¿Reconciliación en Miami? – GENTE Online
 

¿Reconciliación en Miami?

Actualidad
Actualidad

El Cholo es un tipo coherente. En su extensa carrera como futbolista siempre lució como un luchador incansable. Fue fiel cultor de la estrategia del “ida y vuelta”. Cuando colgó los botines, le imprimió la misma filosofía a su carrera de director técnico. Pero hoy es un desempleado más y sus tácticas esperan una nueva oportunidad para volver a verse plasmadas en un campo de juego. Sin embargo, el ex entrenador de River Plate parece haber trasladado los mismos conceptos a su vida sentimental. Al parecer (júzguelo usted mismo a partir de las fotografías), sigue dando batalla para reconquistar el corazón de su mujer, la exquisita Chola. De acuerdo con las imágenes, Diego Pablo Simeone (38) y Carolina Baldini (37) compartieron un fin de semana ¿romántico? en Miami. Sí, juntos. Otra vez. Según parece, no hay nada mejor que las aguas cálidas de South Beach para sacar al amor del freezer. A continuación, la crónica de una historia que parece no tener fin.

SANTA RECONCILIACION. Están solos. Sus tres hijos, Giuliano (6), Gianluca (10) y Giovanni (13), quedaron en Buenos Aires, en la casa que tienen en Nordelta. Y la garita de bañero más cercana está a más de cien metros. Los Beckham argentinos –como ellos mismos se bautizaron– aprovecharon la Semana Santa para escaparse a Estados Unidos y ver qué pasa. Llegaron el jueves 9 de abril y se instalaron en The Setai Hotel de South Beach. ¿Misma suite? Hacen vida de playa. No hay mucha ciencia: agua, arena y sol. La Chola luce su metro setenta, moldeado en contundentes 88-58-85. Y en su panza asoma el dibujo de 300 abdominales diarios. El Cholo presume de una fina estampa, casi el mismo aspecto con que se retiró del fútbol en 2006. Dicen los cronistas expertos en fútbol que es el número uno para dirigir San Lorenzo de Almagro, aunque también hay quienes sostienen que emigraría a un club europeo. Pero eso no es prioridad hoy en Miami… Diego y Carolina se bañan en el mar. Caminan juntos, pero no van tomados de la mano. De pronto notan una presencia que los perturba: un paparazzo que quiere retratarlos juntos. A partir de entonces se refugian en la pileta del hotel. Y nunca más se los volvería a ver por la costa. ¿De quién se esconden? Silencio atroz.

MUCHO IDA Y VUELTA. En el 2008 anunciaron la separación definitiva. Con dolor, admitieron el “no va más”. Pero lo que parecía el punto final de un culebrón que trascendió el mundo del fútbol resultó el disparador de nuevos capítulos. ¿Cómo olvidarlo? Entonces, el Cholo dirigía a un River Plate que acababa de consagrarse campeón y que de pronto cayó hasta el fondo de la tabla de posiciones. Y la Chola era retratada, en más de una oportunidad, acompañada por un curioso amigo: el bañero Fabián Orlovsky (34), también conocido como He-Man. Es cierto: una golondrina no hace verano. ¡Pero hubo muchas golondrinas en la relación de La Chola y He-Man, que duró más que un verano! Su primer encuentro ocurrió en las playas de San Bernardo, ciudad de donde es oriundo el guardavidas. Poco después, los flashes volvieron a descubrirlos juntos a la salida de un cine en el Gran Buenos Aires. Y más tarde mantuvieron un encuentro que se pretendía “secreto” en la Riviera Maya, en México. Y hubo otro approach brasileño, en una playa a una hora de San Pablo. Demasiadas coincidencias… Pese a todo, ellos insistían: “Sólo somos buenos amigos”. Y, desde las páginas de GENTE, Carolina definía: “Creo en la amistad entre el hombre y la mujer. Y en la libertad de no esconderla”.

Ahora, cuando todo parecía terminado, La Chola y El Cholo vuelven a mostrarse juntos en Miami. El mar se presenta tranquilo, de bandera celeste. No hay necesidad de llamar al bañero… ¿Será la última reconciliación de los Simeone? ¿La definitiva para los Beckham argentinos? Lejos de San Bernardo, la modelo y el director técnico disfrutan de un caluroso día en las aguas de South Beach. No hay dudas: Carolina los prefiere con sunga.

Lejos de San Bernardo, la modelo y el director técnico disfrutan de un caluroso día en las aguas de South Beach. No hay dudas: Carolina los prefiere con sunga.

Carolina y Diego aprovecharon la Semana Santa para escapar a Miami “y ver qué pasa”. Se alojaron en The Setai Hotel de South Beach… ¿Misma suite?

Carolina y Diego aprovecharon la Semana Santa para escapar a Miami “y ver qué pasa”. Se alojaron en The Setai Hotel de South Beach… ¿Misma suite?

Cuando descubrieron al fotógrafo, Diego y Carolina huyeron de la playa y se refugiaron en el hotel. Nunca más se los volvió a ver juntos en público. ¿De qué se esconden?

Cuando descubrieron al fotógrafo, Diego y Carolina huyeron de la playa y se refugiaron en el hotel. Nunca más se los volvió a ver juntos en público. ¿De qué se esconden?

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig