“Quiero triunfar en el fútbol para devolverle a mi familia todo lo que hizo por mí” – GENTE Online
 

“Quiero triunfar en el fútbol para devolverle a mi familia todo lo que hizo por mí”

Actualidad
Actualidad

Te confieso que me gustaría quedarme un año más en la Argentina por dos motivos: Primero porque así voy a seguir estando cerca de los amigos y de la gente que quiero. Y el fundamental es que voy a poder seguir saboreando las empanadas tucumanas que hace mi mamá. ¿No sabés lo que son? Están buenísimas”, bromea Sergio El Kun Agüero –ídolo indiscutido de Independiente y del fútbol argentino–, mientras juega un cabeza en las playas de Pinamar con un grupo amigos de la infancia que viajaron especialmente para acompañarlo. El Sergio –como también lo llaman sus compinches– sonríe. Los que lo quieren bien dicen que es el mismo pibe que hace no tantos años jugaba a la pelota en la villa por el sánguche y la Coca y unos pocos pesos que, si ganaba, servían para agregarle estofado a los ravioles del domingo, cuando la familia completa se sentaba a la mesa. “Eran épocas más difíciles, pero en casa la comida nunca faltó. Leonel, mi papá, y Adriana, mi mamá, siempre se las ingeniaron para salir adelante. Por eso, cuando ahora se habla de mi posible pase a Europa, me da un poquito de vergüenza… Se tiran cifras millonarias que ni siquiera puedo imaginar. Para no marearme, trato de estar un poco alejado de todos los rumores. Hoy, lo único que me interesa es dejar todo por Independiente y que a los míos no les falte nada. Con eso soy el tipo más feliz del mundo”.

Lo cierto es que los entendidos del fútbol dicen que es un crack, y lo comparan con consagrados como Riquelme, Tévez, Bochini y hasta el mismísimo Maradona. Su nombre suena cada día más fuerte. El rumor indica que el Inter de Milán ya ofreció 25 millones de euros por su habilidad, y que José Pekerman, el director técnico de la Selección, está pensando seriamente en convocarlo para que integre la lista de los 22 que estarán en Alemania 2006. Es más, un alto dirigente de Independiente confesó que hace dos meses Julio Grondona se comunicó con Comparada y le dijo: “Cuidálo al pibe, porque José lo quiere llevar al Mundial”. ¿Qué dice El Kun a todo esto? “Mirá, la verdad es que, si se puede, quisiera quedarme un tiempito más en Independiente. Después sí, ojalá se haga mi transferencia, primero para beneficio del club y después para asegurar mi futuro y el de mi familia. Quiero que mis viejos y mis seis hermanos vivan cada día mejor. Y por supuesto que sueño con jugar el Mundial, pero eso lo tiene que decidir José –Pekerman– que me conoce muy bien. Ojalá se me dé”.

Sergio nació en Flores, pero al tiempo sus padres se mudaron a González Catán, luego a Florencio Varela, y gran parte de su infancia la vivió en la villa Los Eucaliptos, de Quilmes. “Ahí la patadita más baja te la daban en la cintura. Igual yo sigo sintiendo el fútbol de la misma manera. Con la camiseta del Rojo juego con la misma alegría que antes. El fútbol me hace muy feliz. Es lo que mejor sé hacer y lo que me dio la posibilidad de que a mis hermanos no les falte nada. Eso me llena de orgullo”. El Kun está contento y se le nota, porque hace un mes se dio el gran gusto de comprar una casa en Olivos para su familia. “Es una forma de agradecimiento”, confiesa con humildad. Y agrega: “¿Sabés una cosa? Quiero triunfar en el fútbol para devolverle a mi familia todo lo que hizo por mí”, cuenta poniéndose colorado, mientras un grupo de fanáticos se le acerca para pedirle un autógrafo, y algunas chicas preguntan pícaras de qué famoso se trata. “¿Si tengo novia? No, la verdad que no”, responde sin vueltas mientras se deleita con un espumoso café con leche en Innsbruck, junto a su representante, Gonzalo Rebasa. “Además, tengo claro que necesito cuidarme para que me vaya bien en mi carrera –comenta–. Muchos me dicen que por mi origen y mi fútbol me parezco a Diego Maradona. Ojalá pudiera lograr la mitad de lo que hizo él con la pelota. Y también ser campeón del mundo con la Selección argentina, como él. Ese es mi gran sueño”.

 Sergio y su gran amiga, la pelota, haciendo malabares en las playas del parador Nextel, en Pinamar. El Kun se alojó junto a su familia en el hotel Terrazas al Mar y disfrutó de unas merecidas vacaciones.

Sergio y su gran amiga, la pelota, haciendo malabares en las playas del parador Nextel, en Pinamar. El Kun se alojó junto a su familia en el hotel Terrazas al Mar y disfrutó de unas merecidas vacaciones.

 Sergio se divierte frente al mar junto a sus amigos: Lucas Fernández (18) –juega en la Cuarta División de Chacarita–, Miguel Padín (19)  y Diego Campo (17), de las inferiores de Independiente.

Sergio se divierte frente al mar junto a sus amigos: Lucas Fernández (18) –juega en la Cuarta División de Chacarita–, Miguel Padín (19) y Diego Campo (17), de las inferiores de Independiente.

 “<i>Cuando se habla de mi posible pase a Europa me da un poquito de vergüenza… Se tiran cifras millonarias que ni siquiera puedo imaginar”</i>.

Cuando se habla de mi posible pase a Europa me da un poquito de vergüenza… Se tiran cifras millonarias que ni siquiera puedo imaginar”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig