«Quiero que mi provincia sea el motor de la Argentina» – GENTE Online
 

"Quiero que mi provincia sea el motor de la Argentina"

Actualidad
Actualidad

"Quiero dejar de ser el bombero que apagó el incendio en la provincia. Ahora
que me respaldan los votos, voy a ponerme el overol de laburante. Generar
trabajo, crecimiento y mejorar la calidad de la educación y de la seguridad son
mis prioridades
".

Efusivo, pero medido a la vez, Felipe Solá explicaba con firmeza sus futuros
primeros pasos de gobierno desde la gobernación de La Plata apenas se conocieron
los cómputos extraoficiales. Flanqueado por una sonriente Hilda Chiche Duhalde
-primera candidata a diputada por el PJ- y por su flamante vicegobernadora,
Graciela Giannetassio, el gobernador reelecto no ahorraba palabras para explicar
el triunfo: "Estoy muy emocionado. Esto me obliga a trabajar duro junto al
Presidente. Miren, si de algo estoy seguro es de que vamos a sacar el país
adelante. Kirchner nos devolvió la esperanza a muchos argentinos. Y eso colaboró
también para que ganáramos. Tampoco me quiero olvidar del compañero Eduardo
Duhalde. A él también le debo gran parte de esta victoria. Estoy seguro de que
debe estar festejando"
. Después de un comienzo de discurso bien peronista, Solá
viajó presuroso rumbo a su búnker que funcionó en el hotel Libertador, de
Capital Federal. Allí fue recibido con un aplauso cerrado, y volvió a la carga
con los cumplidos: "Quiero agradecer a Chiche Duhalde, que será una gran
diputada; a todos los bonaerenses, que sufren pero igual mantuvieron la
esperanza; a todos los trabajadores públicos; a la militancia justicialista; a
los intendentes, porque ellos hicieron tracción para lograr los votos que
alcanzamos
". Felipe Solá sentía que ya podía dar rienda suelta a su alegría.

Sí,
cansado pero feliz.

Su domingo de elecciones había comenzado muy temprano en Las Artes, su chacra de
la ciudad de Mercedes, a 100 kilómetros de Buenos Aires. Se levantó temprano, a
eso de las siete y media, y desayunó con mate junto a Teresa, su mujer, y
Mercedes y Felipe, sus hijos. Luego recorrió el campo junto a Diógenes, su perro
fiel, y revisó uno por uno sus caballos. A las once en punto llegó al Colegio
Martín Fierro de la localidad de Altamira para votar. De impecable pantalón de
corderoy, zapatos de gamuza, camisa blanca y pulóver de lana, saludó uno a uno a
todos los que lo esperaban para desearle suerte. Luego acompañó a su mujer, que
votó en la Escuela Nº 24 de Mercedes. Al mediodía almorzó junto a amigos,
familiares y periodistas en la parrilla Lo de Jofré. "La galleta de este lugar
es maravillosa"
, decía la Colo cuando acercaban las bandejas. "Y el salamín es
el mejor de la provincia
", insistía el gobernador. Entre chorizos, tiras de
asado y porciones de lechón exquisitas, Solá se las rebuscó para dialogar con la
prensa y explicar su plan de trabajo.

Luego regresó a casa para tomar el té. Pero antes recorrió la chacra junto a
GENTE. "Esto se lo compré a la familia Ca en 1993. Ojo, no K de Kirchner. Es una
casa de 1878 y pertenecía a una mujer que era una especie de mecenas de artistas
locales. Por eso la llamó Las Artes".
Solá, que nació en Capital, pero es un
fanático del campo, se apasionaba: "¿Ven? Esta es una montura mejicana, este un
estribo para jinetear, y este otro, de desfile. Cuidado que yo me las rebusco
muy bien con los caballos. Soy muy buen jinete y fui un exitoso corredor de
cuadreras".
Cuando ingresó al monturero, su lugar preferido, el gobernador
pareció olvidarse de la política: "Acá soy el tipo más feliz del mundo. Este
lugar tiene algo especial… Mirá, mirá lo que es este galpón. Te apuesto a que no
encontrás ninguna chacra que tenga un sitio como éste".

Luego mostró un corral llamado de palo a pique, y hasta un busto de don José
Solá y Vidal, su bisabuelo, un médico barcelonés que fue presidente del Club
Español. Y de inmediato pidió discreción: "Pero no lo fotografíes porque está
sucio, tengo que limpiarl
o". Enseguida silbó, y se acercó su overo. "El otro día
galopamos fuerte un rato largo, y logré descolgarme por el anca. Ojo, no te rías
que no cualquiera lo hace"
, comentó orgulloso de sus condiciones de jinete.
Cuando saludó a su mamá, Begonia -así le gusta que la llamen, aunque su nombre
es Aída-, se le encendieron los ojos. Luego la abrazó fuerte y se despidió: "De
política hablamos a la tarde, después de los resultados".

Ya instalado en su cuartel de Capital, y conocedor de que los votos lo
proclamaban ganador indiscutido, retomó el diálogo:

-¿Cómo va a hacer para gobernar en una provincia con tan alto porcentaje de
gente con necesidades básicas insatisfechas?
-Es cierto que tenemos un nivel de empobrecimiento importante, pero la ayuda
social que prestamos no es menos importante. Yo dupliqué esos valores durante el
2002, aun con un presupuesto menor, para atenuar los problemas de la gente. En
la cuestión social y laboral trabajamos codo a codo con el Gobierno nacional.

-¿Y con la inseguridad, que tiene en jaque a la provincia?
-Las medidas de seguridad se van a ir incrementando cada vez más. Como dije en
GENTE antes de las elecciones, vamos a ir a buscar a los delincuentes a sus
cuevas. Pero para lograrlo necesitamos más presencia de las fuerzas de seguridad
en las calles. Por eso debemos bajar la cantidad de presos que tenemos en
comisarías. Estamos construyendo más cárceles para cumplir con ese objetivo.

-¿Cómo ve el futuro de su provincia?
-Va a ser duro. Pero pienso apostar al crecimiento sostenido durante los
próximos cuatro años. No vamos a ser espectadores de la posibilidad de crecer
económicamente y generar puestos de trabajo. Debemos tirar del carro en el mismo
sentido del Gobierno nacional. Sé que el presupuesto que tiene la provincia es
muy bajo. Por eso vamos a ser ingeniosos para generar soluciones.

-¿Podrá marcar diferencias en su tarea ahora que gobernará con el respaldo de
los votos?
-Cuidado. Porque uno puede perder el respaldo que le dan los votos si se
equivoca. Ahora podré ir más a fondo en algunas cuestiones básicas, como la
injusticia y la impunidad que existe en la vida cotidiana. Debemos recuperar la
seguridad en la calle para el hombre común. Esto tiene mucho que ver con el
crecimiento económico. Estamos obligados a dar ayuda a los padres para contener
a los adolescentes, porque la cultura de la calle le está ganando a la de los
hogares.

-¿Y cuáles son las claves para lograr mayor desarrollo?
-Necesitamos una provincia con el Estado mucho más ordenado, prácticamente sin
déficit, y que cobre sus impuestos en serio. No puede ser que pagar o no pagar
dé lo mismo. Soy consciente de que tenemos una deuda con trabajadores del
Estado: docentes, enfermeras, médicos, policías, administrativos, personal de la
justicia y del servicio penitenciario.

-Durante la campaña también habló de un déficit en materia educacional…
-Voy a dar una lucha muy fuerte para cambiar la calidad educativa. Porque si no
lo logramos, no cumplimos con los chicos. Yo quiero que terminen la escuela
secundaria sintiéndose más seguros para resolver sus crisis de adolescencia, y
sabiendo más matemática, más ciencia, más en qué mundo están parados. Si no
somos capaces de darles eso, estarán desvalidos. Yo quiero decirles a los
gremios docentes con los que tuve problemas, que sentimos las necesidades que
tienen con la mayor sensibilidad. Y que nos vamos a ocupar de ellos en forma
prioritaria.

-¿Su proyecto político es viable en una Argentina en crisis?
-Mi proyecto político es hacer una buena gobernación y transformar a la
provincia en una locomotora del crecimiento. Quiero que Buenos Aires sea el
motor de la Argentina.

-¿Cómo analiza el triunfo de Aníbal Ibarra sobre Mauricio Macri?
-A mí el tema de la elección en la ciudad de Buenos Aires me preocupaba porque
apoyo la idea de un gobierno exitoso de Kirchner. Mantuve una actitud neutral,
pero lo felicito a Ibarra porque peleó como un león. Espero que seamos capaces
de generar un trabajo en común.

-Solá, ¿esta, su victoria, lo potencia como un presidenciable para el 2007?
-Esta elección no es un trampolín para el futuro. Si pensara en el 2007, estaría
trampeando a los bonaerenses. Y no soy ningún tramposo.

De recorrida por su chacra, Las Artes, en Mercedes, Solá bromeó: Quiero agradecerle este triunfo también a mi mujer, Teresa; si no, esta noche duermo en el establo…".">

De recorrida por su chacra, Las Artes, en Mercedes, Solá bromeó: "Quiero agradecerle este triunfo también a mi mujer, Teresa; si no, esta noche duermo en el establo…".

Solá nació en la ciudad de Buenos Aires,  pero se crió en el campo. En 1993 compró la chacra Las Artes, que está en las afueras de Mercedes, a 100 kilómetros de la Capital Federal. Su pasión son los caballos. Ojo, que soy muy buen jinete", le aclaró a GENTE.">

Solá nació en la ciudad de Buenos Aires, pero se crió en el campo. En 1993 compró la chacra Las Artes, que está en las afueras de Mercedes, a 100 kilómetros de la Capital Federal. Su pasión son los caballos. "Ojo, que soy muy buen jinete", le aclaró a GENTE.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig