¿Quién es la más sexy? – GENTE Online
 

¿Quién es la más sexy?

Actualidad
Actualidad

Podría ser su vecina o la hermana de su mejor amigo. Fuerte por donde se la mire, simpática y tan alcanzable como correr hasta su casa y tocarle el timbre de la puerta. Esa es la mujer que más desean hoy por hoy los argentinos. Y esa mujer se llama Natalia Fava.

Es la nena sexy, la que de jumper escolar seduce desde la timidez y la inocencia, la de los deseos prohibidos. Los argentinos también se ratonean con ella. Y ella se llama Julieta Prandi.

Modelo top, bomba latina de curvas peligrosas y poses provocativas, la que enloquece desde las revistas. Esa chica también están dentro de los deseos nacionales. Y esta se llama Carolina Ardohain y la apodan Pampita.

Ellas son las más deseadas de la Argentina. Y semejante afirmación no se debe a un capricho editorial. El dato lo arrojó la última encuesta que GENTE realizó en su página de Internet, donde participaron 12.672 lectores. ¿El resultado? Sorprendente: Natalia Fava (ex Gran Hermano) ocupa el primer lugar con 2.473 votos. La sigue Julieta Prandi (modelo top, la nena de Poné a Francella) con 2.380. Y Carolina Pampita Ardohain (modelo top, con contratos en los Estados Unidos, conductora de El Rayo) se ganó el tercer puesto con 1.846 puntos.

Pero ¿qué prefieren en realidad los hombres argentinos? ¿La chica de acá a la vuelta, lindísima pero accesible, con buen cuerpo pero lejos del estilo top model como es Natalia Fava? ¿O acaso mueren por una nena ratonera, sexy e ingenua, con un físico de adolescente pero de medidas perfectas, como es Julieta Prandi? ¿O será la chica de curvas infartantes, de escote increíble y cola perfecta, como es Pampita Ardohain, la elegida como la más sexy?

GENTE
las juntó en una superproducción y se encontró con otra gran e inexplicable sorpresa: "Los hombres nos desean, pero ninguno nos encara", aseguraron las tres. ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué? Eso mismo quisimos saber. Pero antes le contamos cómo lo confesaron.

Mucho ruido y pocas nueces. Carolina Ardohain (20 años, pampeana) subía su metro sesenta y nueve a unos tacos altísimos y sus medidas (88-59-90) quedaron más imponentes aún, cuando se le ocurrió decir: "Mucho deseo, pero yo tenía más levante antes de conocer la fama".

Julieta Prandi (20 años, porteña) dejó de jugar con sus 90-58-90 centímetros de medidas frente a la cámara y le clavó sus ojos celestes desde su metro setenta y tres. "¡Qué bueno saber que no soy la única!", dijo.

Natalia Fava (27 años, marplatense) les sonrió con complicidad antes de doblar al medio su metro setenta y uno de altura para atarse una sandalia. Moviendo con gracia y seducción sus medidas (ella tiene 92-63-94) se paró para agregar: "Así son: Mucho ruido y pocas nueces".

Se desato la polemica. Entre confesiones, risas y más confesiones, estas mujeres, que llevan menos de un año conviviendo con la fama, llegaron a la misma conclusión: "Cuanto más popular sos, menos éxito tenés con los hombres".

-Perdón, pero ¿me van a decir que tienen menos levante ahora que antes?
Todas:
-Sííí.
Carolina Ardohain: -Yo tenía mucho más levante antes que ahora. Antes veían a la chica, y cualquiera te sacaba a bailar o te invitaba a tomar algo. Ahora, como ven a Pampita, te prejuzgan. Ni te encaran. Los hombres se imaginan que les vas a decir que no y se quedan en el molde, tienen miedo al rechazo. Te ven inaccesible. Y me da lástima porque así me pierdo de conocer mucha gente.
Natalia Fava: -Me pasa lo mismo. Antes te veían, y si les gustabas, se acercaban a hablar por lo menos. Ahora no. Te miran y ahí se quedan.

-Pido explicaciones: ¿Cómo es eso de que los hombres no las encaran? ¿Se volvieron locos, les tienen miedo, qué les pasa?

Julieta Prandi: -Te ven y te descartan al instante porque creen que les vas a decir que no. Eso pasa. Y si te encaran, te encaran mal.

-Escucho anécdotas.
Julieta:
-Me pasó con el laburo. Tipos que te dicen o te dan a entender que si no te los transás no laburás en tal o cual cosa. Te corren con eso, te apuran mal. Más de una vez tuve que decirles: "Yo no voy a tener una historia con vos. Si me querés para laburar, bien, si no buscate a otra, yo en eso no transo".
Carolina: -Eso del poder es terrible. Una vez, en un boliche, me mandaron de otra mesa una botella de champagne y una servilleta de papel escrita a mano que decía: Fulanito de Tal, gerente de tal empresa. Pobre, lo peor que pudo hacer fue eso, chapear, querer demostrarme que era importante. Llamé a la moza y le mandé todo de vuelta.
Natalia: -Son situaciones incómodas. Lo peor que me pasó fue entrar por equivocación a un boliche donde había levante y encontrarme con que me cabeceaban de todas las mesas. Me paré lo más rápido que pude y me fui. Una cosa es el encare y otra muy distinta el desubique.

-Momento, vamos por parte: los hombres dicen que son las mujeres más deseadas de la Argentina, ¿por qué creen que las eligieron entonces?

Carolina: -Y… les podés gustar, pero de ahí a que se animen… En mi caso, creo que me eligieron por mis curvas, soy la latina sexy, la que baila, la divertida. A la vez, sigo siendo la chica que le podés presentar a mamá.
Julieta: -Yo figuro como la más deseada por mi personaje en la televisión, sin dudas: a los hombres les encanta lo prohibido. Esa imagen mía de nena inocente y ratonera los vuelve locos. Eso de se mira y no se toca es un juego sexy.
Natalia: -Y a mí… Por lo accesible. Soy una chica común, puedo ser la vecina de acá a la vuelta.

-Y a la hora de seducir, ¿cuál es la parte física que mejor saben explotar?
Natalia:
-El conjunto. No sé qué será. Además en la tele me han visto producida y también recién levantada de la cama. Yo no puedo tener muchos secretos a la hora de la seducción.
Julieta: -La espalda y los hombros. Me gustan mucho, y a los hombres también. Si quiero provocar a alguien no me pongo un pantalón ajustado o una remera escotada, muestro hombros y espalda.
Carolina: -La sonrisa, la calidez. Una vez que traspasan la barrera de la imagen, lo que más gusta es que se encuentran con una chica simple, sin rollos.

-¿Y se han preguntado, dentro de esas fantasías masculinas, para qué las eligen, si para casarse, para una noche de pasión o…

Carolina: -(Interrumpe) Creo que debe haber de todo. El romántico me va a querer presentar a la mamá, el mujeriego te querrá para una noche y cada uno con su mambo. Pero a pesar de mis curvas, creo que sigo siendo la chica que podés llevar a tu casa y que te conozca toda la familia.
Natalia: -Yo pienso lo mismo, debe haber de todo.
Julieta:-Yo soy una chica para casarse. Yo sueño con un marido y tener tres hijos.

-¿Y qué creen que provocan en los hombres?
Carolina:
-Yo espero provocar bastante. Es la idea, ¿para qué vamos a decir que no? Si trabajamos para gustar, así que espero gustarles mucho.
Julieta Prandi: -Eso, ratones. Se hacen fantasías con la colegiala y la inocencia sexy que tiene mi personaje.
Natalia: -Por lo que dicen, también provoco. Pero creo que las tres estamos contestando respecto de la encuesta. Volviendo al tema: si hablamos del día a día, te pueden decir que sos linda, pero ningún hombre se nos atreve.

-¿No será que ustedes histeriquean un poco, que juegan a hacerse las lindas, las indiferentes?
Natalia:
-No es mi caso. Yo voy al frente. Si me gusta alguien no tomo distancia, para nada.
Carolina: -Yo jamás corto el rostro ni pongo mala cara, porque la verdad es un placer que la gente se te acerque.

-Veamos, ¿y qué hacen ustedes cuando les gusta alguien, se lo dan a entender o…?
Natalia:
-Primero se lo doy a entender. Si no pasa nada pido ayuda, como hice en la casa (se refiere a la de Gran Hermano) con Santiago, tuve que pedirles a Eleonora y a Gastón que me dieran una mano.
Carolina: -Si me gusta, averiguo qué hace, qué no hace, quién fue la última novia, todo. Pero me quedo a esperar, prefiero que venga solo. En eso soy insegura, jamás encararía.
Julieta: -Yo tampoco. Tengo mucho de mi personaje porque soy muy tímida. Me puedo morir de amor, pero nunca se lo daría a entender.

-¿Por qué creen que las desean si cuando tienen la posibilidad de conocerlas no se animan a acercarse?
Carolina:
-Porque el deseo entra por el lado de la fantasía. Pero cuando vas a la realidad, la cosa cambia, es distinta.
Julieta: -Estoy de acuerdo.
Natalia: -Completamente.
por Mariana Montini
mmontini@atlantida.com.ar
fotos: Christian Beliera. Asistente: Gastón Beliera
Producción: Sofía Delger.
Peinó: Alvaro Abascal para Roberto Giordano. Maquilló: Betina Frumboli con productos Lancôme
(Agradecemos a Kosiuko, Class-Life, María Vázquez,
S-Mode y Ricky Sarkany) Casi 13.000 lectores entraron al sitio de <i>GENTE</i> para votar por la más deseada. Natalia Fava fue la elegida: ocupa el primer lugar con 2.473 puntos. La sigue Julieta Prandi con 2.380. Pampita se ganó el tercer puesto con 1.846 votos.

Casi 13.000 lectores entraron al sitio de GENTE para votar por la más deseada. Natalia Fava fue la elegida: ocupa el primer lugar con 2.473 puntos. La sigue Julieta Prandi con 2.380. Pampita se ganó el tercer puesto con 1.846 votos.

Creo que me eligieron por mis curvas, soy la latina sexy -asegura Pampita-. Esa imagen mía de nena inocente y ratonera a la vez los vuelve locos", dice Prandi. "Soy una chica común, accesible, puedo ser la vecina de acá a la vuelta", opina Fava.">

"Creo que me eligieron por mis curvas, soy la latina sexy -asegura Pampita-. Esa imagen mía de nena inocente y ratonera a la vez los vuelve locos", dice Prandi. "Soy una chica común, accesible, puedo ser la vecina de acá a la vuelta", opina Fava.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig