«Quiero llegar a Atenas en mi mejor estado físico» – GENTE Online
 

"Quiero llegar a Atenas en mi mejor estado físico"

Actualidad
Actualidad

Parece que Magui sólo se pone seria cuando empuña un palo de hockey y
enfrenta a su contrincante. Fuera de la cancha es cero feroz. La sonrisa la
tiene dibujada en el rostro, como una marca personal. Magdalena Aicega (30)
interrumpe un largo descanso que arrancó el 27 de diciembre para recibir a GENTE
en la casa de su familia en Solanas, el lugar donde veranea desde los 5 años.
Interrumpe, decíamos, el día de sol y playa junto a su novio Mariano Lorenzetti
(rugbier del club Hindú, viven juntos desde hace un año), pero no así su
entrenamiento. "¿Terminamos las fotos antes de las siete y media? Tengo que
entrenar sí o sí, éste es un año olímpico y quiero llegar en mi mejor estado"
,
explica. Se refiere nada menos que a los Juegos Olímpicos de Atenas, adonde Las
Leonas se jugarán todo para conseguir la medalla dorada que acariciaron en
Sydney 2000. En esa ocasión volvieron orgullosas con la de plata, y se ganaron
el afecto de todos los argentinos. Se despide de su perra Nana, una labradora
negra, y parte para hacer la producción de fotos junto al mar. "Miren que no soy
una modelo
", aclara muerta de risa.

-Magui, ¿cargando pilas para el año que empieza?
-Sí. La verdad es que este verano tuve que parar sí o sí. El 2003 fue muy
intenso. Además de jugar en el seleccionado y en Belgrano Athletic, me largué a
trabajar como nutricionista en mi propio consultorio, hice televisión en América
TV con Alejandro Fantino, me fui a vivir con mi novio a una casa en Don
Torcuato… ¡ todo junto! El descanso es fundamental, pero te confieso que no veo
la hora de ponerme de vuelta la camiseta y salir a la cancha.

-¿Cuáles son tus expectativas en Atenas?
-Mi mayor sueño es ganar el oro. Y sé que tenemos muchas posibilidades. El
equipo alcanzó una gran madurez en los últimos años. Personalmente, es la
tercera vez que participo de los juegos y seguramente será la última. Por eso
quiero llegar en mi mejor estado físico.

-¿Cómo es tu entrenamiento durante las vacaciones?
-No es tan intenso como durante el año, pero todos los días le dedico una hora.
Salgo a correr y trato de variar el trabajo todos los días. El 2 de febrero
empezamos de vuelta a entrenar todas juntas, en equipo. Y el 7 jugaremos un
torneo en Córdoba. Si no estuviera en buen estado, el entrenador me dejaría
afuera de esos partidos.

-Decías que no sos una modelo, pero a los 30 tenés un físico envidiable, ¿cuál
es el secreto?
-Ante todo, soy deportista. No me puedo dar el lujo de estar mal físicamente.
Además, como nutricionista aprendí a alimentarme bien, a tener una dieta
balanceada. Como de todo, y rico. Pero tengo claro lo que tengo que comer de
acuerdo a la actividad física que practico.

-¿Cómo son estas vacaciones?
-Muy tranquilas. Estoy instalada con el Gallego (su novio, Mariano Lorenzetti),
mi mamá y dos amigas. Durante el día me la paso tomando sol y nadando un poco en
el mar. Todas las tardes entreno un rato, y a la noche hacemos asados o mamá
cocina algo para todos. Casi ni salgo. El otro día fui con dos amigas a La
Barra, pero la verdad, prefiero no ir adonde va todo el mundo.

-¿Porqué confías en este equipo para conseguir la medalla dorada?
-Las Leonas son el reflejo de un trabajo de años de mucha responsabilidad y
seriedad. Empezó con Chiche Mendoza y Sergio Vigil -el actual director técnico-
continuó en la misma línea. Crecimos mucho y nos conocemos todas muy bien. El
equipo está formado por un grupo de jugadoras más maduras, las que tenemos más
experiencia en la cancha, y chicas llenas de ganas de aprender. Es una buena
combinación.

-Decías que estos serán tus últimos Juegos Olímpicos, ¿ya imaginás tu retiro?
-No sé cuándo me voy a retirar. Me cuesta mucho pensar en el retiro porque cada
día disfruto más de jugar al hockey. Pero sé que todo termina y que el día que
quiera formar una familia voy a tener que dejar Las Leonas. Es algo que tendré
que decidir y reflexionar este año. Mientras tanto, en noviembre pienso estar en
el Champions Trophy, jugaremos de locales en Rosario y después se verá. No hay
una edad fija para dejar el hockey. El mejor momento de una jugadora es entre
los 28 y los 32 años, pero hay mujeres de 40 que siguen formando parte de los
mejores equipos del mundo.

-Y cuando llegue ese momento y hagas un balance, ¿qué va a ser lo mejor que te
dio el hockey?
-Amigos, espíritu de competencia, buenos momentos. Empecé a jugar a los siete
años y no imagino mi vida sin el deporte. Sé que cuando me retire del
seleccionado voy a seguir jugando en mi club. Y cuando eso ya no sea posible,
iré igual todos los fines de semana a ver jugar a mis hijas.

A los 30 años, Magui exhibe una figura perfecta. El mejor momento de una jugadora es entre los 28 y los 32, pero hay mujeres de 40 que siguen formando parte de los mejores equipos del mundo".">

A los 30 años, Magui exhibe una figura perfecta. "El mejor momento de una jugadora es entre los 28 y los 32, pero hay mujeres de 40 que siguen formando parte de los mejores equipos del mundo".

Sé que todo termina y que el día que quiera formar una familia, voy a tener que dejar Las Leonas. Es algo que reflexionare y decidiré este año"">

"Sé que todo termina y que el día que quiera formar una familia, voy a tener que dejar Las Leonas. Es algo que reflexionare y decidiré este año"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig