«¿Quién dijo que sólo los lindos ganan minas?» – GENTE Online
 

"¿Quién dijo que sólo los lindos ganan minas?"

Actualidad
Actualidad

Ni la mirada celeste y penetrante de Facundo Arana, ni la comestible boca de Pablo
Echarri, ni el envidiable lomo de Mariano Martínez. Nunca, jamás, atrajeron a las chicas
por su facha. Incluso no se avergüenzan al admitir que, en plena adolescencia, debían hacer uso y abuso de sus bromas y chamuyos (viles e infalibles artimañas masculinas) para ganar alguna mina. Quizá, fue por esa facilidad que tienen para reírse de ellos mismos que ambos eligieron el mismo camino a la hora de dar sus primeros pasos: el del humor. Ya habían llegado a la fama cuando, de la noche a la mañana, los tentaron a cambiar de rumbo. Dudaron, claro. Lo pensaron, obviamente. Pero aceptaron.
Finalmente, abandonaron la imitación y se arriesgaron a asumir un nuevo e insólito rol: el de latin-lovers.

Hoy, Miguel Angel Rodríguez (43) y Rubén Enrique Brieva (47) son los galanes más exitosos de la tevé argentina. Y no sólo eso, hasta tienen sus propios clubs de fans.

-¿Cómo se explica?
Brieva: Eso mismo me pregunto yo. Convengamos en que si no fuera por la magia de la televisión, nunca me verían lindo. Fui empleado público y nunca gustaron de mí. Esa fue una prueba contundente…

Rodríguez: Que yo sea un galán es un milagro de la pantalla. ¡Ahora las chicas hasta me ven rubio y de ojos celestes! Si las minas están locas, nosotros no tenemos la culpa…

NACE EL HUMOR. Rubén Enrique Brieva (tal cual figura en su DNI) nació el 5 de marzo de 1957 en la ciudad de Santa Fe. Hijo de Emilio Brieva (sumariante de la comisaría 5ª ) y de Beatriz Godoy (ama de casa) se crió y creció en una casita del
barrio Villa María Selva gracias al plan Eva Perón. "Por entonces, iba al colegio normal y quería ser abogado", cuenta. Tres años más tarde, nacía en el barrio porteño de Saavedra Miguel Angel Rodríguez. Y, para ser más exactos, podemos
contar que Elsa Barisani, ama de casa, parió al cuarto de sus cinco hijos en la mañana del 10 de noviembre de 1960. "Papá se llamaba Héctor Rodríguez, era ingeniero de vuelo y pasó 40 años de su vida arriba de un avión -dice hoy-. Recuerdo una
foto suya, en uniforme, en la que se parecía a Jorge Newbery.
El era un hombre muy práctico: cuando se dio cuenta de que
no me gustaba estudiar, me mandó a laburar
."

CAMINO AL ÉXITO. Mientras Brieva decidía abandonar la Abogacía (había rendido once materias) y se anotaba para cursar la licenciatura en Saneamiento Ambiental, Rodríguez debutaba como actor haciendo bolos en La barra de Dolina.
Cuando Dady optó por dejar los estudios para siempre y se
convirtió en vendedor ambulante de cremas, agujas, peines y manteles, el suegro de Rodríguez (nada menos que el capocómico Juan Carlos Minguito Altavista) le proponía ser su secretario.

El momento del éxito, también les llegó parejo. Si bien el santafesino llevaba nueve años en Midachi (trío que conformó junto a Miguel Angel del Sel y Darío El Chino Volpato en 1983) la gloria lo empapó en el 92, cuando el país ya le quedaba chico
y debió cruzar las fronteras con la idea de conquistar Latinoamérica. Fue ese año, mientras lo aplaudían de pie en los teatros, que el niño de Saavedra se enfrentaba a la gran oportunidad de su vida: haría su primer personaje para Video-Match; el programa más visto de la televisión argentina.

DE COMICOS A LATIN-LOVERS. Ya había disfrutado de la fama que le dio el memorioso Freyre y las caracterizaciones de Sofovich, Susana Giménez, De la Rúa, Menem y Jorge Lanata, entre otros, cuando decidió separarse de Tinelli para crecer
con sus propios programas desde Los Rodríguez y La Peluquería de Don Mateo. Dady, por su lado, rompió con los Midachi y se animó a trabajar sin maquillaje. Se destapó como actor serio con su personaje de Tucho y fue la nueva revelación de Gasoleros. Y, en eso estaban los cómicos, cuando el llamado de Adrián Suar apareció en sus vidas.
Al frustrado abogado lo convirtió en Alberto Muzzopappa, galán de novela (El Sodero de mi vida) junto a la heroína de todos los tiempos, Andrea del Boca. Y, al año siguiente, le llegó el turno al secretario de Minguito: sería Roberto Sánchez,
un árbitro de fútbol a cargo de tres divertidísimos sobrinos que enamoraría ciegamente a Millie Stegmann. Son amores no sólo fue la tira de mayor éxito de 2002, sino que volvió a repetirse al año siguiente.

LA PELEA POR EL RATING. Para este 2004, los dos capos
de la televisión argentina los querían de su lado. Y, después
de muchas idas y venidas, así quedaron conformados
los bandos: Miguel Angel del lado de su ex jefe, Marcelo Tinelli,
como protagonista de Los Roldán, hoy la tira que llega a
los 40 puntos de rating; Dady Brieva como Rubén, el personaje
principal de Los secretos de papá, por el que Adrián
Suar apuesta todas sus fichas.

¿Quién ganará en esta peleadísima franja horaria de las 21.30…?, es la pregunta. "A fin de año queremos ser los reyes del rating. Van a ver, vamos a arrancar con 20 y pico de puntos y vamos a terminar el año con 35", arriesga Brieva. Lo único cierto es que la pareja Andrea Frigerio-Miguel Angel Rodríguez ya tiene competencia: Brieva-Romina Gaetani se proponen hacerlos temblar.

SUS AMORES. Los dos, oh casualidad, llevan 25 años junto a la misma mujer. Cada uno junto a la suya, claro. Maribel Altavista (42) es la esposa de Rodríguez y la mamá de Imanol (9) y Felipe (6). Hoy, todos viven juntos en Olivos. "Esta familia es lo mejor que me regaló la vida", confesó a los medios.

Evelia Duarte (47) lo deslumbró con su delantal blanco. "Empezamos
a salir el 1º de enero del 75, apenas terminamos la secundaria. Yo la tenía marcada pero la gorda no me daba bola
", confiaba Brieva, hoy papá de Bruno (15) y Franco (12).
Y sobre esta imagen de machos latinos, opinan sus mujeres: "Yo lo celo bastante, lo admito. El siempre tuvo arrastre, aunque no lo quiera admitir. Seguramente no es de esos hombres que enamoran a primera vista, pero yo doy fe de que tiene lo suyo" (Maribel de Rodríguez).

"El dice que es un bagayo, pero no sabés cómo lo miran las
chicas por la calle. No creo que la televisión influya tanto en
eso, mi marido tiene unas piernas bellísimas
" (Evelia de Brieva).

LO QUE DICEN ELLOS. Obviamente, los nuevos galanes desnudaron su intimidad y hablaron de todo: sexo, iconos de belleza y armas de seducción. Aquí, algunos de sus sic:

Rodríguez: Descubrí que era un tipo seductor el día en que
las mujeres me empezaron a mirar con otros ojos. No soy lindo.
Vengo con algo de pancita. Cara de yupi no tengo... ¿Ven, quién dijo que sólo los lindos ganan minas? Si ahora hasta se toman la molestia de inventarme romances.
Brieva: Yo de chico era medio bagayo. Gordito. Y encima con
anteojos. A la primera chica que me gustó nunca pude encajarle
un beso. Debuté a los 14 años con una profesional del sexo,
¿de qué otra forma sino? Después, me llaman galán…
Rodríguez: Verdaderos grandes son Calvo, Darín, Laport...
Ellos empezaron de chicos como galancitos y ahora son actorazos.
Eso demuestra que la facha no es lo más importante.
Bah, yo lo digo de envidia. Mirame, soy una mezcla del Tigre
de la Esso y Martín Karadagian.

Brieva: Yo le pongo garra. Cuando me miro al espejo me doy
cuenta de que no soy Facundo Arana, que tampoco tengo
los ojos de Corrado y que encima arrastro la pera de Jerry
Lewis... Pero con actitud se puede ser un bagayo o un modelo.
Lo importante es creérsela uno, por lo menos...

Rodríguez: ¿Sabés? No quiero quedar encasillado como
galán. Y además estoy harto de que me traten como si sólo
fuera una cara bonita…

Brieva: Soy coqueto: voy al gimnasio para verme bien, me tiño,
me hago las manos con pulido natural y tomo cama solar
porque me encanta estar bronceado. Soy de hombros angostos
y tengo menos espalda que la Virgen de Luján, pero
de la cintura para abajo estoy terrible: tengo unas piernas
bárbaras. Además, mis personajes no necesitan hacerse los
lindos, siempre ganan por el lado de la ternura.

En fin, Miguel Angel Rodríguez y Dady Brieva, latin-lovers del
nuevo milenio.

por Mariana Montini
fotos: Christian Beliera y Archivo Atlántida
producción: Gabriela Díaz
(agradecemos a Daniel Hecher y Matices)

Ni cara bonita ni lomo envidiable. Pero supieron conquistar a las mujeres desde otro lugar: el carisma. Rodríguez (con Los Roldán) y Brieva (con Los secretos de papá)
se enfrentan todas las noches.

Ni cara bonita ni lomo envidiable. Pero supieron conquistar a las mujeres desde otro lugar: el carisma. Rodríguez (con Los Roldán) y Brieva (con Los secretos de papá)
se enfrentan todas las noches.

Frigerio y Rodríguez, la pareja éxito de la televisión que hoy protagonizan <i>Los<br />
Roldán</i>.<br />

Frigerio y Rodríguez, la pareja éxito de la televisión que hoy protagonizan Los
Roldán
.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig