«¿Quién no fantasea con encontrar alguien que le resuelva la vida?» – GENTE Online
 

"¿Quién no fantasea con encontrar alguien que le resuelva la vida?"

Actualidad
Actualidad

Martín Seefeld: -¿Definir nuestros roles fuera de cámaras? Arrancá vos, Fiore.
Alejandro Fiore: -Fuera de cámaras, Martín es el motor del equipo, Federico el
freno, Diego es todo humor, y yo… Yo, el más soñador.
Federico D'Elía: -Yo más que freno pongo realismo.
Diego Peretti: -¿Y eso cómo se llama?

(Risas…)

Cuando las luces de la ciudad se encienden, todos los lunes a las diez de la
noche, ellos se convierten en Los Simuladores. Un grupo comando especializado en
buscar la solución a cualquier problema. Entonces, sucede esto (y nadie se
contradice):

Federico D'Elía (36) se transforma en Mario Santos: el cerebro.
Martín Seefeld (42) es Gabriel Medina: el corazón.
Alejandro Fiore (33) se convierte en Pablo Lamponne: el cuerpo.
Y Diego Peretti (41) en Emilio Ravenna: el espíritu.

En ese preciso momento, ellos cuatro -socios para la ficción, también en la
vida- aparecen por la pantalla de Telefé con un único objetivo: repetir el éxito
del año pasado. El programa que nació de una charla informal entre amigos en un
bar de Palermo y en 2002 atrajo a la audiencia por su originalidad (picó con 17
puntos de rating y cerró el ciclo con 23), no sólo fue premiado con la mayor
distinción de la prensa argentina (con un total de ocho nominaciones para los
Martín Fierro) sino también por los televidentes (en esta segunda vuelta
explotaron: hicieron 30,7 puntos de rating con picos de 33 y un share de 61,7 en
su primer programa).

Hoy, noche de viernes, los cuatro se presentan de negro (zapatos, pantalón,
remera, chaqueta de cuero y lentes) para cumplir con una nueva misión: explicar
cómo aquella idea loca pudo concretarse y convertirse en fenómeno por segundo
año consecutivo.

-Digan la verdad: esto lo tenían fríamente calculado…
D'Elía:
-Me encantaría decirte que sí, pero no. En realidad nos juntamos para
hacer un programa de cable, y entre charlas y charlas aparecieron Los
Simuladores.
Seefeld: -El día cero fue en la casa de Fiore. Me invitó a cenar y ahí me
propuso hacer un programa de ficción para cable, algo chico. Después se sumaron
Federico y Diego, y entre los cuatro decidimos llamar a Damián (Szifrón, ver
recuadro), con quien Alejandro había hecho varios cortos.
Fiore: -Y ahí, encajonado en el escritorio de Damián, apareció el guión de Los
Simuladores.
Peretti: -¿Te acordás que no lo quería largar? Para cine o canal de aire, decía…
Fiore: -Te la hago corta: largó la idea, escribió el primer guión que llegó a
las manos de Villarruel y pasamos directo a Telefé.

-Ninguno tenía fama de galán, no había una gran superproducción detrás e
hicieron un exitazo igual. ¿Cómo lo explican?
Seefeld:
-¿Cómo que no teníamos fama de galán? ¿Y Peretti?
Fiore: -¿Y yo? (risas)… Ahora, hablando en serio: creo en el trabajo de grupo a
morir, creo que si te juntás con el mismo fin, todo se puede lograr.
Peretti: -Además, la idea de Damián es superoriginal, eso pegó mucho también en
la gente.
D'Elía: -Yo aclaro que este año, a diferencia del año pasado, tendremos más
producción. Ya filmamos en las cataratas y Bariloche.
Seefeld: -Muchas cosas cambiamos. Ahora contamos con un centro de operaciones
con lo último en tecnología y sumamos un equipo entrenado para los casos menos
complejos, integrado por Jorge D'Elía, Pasta Diogardi, Juan Carlos Ricci y
Fernando Sureda.
Fiore: -¿Nadie habla de Betún? Yo tendré una mascota, que es otro de los
agregados a esta segunda parte. Betún es un perro adiestrado que se convierte en
uno más del equipo.

-Son socios desde hace nueve años: juntos pusieron un bar, un restaurante, una
disco, se subieron a las gradas y ahora están en la tele… ¿Por cuántas crisis
pasaron ya?
Fiore:
-Somos todos muy distintos, como verás. Las discusiones siempre aparecen.
Seefeld: -Pero nunca nos peleamos del todo, se discute nada más. Nunca pasamos a
mayores.
Peretti: -La verdad es que últimamente venimos muy bien.
D'Elía: -Además, esta sociedad es medio extraña porque ante todo predomina la
amistad.

Y aquí, la respuesta a la pregunta que todos se hacen: ¿quiénes eran Los
Simuladores antes de hacer explotar la pantalla?
Martín Seefeld manejaba la parte comercial de cuatro marcas de jeans. A los 29
años, decidió dedicarse a su verdadera vocación: la actuación. "Un día me llamó Suar para hacer la temporada teatral de Poliladron en Mar del Plata. En tres
meses, iba a ganar lo que yo ganaba en uno, pero me tenía que decidir: era actor
o hacía plata. Y fui actor. Esa decisión me enseñó que si tenés una vocación no
importa cuándo la encuentres",
reflexiona hoy. Seefeld nació el 20 de noviembre
de 1960 en Capital Federal. Es hincha de River y juega al golf. "Gané varios
torneos, tengo 12 de handicap; juego desde los cuatro años, me encanta ese
deporte, aunque nunca tuve tiempo de hacerlo a nivel profesional
", asegura.
También le gusta leer guiones de películas, obras de teatro y filosofía. Está
desde hace trece años con la misma mujer: Valeria. Tiene una hija, Lola, de un
mes. Hoy, además de ser un simulador, trabaja en la tira Rebelde Way.

Diego Peretti era médico y psiquiatra. "Sí, soy médico especializado en
psiquiatría
-confirma-. Ejercí, ¿cómo no? Es más, cuando hice la residencia me
pasaba la semana en el hospital y era muy desgastante porque me tocaban tres
guardias semanales, y en las horas libres ensayaba obras under. Lo del teatro me
picó a los 24 o 25 años. Un día me di cuenta de que iba hasta tres veces por
semana al cine para ver la misma película. Me encantaba analizar a los
personajes, los gestos, los movimientos, y me puse a estudiar con Raúl Serrano.
¿Vocación? Siento a las dos las siento como mi vocación, lo de la medicina no lo
descarto, che. Quizá un día vuelva
". Peretti llegó a este mundo el 10 de febrero
de 1962 y en la Capital Federal. Es hincha de River, le gusta jugar al fútbol
con amigos y pasear a su perro Sánchez. "Le puse así porque tiene cara de hombre
común
-explica-. De Sánchez, digamos…". Está casado con Natalia desde el año
1997 y tiene una hija, Mora; de un año. Hoy, además de ser un simulador, está
por protagonizar Discepolín y yo, un musical que estrenará -junto a Claribel
Medina- en el teatro Alvear, el 17 de junio.

Alejandro Fiore estudiaba diseño gráfico. "Al mismo tiempo, como adoraba el
cine, empecé teatro con Lito Cruz. En una época hice mucho teatro under. Con
Peretti, por ejemplo, hicimos juntos La lección del orgasmo. Me gustan el cine,
la televisión, pero si me das a elegir, me quedo con las tablas toda la vida…"
,
concluye. Fiore nació el 5 de julio de 1969, en la Capital Federal. Es hincha de
Boca Juniors, y desde hace cuatro años practica boxeo dos veces por semana con
el ex boxeador Angel Gallardo. Dice que 2002 fue un año excelente para él:
conoció a Dolores (su novia desde hace ocho meses), y trabajó en Tumberos
(programa nominado para diez Martín Fierro). No tiene hijos, pero asegura: "Me
encantan los chicos, es más: te diría que veo la paternidad muy cerca"
. Hoy,
además de ser un simulador, ensaya para una obra que dirigirá Jorge D'Elía -el
padre de Federico-, que se llamará Soñar Despierto.

Federico D'Elía fue el único que de chico supo que sería actor. "Claro que lo
heredé de Jorge, mi viejo. Me divertía meterme en los camarines y jugar en los
decorados
-recuerda-. Cuando terminé el secundario, me puse a estudiar con Gandolfo. Y mi primer trabajo fue ahí, a los 18 años, para Yo fui testigo.
Fueron tiempos bravos, me acuerdo que viví dos meses en un hotelucho y después
pude alquilarme un departamento con seis pibes que casi no conocía… Uno de ellos
resultó chorro
". D'Elía nació el 4 de octubre de 1966 en La Plata. Es hincha de
Estudiantes y todos los martes y jueves juega al fútbol con un equipo de amigos.
Está casado con Deborah y tiene dos hijos: Teo (2 años y medio) y el pequeño
Juan ("un ochomesino divino que llegó en la madrugada del viernes 30 de mayo",
cuenta). Hoy, además de ser un simulador, tiene proyectos para hacer teatro y
cine "aunque nada en concreto aún", reconoce.

-¿En qué momento de sus vidas les hubiera venido bien utilizar el servicio de
Los Simuladores?
Seefeld:
-Muchos… Sobre todo en esos que sentís impotencia ante las injusticias.
Peretti: -¿A quién no le hubiera gustado que Los Simuladores hicieran algo con
el tema del corralito?
Fiore: -Uno siempre fantasea con la idea de encontrarse un superhéroe que te
resuelva la vida. Más de una vez los necesité para conquistar a una mujer…

(Más risas).

-Supongo que tendrán el operativo listo para llevarse algún Martín Fierro de
Oro.
Peretti:
-Ninguna estrategia. Para mí ya es una alegría que estemos nominados.
Fiore: -La mayor alegría es saber que a la gente le gusta lo que hacemos.
D'Elía: -Los premios son un mimo al ego. Si vienen, bien. Si no también. Además,
¿cuánto dura un premio? ¿Horas, días, meses? Eso pasa, lo que queda es tu laburo,
y eso no me lo quita nadie.
Seefeld: -Igual: Yo me siento feliz sólo con recordar que todo esto nació en una
mesa de café. Si ganamos algo, me iré más contento todavía. La verdad es que voy
con la intención de pasarla bien, nada más. ¿Sabés qué hay de comer?

por Mariana Montini
fotos: Christian Beliera
producción: Gabriela Díaz y Sergio Barbaro
maquilló: Cruz Ledesma
agradecemos a Ona Sáez, Sylo Bs. As. y anteojos Orbital

Ese es su lema en la ficción y en la vida. Diego Peretti, Alejandro Fiore, Federico D'Elía y Martín Seefeld son amigos desde hace nueve años. Hoy, son los hombres de negro que hacen explotar la pantalla.

Ese es su lema en la ficción y en la vida. Diego Peretti, Alejandro Fiore, Federico D'Elía y Martín Seefeld son amigos desde hace nueve años. Hoy, son los hombres de negro que hacen explotar la pantalla.

La idea, el guión y la dirección de Los Simuladores es

La idea, el guión y la dirección de Los Simuladores es "culpa" de Damián Szifrón (27 años, nominado a dos Martín Fierro; como mejor autor y mejor director).

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig