«Quiero convertirme en la Xuxa argentina» – GENTE Online
 

"Quiero convertirme en la Xuxa argentina"

Actualidad
Actualidad

Un segundo antes de cada foto, Julieta Prandi resplandece. A los 20 años, con la vida convertida en un ventarrón de fama y belleza, despliega una serenidad imperturbable. Un cambio de ropa. Otro cambio más. Entonces, la Nena posa. El lente captura sus curvas peligrosas que giran y se modifican con cada nueva posición. Después, la charla. Prandi, relajada, se atreve con la actualidad más caliente. Y es ella quien larga la primera frase:

¿Cómo está todo, no?! -dice, y sorprende.
-¿A qué se refiere?
-Al país, a la situación de la gente, a todo en general y en particular.

-¿Qué le anda pasando? ¿Tiene dinero en el corralito, no consigue trabajo…?
-No. Yo tengo contrato con Telefé para todo el 2002, debería estar tranquila respecto de eso. Pero igual estoy viendo qué va a pasar en este país… A mí me afecta como a todos, ni más ni menos. En Buenos Aires estamos todas las modelos esperando a que salga algo. Cada vez que hay un casting, te juro que no falta ninguna. El año pasado no iba nadie a los castings, a no ser que se tratara de Versace en la Argentina. Ahora, en cambio, por lo más mínimo que aparezca, ahí estamos todas.

-Mucha competencia, ¿no?
-Pero no es ese el problema. El gran drama es que ya no podés soñar con armar una carrera acá. Tengo muchas compañeras de trabajo que se están yendo al exterior. Y la verdad, es como que me tienta un poco la idea. Miro lo que pasa y me digo: "Tal vez sería bueno probar". Terminás pensando que la solución está afuera, y lo peor es que no hay nadie que te haga creer en lo contrario.

-¿Prandi, la gran revelación de la tevé 2001, no tiene proyectos para este año?
-Sí, será algo en la tevé. Lo único que sé es que no voy a trabajar con Francella. Pero algo va a haber, tal vez una novela, conducción, una tira… todavía no lo sé. A mí lo de la actuación me gustó mucho, pero si me das a elegir, quisiera probar el desafío de la conducción. También es cierto que, entre la gente que me para por la calle o me dice cosas, muchos son chicos, nenes. Tengo un feeling especial con el público infantil y tengo muchísimas ganas de hacer un programa para chicos.

-Como una nueva Xuxa… Podría andar.
-También estuvieron Flavia, Caramelito, pero hoy no hay una diva de los chicos. Creo que ahora le falta eso a la tele y me encantaría ocupar ese espacio. Sí, quiero convertirme en la Xuxa argentina, ¿por qué no? Claro que para eso tengo que recibir la propuesta.

-Con la fama que supo conseguir, supongo que no le resultará tan difícil…
-No te creas. Hoy me siento mucho más segura y aprendí a aceptarme como soy. Cuando uno entra en este trabajo y la fama llega de un día para el otro, te podés marear, no sabés qué decir, qué callarte. Cuando empezó todo, me daba vergüenza contar que escribo poemas, me daba timidez salir de noche… Ya está. Soy así y al que no le gusta, mala suerte.

-¿Y cómo anda su producción literaria?
-Estoy puliendo viejos poemas y quiero hacer un taller de escritura. Mi mamá me está averiguando. Ya tengo material seleccionado para mi libro.

Prandi sonríe. Y, al hacerlo, se le nota un defecto. Sí, de-fec-to, porque lo tiene, aunque cueste imaginarlo. Se trata de un diente, incisivo superior, levemente partido. Ella enseguida nota la mirada crítica sobre su boca y aclara: "Al principio fue un problema. Recuerdo que me traumaba hacer una foto, me preocupaba porque no se me viera.. Ahora me divierto, lo mando al frente y punto. Es mi sello personal".

-¿Qué otro sello tiene Julieta Prandi?
-Creo que la ingenuidad, la timidez, esas fueron -siempre lo digo- mis armas de seducción. Además, ¿sabés algo? No hay hombre que se resista a una chica ingenua.

-Hablando de seducir, ¿sigue enamorada?
-Sigo, y del mismo caballero. Ya van casi diez meses y la verdad es que siento que es el hombre de mi vida. El es mi refugio y es mágico, sólo con escucharle la voz me cambia el ánimo.

-O sea que su corazón está bien…
-Sí, a pesar de que hayan dicho que tenía problemas cardíacos. Una estupidez. Yo tengo un prolapso en la válvula mitral, que es como un soplo. Lo podés tener toda la vida y tal vez ni te enterás. Lo supe por un estudio, pero no es nada grave. Creo que a veces abro demasiado la boca. No sé para qué lo conté. Pero mi corazón está mejor que nunca.

-¿Con ganas de casarse?
-Me encantaría, por supuesto.

-Esta nota la va a leer su novio. Le está metiendo presión…
-(Risas). Bueno, entonces no digo nada, porque lo último que quiero es meterle presión a él. Cuando llegue, llegará.

-Hoy se casaría, se le ve en los ojos…
-…

-Vamos…
-…Lo que me pasó con él no me pasó con nadie. No fue su cuerpo lo que más me atrajo, sino ese "no sé qué" que sólo tiene alguien muy especial. Alguien a quien me encanta sorprender a cada rato.

-¿De qué manera?
-De varias. Le escribo. También le cocino. Estoy aprendiendo algunas recetas. Mi mamá no lo puede creer. He tirado varias cosas. He quemado otras. Pero las cosas que me salieron resultaron riquísimas. Tortas, tartas de verdura para comer sano, pastas con salsas.

-¿Cómo se lleva usted con las dietas? ¿Está al tanto de los problemas que muchas modelos y conductoras están teniendo con la anorexia?

-Sí, sí. Y es una lástima que lleguen a eso. Yo, por suerte, no me cuido. Me gustan los dulces a full. Soy una gorda de alma. Igual, si comés sano y cada tanto te das tus gustos, la llevás. Es inevitable, a veces el cuerpo te pide chatarra, pero si un día comés porquerías, al día siguiente podés comer sano. Es un equilibrio.

-¿Cómo ve el regreso de las curvas después de la hegemonía de la hiperdelgadez?
-Me parece que la onda muy alta y muy flaca ya no está tan fuerte. Yo mido 1,73 y hay chicas más bajas que yo que están trabajando mucho. Se está valorando más la actitud de la modelo, su carisma con la gente, antes que si es alta y delgada. Hoy, el público prefiere algo más real, personas que den una sensación de cercanía.

-Es la clave…
-Totalmente. A la larga, el éxito está en el contacto con la gente.

por Alejandro Seselovsky
fotos: Jorge Luengo
asistente: Diego Soldini
producción: Gabriela Díaz
peínó: Cynthia Pistarini para S. C. Management con productos Sebastián
agradecimientos: Class Life, Ricky Sarkany, Kosiuko y Jazmín Chebar

Prandi despliega todo el arsenal de su belleza no apta para cardíacos. Dice que le gustaría hacer un programa infantil porque tiene mucho feeling con los chicos. A la vez, no descarta la idea de probar suerte en otro país.

Prandi despliega todo el arsenal de su belleza no apta para cardíacos. Dice que le gustaría hacer un programa infantil porque tiene mucho feeling con los chicos. A la vez, no descarta la idea de probar suerte en otro país.

Tengo muchas compañeras de trabajo que se estan yendo al exterior. Y la verdad, es como que me tienta un poco la idea. Miro lo que pasa y me digo: 'Tal vez sería bueno probar'."">

"Tengo muchas compañeras de trabajo que se estan yendo al exterior. Y la verdad, es como que me tienta un poco la idea. Miro lo que pasa y me digo: 'Tal vez sería bueno probar'."

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig