asesino pudo viajar y –casi– disfrutar de una tribuna en el Mundial. ¡Es imperdonable!”, acusa entre lágrimas.

¿Según usted quién protege a Roldán?
–Los dirigentes del club y algunos políticos. Es más... ¡Roldán quería postularse para concejal! Sin protección política nunca hubiera conseguido un pasaporte y llegado a Sudáfrica. Yo, mujer de conducta intachable, tuve que penar una semana para conseguir... ¡un certificado de buena conducta!

La semana pasada, la Sala 2 de la Cámara Penal le rechazó un escrito por el que pedía permiso para ir a Buenos Aires y retirar su pasaporte. Para entonces, al parecer, ya tenía el pasaje para Sudáfrica: salida, el 5 de junio, y regreso, el 31 de julio. Precio: 8.865 pesos. Todo, según fuentes responsables, habría sido tramitado en la empresa de viajes porteña Brat Tour.

Otros testigos, miembros de la barra brava de San Martín de Tucumán pero rivales de Roldán, recuerdan que “sus primeros tiempos en la cárcel no fueron nada fáciles para él, porque a poco de llegar al penal de Villa Urquiza un grupo de reclusos casi lo mata a golpes... Sin embargo, las cicatrices que le quedaron le sirvieron para ganar espacio en la barra, y cuando salió en libertad condicional no tardó mucho en ser el jefe. Sí, Roldán siempre se sintió un intocable”.

¿Por qué cree que Roldán mató a su hijo?
–Porque necesitaba una carta de triunfo para ser el jefe de La Banda del Camión... ¡y lo logró!

¿La Justicia la decepcionó, señora?
–No podés estar con una calculadora en la mano multiplicando o dividiendo cuántos años tendrían que haberle dado. Poco o mucho, el asesinato de un hijo no tiene perdón de Dios. Es hora de que cambien las leyes, para que delincuentes como Roldán se pudran en la cárcel. Y si no se cambian, al menos que se cumplan las que hay, porque no tendría que estar libre, y mucho menos haber salido del país.

¿Qué le diría a Roldán si lo tuviera cara a cara?
–Que es el hombre más cruel que hay en la Tierra, que no tiene idea del daño que me hizo, y le pediría que nunca más vuelva a matar inocentes como mi hijo. Porque no sólo destruyó el sueño de Luis Gerardo de ser arquero y jugar en Primera, sino la vida de toda una familia, y para siempre.

El viaje del barrabrava fue de ida y vuelta... a la cárcel. Porque ahora Roldán tendrá que regresar al penal de Villa Urquiza, en Tucumán. “Allí deberá cumplir la condena impuesta, hasta enero de 2011 –declaró la jueza María del Pilar Prieto–, a lo que se suma el año y medio de libertad condicional que ha violado con este viaje a Sudáfrica”.

María Alejandra muestra la foto de su hijo.

María Alejandra muestra la foto de su hijo.

Luis Gerardo, el día de su Primera Comunión, junto a los abuelos, Aldo y Lola.

Luis Gerardo, el día de su Primera Comunión, junto a los abuelos, Aldo y Lola.

Sergio Flay Roldán rumbo a la cárcel, condenado a ocho años por tentativa de homicidio. La muerte del chico fue adjudicada a Juan Carlos Tata Fenoglio, otro barra.

Sergio Flay Roldán rumbo a la cárcel, condenado a ocho años por tentativa de homicidio. La muerte del chico fue adjudicada a Juan Carlos Tata Fenoglio, otro barra.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig