«Recién ahora empecé a usar tacos altos» – GENTE Online
 

"Recién ahora empecé a usar tacos altos"

Actualidad
Actualidad

Las páginas del calendario marcaban el cuarto día del primer mes del tercer año del nuevo siglo y Paula Chaves, hoy flamante triunfadora del Súper M 20/03, saboreaba las mieles del reconocimiento firmándole su autógrafo-debut a aquella niña de pelo rizado a la que duplicaba en edad. La niña de pelo rizado rubio -vale destacarlo- sumaba apenas 9 años. "Yo cumplí 18, el 6 de septiembre -cuenta la morena-. Nací en Buenos Aires. No recuerdo si en Capital o en provincia... Tampoco importa. El tema fue que estábamos cinco participantes del programa vestidas igual, haciendo una campaña en San Antonio de Areco, cuando apareció la nena y nos pidió una firma. Después que todas accedimos, nos preguntó: '¿Qué otro tema cantan'. ¡Creía que éramos las Bandana!", redondea riéndose nuestra chica campeona.

Aunque nuestra chica campeona es cosa seria: 1,79 ("Me sentía avergonzada por mi altura y por eso nunca había usado tacos. Iba a bailar en zapatillas. Recién ahora me animé, ¡e incluso logro superar el metro noventa!", disfruta de tal descubrimiento), curvas para perder los frenos ("90-63-90 y todavía sigo desarrollándome", vaticina), delantera goleadora ("Muchos piropean mis ojos verdes acaramelados, pero muchos más bajan la vista hasta el escote", admite), piernas interminables ("Mi debilidad, los pies. Calzo 40 del derecho y 41 del izquierdo", revela), rostro aniñado ("Y marcado, fruto del corte que me provocó un clavo al saltar de un tobogán cuando piba", pena), y fama a flor de piel ("Porque, claro, en la calle ya no me creen una integrante de Bandana", resopla).

Mientras tanto, la muchachita de 58 kilos que a los tres meses de nacida participó en una publicidad de Kodak y a los 6 años, en una de galletitas Nenes, terminó el secundario egresando de la Escuela Normal Superior Nº1 ("El Nacio, bah", simplifica), situada en Lobos, donde vivió antes de mudarse a Olivos junto con sus padres, Alejandra (41, ama de casa) y Miguel (45, comerciante), sus hermanos Defina (7, estudiante) y Gonzalo (14, "guar-da-bos-que", deletrea) y su perra Samy (13, surgida de la relación furtiva entre un ovejero alemán y una dálmata).

Creyente, fanática del helado de chocolate y almendras, el agua mineral y la cola ligth, el rock, Leo Mattioli, Green Day, Mambrú, la cumbia, los osos de peluche, el mate y las Panchitas; los culebrones, leer Jorge Bucay, observar desfiles de las Dolores Barreiro y Trull, practicar gimnasia e hinchar por Racing Club, Pau no mira películas ni acepta protagonizar desnudos completos ("Jamás les mostraré a la gente mis zonas prohibidas", ratonea), no piensa someterse a cirugías estéticas ni abandonar su idea de convertirse en diseñadora de indumentaria ("Quiero desfilar mi propia ropa", proyecta), no usa anillos ni cadenitas, no duerme poco ni adora su voz ("Mi viejo me llama Mostaza Merlo, por mi ronquera", comenta) y no… vio. ¿O sí, novio? "Sí, Juan Pablo Rusconi (20)". Mala noticia. Fin de la nota.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo, Gustavo Sancricca y S&E
producción: Felicitas Magnasco
peinó: Andrés Mazza, para Avant-Garde
agradecemos a Peter Pan, Think Pink, medias Cocot y Paw

Aires de María Inés Rivero (Me lo han dicho, pero no busco parecerme a nadie", asegura la nueva Súper M), pasado de rulos (en el centro, a los 4 años, ya "luciendo" su cicatriz), con su familia -papá Miguel, mamá Alejandra, su hermano Gonzalo y la futura diosa Delfina- y con su novio, Juan Pablo.">

Aires de María Inés Rivero ("Me lo han dicho, pero no busco parecerme a nadie", asegura la nueva Súper M), pasado de rulos (en el centro, a los 4 años, ya "luciendo" su cicatriz), con su familia -papá Miguel, mamá Alejandra, su hermano Gonzalo y la futura diosa Delfina- y con su novio, Juan Pablo.

Los últimos meses comencé a cuidarme en las comidas y a ponerme cremas -asegura Paula mientras despliega el imponente metro setenta y nueve que Dios le dio-. Antes, la única crema que conocía venía con frutillas".">

"Los últimos meses comencé a cuidarme en las comidas y a ponerme cremas -asegura Paula mientras despliega el imponente metro setenta y nueve que Dios le dio-. Antes, la única crema que conocía venía con frutillas".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig