“¿Retirarnos? Para nada. A los 60 vamos a seguir haciendo rock & roll por el mundo” – GENTE Online
 

“¿Retirarnos? Para nada. A los 60 vamos a seguir haciendo rock & roll por el mundo”

Actualidad
Actualidad

La década de los 80’ –probablemente la más loca de las últimas décadas– fue muy generosa para Duran Duran, cinco pibes de Birmingham, Inglaterra que, si uno piensa en los 80’, les pertenecieron a ellos, los reyes del new romantic. A ver: toneladas de vinilos vendidos, hits como Rio o Hungry like the wolf, que se van a bailar hasta en el Juicio Final, make up, visitas al coiffeur y altísimo sentido de la moda, clips alucinantes que dejan un poco en vergüenza a los de hoy. Y lo más loco de todo: los televisores que volaban desde la ventana de la suite porque la banda estaba de muy buena onda, o muy mala onda, más algo de descontrol, o chicas fáciles.

Allá en el ’85 la formación original (Simon Lebon en voz –yachtman eximio, y el tipo más copado en todo Saint Tropez–, John Taylor en bajo, Andy Taylor en guitarra, Roger Taylor en batería y Nick Rhodes en teclados), por esas de la vida descontrolada, se disolvió. La cosa siguió, de una forma u otra. Más éxitos y glamour. Ahora, con más de cuatro décadas de vida cada uno, volvieron juntos, con nuevo disco, Astronaut, y una fecha en el Personal Fest, 3 de diciembre, en Puerto Madero, y el retro, más retro y de moda que nunca. ¿Túnel del tiempo? Allá vamos.

Es viernes 2, en una mesita de póquer del Faena Hotel + Universe. Está toda la banda con facha dandy, y la noche anterior, perdida en Buenos Aires, hubo una fiesta llena de chicos bailando hits de hace veinte años. Los hits de Duran Duran.

–Ahora, eso es permanencia.
Simon
: ¡Ja! ¡Qué buena onda! ¡Pero esos bastardos no nos invitaron!
Andy: ¡Lleváme a esa fiesta!
Roger: Para nosotros significa mucho. Es un cumplido saber que chicos que podrían ser nuestros hijos están bailando nuestra música.
Andy: Y que lo nuestro todavía sirve para la pista de baile, y que aún permanecemos. Igual, Duran Duran siempre fue música para bailar.

–¿Y la unión entre ustedes? ¿Cómo está? Esta es la primera gira con la formación original… ¡desde 1985!
Andy
: La unión entre nosotros está super.
Simon: Man, te explico. Es la pasión, la diversión, las ganas de seguir haciendo música. Hace doce años que no tocamos en Buenos Aires. La última vez llovió. Para mañana está pronosticado. ¡Duran Duran y la lluvia no se mezclan!

–Lluvia o no, los fans todavía se ponen como locos.
Simon
: Es que, lamentablemente, no puedo ver más allá de las primeras veinte filas de fans, que siempre son los más ardientes. Pero saber que más allá todos se están divirtiendo, eso es nuestro poder de permanencia. Se siente increíblemente bien.
John: Con nosotros, siempre se trata del mañana, de sentirnos bien. Yo no tengo ganas de quedarme en mi mansión. Quiero salir a rockear.

–Cuando se reunieron, unos cuantos dijeron que no eran más que un montón de cuarentones en busca de recuperar la gloria perdida.
Simon
: Nos reunimos para hacer música, para llenar esa ambición. Siempre va a haber gente tirando esas ondas negativas. Y siempre las van a tirar. Yo sé dónde están nuestros corazones: en el lugar correcto.

–También deben seguir las groupies, cosa famosa de los 80’.
John
: Ya no nos va eso, por suerte. Muy halagador, tantas chicas, pero ya fue. ¡Hoy somos todos hombres de familia!

–Una cosa notoria de Duran Duran es que nunca le huyeron al compromiso, a los problemas del mundo. Vienen de hacer el Live 8, hicieron el mítico Live Aid hace veinte años, e hicieron lo suyo por las víctimas del tsunami en Asia.
Nick
: Sólo podemos hacer un poquito. Sentimos que tiene que ser así. Hay veces que la situación en el mundo es totalmente diabólica. No podemos negarnos a hacerlo.

–Otra cosa de Duran Duran hoy es que… bueno… ¡son gente grande! Ya no andan sacando discos bajo presión de tener un megaéxito, o liberando esa presión demoliendo hoteles.
Simon
: Es que ya no reventamos hoteles, ni nos reventamos a nosotros mismos. Ni drogas, ni alcohol, ni nada.
John: Hay que entender que éramos unos nenes, que no entendíamos nada de nada, y que ponernos bien borrachos o de coca y destrozar un hotel nos parecía lo más loco del mundo, muy divertido e insensato. Es la parte tonta del rock & roll. Definitivamente, nos relajamos. Y si no nos relajábamos a los cuarenta hubiésemos sido unos idiotas.
Simon: Bueno, puede ser que tirar un televisor por la ventana del hotel sea lo más punk y anti-establishment del mundo.
Roger: Ahora a los hoteles los dejamos en un estado mejor del que los encontramos.
Nick: Por ejemplo, yo no podría destrozar este hotel, que diseñó Phillippe Starck, un tipo cuya obra me fascina.

–¿Y qué me dicen de los Stones? Jagger tiene 62 y sigue rockeando con todo. ¿Se ven a esa edad todavía de gira?
Simon
: Ellos ya no se dañan a sí mismos. ¡Están más grandes que nosotros! Y en excelente forma. Cada tanto, cuando se juntan, es genial. A ellos la unión todavía les funciona. Para mí, la idea de retirarme es simplemente horrible.
Andy: Hay que reconocer que para ellos no fue tan fácil. Ronnie Wood entró hace no mucho en rehabilitación por el alcohol. Charlie Watts tuvo cáncer. Y Keith, ¡es un misterio esto de cómo sigue vivo! Pero yo me veo rockeando a los sesenta. Hay que ver cómo resulta para nosotros. Como decía Simon: la idea del retiro es aberrante.

–Y como decía John anteriormente, podrían quedarse en su mansión criando panza y contando los billetes del pasado.
John
: Salir de gira nos apasiona. Todavía está bueno entrar a escena y ver treinta mil personas que vinieron a verte. Es la pasión. Si no te importa un bledo, ni lo hagas. Quedáte en tu mansión y contá tu fortuna. A nosotros nos impulsan cosas más urgentes.

John Taylor (45), Nick Rhodes (43), Simon Lebon (47, el líder de la banda), Roger Taylor (45) y Andy Taylor (44): cinco emperadores del pop en el <i>Faena Hotel + Universe</i>.

John Taylor (45), Nick Rhodes (43), Simon Lebon (47, el líder de la banda), Roger Taylor (45) y Andy Taylor (44): cinco emperadores del pop en el Faena Hotel + Universe.

Duran Duran hoy, en Puerto Madero: ritmo a prueba de todo –edad inclusive–, y lleno total en el <i>Personal Fest</i>.

Duran Duran hoy, en Puerto Madero: ritmo a prueba de todo –edad inclusive–, y lleno total en el Personal Fest.

Unas 40 mil personas bailaron al ritmo de Duran Duran.

Unas 40 mil personas bailaron al ritmo de Duran Duran.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig