“Rama me sedujo con su humor y su falta de prejuicios” – GENTE Online
 

“Rama me sedujo con su humor y su falta de prejuicios”

Actualidad
Actualidad

Casi karmático. Entre tantos otros alias, “la Fénix del show nacional” sería el más “acorde y definitorio”, concluye mientras bromeamos respecto de su suerte. El último ítem que apuntó en la agenda de debates multimedia fue: “Mi hijo es gay”. En fin, “parece que fui la chica que hacía reír, hasta que expuse mi ideología. Será que ahora tengo una forma de ser que irrita, o que necesitan que irrite”, ironiza con la misma gracia con la que dice haber logrado “aprender a llevarlo”. Pero esta vez se corre del foco (aunque sin garantía de controversias).“El humor me salva”, es una frase que hoy remata con: “... y el amor me ayuda, completa y sana”. Florencia Peña (38) habla de amor, habla de Rama.

PASANDO EL BUEN TRAGO. Situación de barra. Ella estaba “bué, digamos que había tomado un poco”. Haciendo caso omiso de la copa que sostenía, él se acercó invitando: “¿Querés tomar algo? Sé de un trago que es genial. Ya vuelvo”. Contexto boda. “Así nos conocimos. Hace algo más de tres meses, en el casamiento de mi mejor amiga (la cantante Delfina Oliver)”, cuenta Florencia. Ramiro Ponce de León (39) había llegado a Buenos Aires para celebrar el “sí, quiero” de su hermano Freddie. Cuarenta minutos más tarde volvió cargando dos vasos. Ella miró el reloj. “Es que me colgué en el camino”, se excusó él (que “también estaba un poquito arruinado”, bromea Flor). ¿El trago? Jamás lo probaron. La charla se extendió hasta la huida. “Mañana trabajo temprano”, advirtió ella. Y al correr, dejó caer su expectativa de cristal.

PRIMERA CITA. Mensaje de texto desde el número de Freddie: “Flor, mi hermano está muerto por vos. Va a llamarte. Atendelo”. Pensó. “Yo venía resistiéndome a estas cuestiones” –explica Florencia– “pero me dio confianza... ¿Qué perdía?”. La cita fue en su casa de Palermo, “para mayor privacidad”. Flor invitó sushi, Ramiro maridó con Chardonnay. “Charlamos durante más de tres horas. ¿Temas? Millones: hijos, profesión, política...”.

Leé la nota completa en la última edición de Gente.

Domingo, Puerto Madero. Descubiertos y resignados al interés de la cámara, Flor y Ramiro deciden continuar con su plan mañanero. Aunque prudentes, ya no escapan. “¿Qué hachemo...? ¿Venís a tomar un cafecito?”, dice Flor al fotógrafo.

Domingo, Puerto Madero. Descubiertos y resignados al interés de la cámara, Flor y Ramiro deciden continuar con su plan mañanero. Aunque prudentes, ya no escapan. “¿Qué hachemo...? ¿Venís a tomar un cafecito?”, dice Flor al fotógrafo.

“Ramiro no vio el video (hot), pero me dijo: ‘Gordita, conmigo está todo bien’. Me conmovió su falta de prejuicios. El se la banca ante el mundo, y me encanta”

“Ramiro no vio el video (hot), pero me dijo: ‘Gordita, conmigo está todo bien’. Me conmovió su falta de prejuicios. El se la banca ante el mundo, y me encanta”

“Cuando conocí a Rama me desarmó su mirada tan amplia y, por sobre todo, su humor. Eso nos unió. El piropo más lindo que me dijo es: ‘Me hacés reír de mí, y eso me libera’”

“Cuando conocí a Rama me desarmó su mirada tan amplia y, por sobre todo, su humor. Eso nos unió. El piropo más lindo que me dijo es: ‘Me hacés reír de mí, y eso me libera’”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig