" /> " /> "> «Quiero que me recuerden para que me den trabajo» – GENTE Online
 

"Quiero que me recuerden para que me den trabajo"

Actualidad
Actualidad

Cumplió 52 el pasado 3 de mayo. Que están, levemente, en las canas, pero no en el modo de cabalgar por Mendoza en su
Honda VT 250 que lo lleva y lo trae cada día desde el polideportivo SUPE (Guaymallén) y desde el club
Banco Nación (Villanueva). Dos puntos en los que enseña lo que más sabe: fútbol. Por pasión, claro, pero también por necesidad. Porque Leopoldo Jacinto Luque, añejo pero inolvidable héroe del Mundial 78, fue estrella en los tiempos de oro…
en que el oro no llovía. En los tiempos en que pases de 20 (o 30, o 40 millones) y sueldos de 200 mil dólares cada treinta días no eran siquiera un sueño. Y héroe doble, porque en plena competencia se quebró un brazo, se le murió un hermano, y el brasileño Oscar le cerró el ojo derecho de un codazo. Sin embargo, apretó los dientes y estuvo en la madre de todas las batallas: la final Argentina-Holanda. Porque nada arredraba al
Pulpo (como lo llamaban por cómo impedía, con sus brazos, que le robaran la pelota). Nada. Por eso fue
cinco veces campeón con River, y por eso tiene su nombre tallado en piedra.

Luque hoy, ahora. Una sencilla casa en Avellaneda y Roca, Guaymallén, a un rato del Cerro de la Gloria. En las paredes, ningún recuerdo de los grandes días. Ni fotos ni recortes ni pósters.

-¿Te gusta enseñarles fútbol a los chicos?
-Al principio, hace seis años, no mucho. Pero ahora sí. 

-¿Por qué empezaste?
-Porque el Rolo Gabrielli, que entonces era gobernador de Mendoza, me ofreció un buen sueldo: 2.300 pesos. Gabrielli era muy futbolero y muy de River. Fijate que salíamos de gira con
El equipo de las estrellas, y la delantera formaba con… ¡Gabrielli, Kempes y yo!

-Dicen que también te dieron una casa…
-No. Falso. Desde que salí de Santa Fe, donde nací, y me mudé a Mendoza, alquilé. Siempre. Nunca pedí nada. Quiero laburo, no regalos…

-¿Ni siquiera un reconocimiento porque fuiste campeón del mundo?
-No. Jamás quise ser un ñoqui. Siempre critiqué ese tipo de prebendas. Fui profesional, gané plata, y nadie está obligado a hacer beneficencia conmigo. Quiero que me recuerden para darme trabajo. Que no me den pescado, sino la caña para pescarlo…

-¿Vivís bien con los 2.300 pesos?
-No, porque ya no los gano. Desde que se fue Gabrielli me bajaron cuatro veces el sueldo. Ahora estoy en 1.200. Pero sumando los 600 que saco en la escuela de
Banco Nación, zafo bastante bien.

-¿Cuánto pagás de alquiler?
-Trescientos pesos. Y aunque no lo creas, ahorro. Siempre compro dólares. Eso me lo enseñó Osvaldo Ardiles cuando éramos compañeros en la Selección.

-¿Les pasás plata a tu ex mujer y a tus tres hijos? (Nota: los cuatro viven en Santa Fe).
-No, nada. Tengo compromisos sólo conmigo.

-¿Los abandonaste?
-No, nada que ver. Al contrario. Cuando me separé, a mi esposa le di todo lo que tenía: cuatro propiedades en Buenos Aires y una en Santa Fe. La de Santa Fe la pagué 60.000 dólares, y hoy debe valer unos 350.000…

-Pero algo te habrá quedado: un campeonato del mundo y cinco vueltas olímpicas con River tienen que haber hecho diferencia.
-No. Eran otras épocas. Se ganaba mucho menos que ahora. Te digo más: después de dejar el fútbol estuve ocho meses buscando trabajo…

-Vivís solo, sin más compañía que la de un perro. ¿No te pesa?
-Tengo amigos. Eso me basta. 

-También fuiste observador de River en Cuyo, y te pagaban un sueldo…
-Sí. Pero se acabó. Los famosos recortes, ¿sabés? 

-¿Qué sabés de tus hijos?
-Todo bien. Siempre fueron a colegios privados. Los varones ya tienen 19 y 23 años, y la mujer, 16. Y están de diez… ¿Qué más puedo pedir?

-¿Tenés pareja?
-Sí. Una señora mendocina, también separada, y madre de dos hijos. 

-¿Por qué no viven juntos?
-Porque uno ya está grande y quiere tranquilidad. Además, si vivo lejos de mis propios hijos, no quiero vivir con chicos que no son míos. No me parece lógico. 

-Insisto, Pulpo: ¿qué hiciste con la fortuna que ganaste?
-¿¿¿Fortuna??? Fortunas ganan ahora. Yo, por salir campeón del mundo, cobré 25.000 dólares. Con eso le compré un Peugeot 504 a mi señora, y nada más. 

-Pero en River ganaste muy bien…
-No es cierto. Mi mejor prima anual la arreglé en el 79: 60.000 dólares. Además, en River no tuve una carrera larga. Apenas cinco años. No te olvides que a los 25 todavía jugaba en Unión, que estaba en la B… Era muy poca chapa. 

-¿Cuánto cobraste por la publicidad de Telecom?
-Cuatro mil dólares. Pero que me eligieran me alegró mucho. Señal de que todavía me recuerdan… 

-¿Tenés miedo de la vejez y del olvido?
-No me calientan. A veces pienso en eso, pero no me quita el sueño. Me adapto a cualquier circunstancia. 

-¿No extrañás la aparición en los medios? Hasta se dijo, a fines de los 70, que tenías un romance con Graciela Borges…
-¡No, por favor! La conocía y nada más. No extraño, porque siempre me gustó el perfil bajo. Una vez me ofrecieron simular un romance con una modelo desconocida (y después muy famosa), porque ella necesitaba promoción, y no agarré viaje. 

Luque hoy. Campeón sin nostalgia. Héroe sin reclamos ni pase de facturas. Hombre sin
rencores
. Como tantos deportistas históricos, fue grande en la prehistoria de la televisión multimillonaria y global, de los
sponsors todopoderosos, de los contratos alucinantes. Y lo sabe, y no le duele. Y si le duele, lo calla con dignidad. Entiende, aun con el bolsillo magro, que nadie tiene la culpa. Que le tocó hacer su magia en otro tiempo, y que eso es una cuestión del destino. Pura y simplemente del destino. Ya lo dice el tango:
"Contra el destino/ nadie la talla". Y ahora monta en su moto, saluda con la mano en alto, y (qué paradoja) pone proa rumbo al club donde unos chicos lo esperan para que les explique qué hay que hacer con ese globo de cuero. Con esa esfera milagrosa que reparte millones.Con la camiseta  argentina. Sus goles ayudaron a la conquista de la Copa del Mundo.<br />
Y rodeado de chicos en la escuela donde enseña fútbol en Guaymallén. <i>
">

Con la camiseta argentina. Sus goles ayudaron a la conquista de la Copa del Mundo.
Y rodeado de chicos en la escuela donde enseña fútbol en Guaymallén. "Al principio mi sueldo era de 2.300 pesos. Pero después de cuatro ajustes quedó en 1.200".

En el partido contra Francia en el Mundial 78, Luque sufrió una seria lesión en el codo derecho. Pero siguió jugando y con un golazo inolvidable marcó el 2-1 definitivo.

En el partido contra Francia en el Mundial 78, Luque sufrió una seria lesión en el codo derecho. Pero siguió jugando y con un golazo inolvidable marcó el 2-1 definitivo.

Luque en la vetusta <i>Honda VT 250</i> con la que transita Mendoza. River le pagaba un sueldo por observar jugadores en la provincia. <i> . ">

Luque en la vetusta Honda VT 250 con la que transita Mendoza. River le pagaba un sueldo por observar jugadores en la provincia. "Pero vino el recorte y me quedé sin nada" .

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig