¿Quién dijo que no son amigos? – GENTE Online
 

¿Quién dijo que no son amigos?

Actualidad
Actualidad

Gonzalo: ¿Qué andan diciendo de nosotros? ¿Que nos llevamos mal?
Mariano: Pero... ¿qué pretenden que hagamos? ¡Si estamos más tiempo juntos que con nuestras familias!
Luciano: Okay... ¡Démosles una lección, entonces!

Palabras más o menos, así habría sido el diálogo que dio lugar a la ocurrencia. En medio de una andanada de rumores que colocaba a los Valientes en un lugar de pocos amigos –en realidad, la versión que se oyó con más firmeza era de cierta separación en el grupo, entre Mariano Martínez (31) por un lado, y Gonzalo Heredia (27) y Luciano Castro (34) por el otro–, los galanes prefirieron pasar blanco sobre negro, y salieron a desmentir los chimentos sin siquiera abrir la boca: sólo con los hechos.

El sábado 6, en una Mar del Plata colmada de turistas, los chicos aprovecharon el regreso del sol, tras dos días de lluvia y mal tiempo, para disfrutar de un amistoso día de playa. Y lo nunca visto en este período iniciado el 20 de diciembre –aquella ya lejana fecha en que el trío más exitoso de la tele se instaló en Torre de Manantiales para dar inicio a la temporada teatral con una comedia inspirada en el culebrón de El Trece–, lo que se hizo esperar durante un mes y medio, finalmente sucedió.

Sí. En las populares arenas del balneario Guillermo, pasando el complejo Punta Mogotes, donde ya habían estado juntos Heredia y Castro –éste alquiló allí toda la temporada una carpa, que comparte con su hermana y otros familiares–, apareció el invitado que faltaba: Mariano Martínez, que hasta entonces sólo había concurrido a la playa en el exclusivo Club de Mar de Manantiales. El galán más enrulado –y, hay que decirlo, el más aplaudido en la obra que dirige Carlos Olivieri– llegó en compañía de Juliana Giambroni, su mujer, y la pequeña Olivia, su hija de tres meses.

Con el mosquetero que faltaba, entonces, los tres dejaron claro a la vista de flashes y curiosos que la onda entre ellos sigue siendo la mejor. No sólo pasaron una jornada de verano digna de buenos amigos, con rondas de mate y charlas de ocasión, sino que además se metieron juntos al mar, compartiendo la idea del propio Luciano.

Una postal aparte resultaron los tres barrenando entre las olas... ¡de fanáticas! Porque en jurisdicción marítima, la privacidad del parador acababa. Ergo, los muchachos no tuvieron alternativa que disfrutar del agua en medio de pedidos de besos y fotos (créase o no, también dentro del mar las chicas llevaban su camarita digital), ante la masiva concurrencia, descolocada y animada por la presencia de las celebrities.

Divertidos con el inesperado descontrol ocasionado, cada uno de los actores respondió a los pedidos de las seguidoras de la tira, para luego perderse en la tranquilidad de la carpa que ocupaban. A esa altura de la tarde, con las seis apuntando el reloj, para ellos estaba todo dicho. La feliz imagen de los Valientes juntos –más allá de las obligaciones contractuales– terminaba de marcar la hora del reencuentro. Tanto Gonza como Mariano lucieron en el mar sus privilegiados físicos. ¿La clave? Mucho gimnasio, poca noche y hábitos sanos desde que se instalaron en la Costa, el 20 de diciembre, para presentarse en el teatro América.

Tanto Gonza como Mariano lucieron en el mar sus privilegiados físicos. ¿La clave? Mucho gimnasio, poca noche y hábitos sanos desde que se instalaron en la Costa, el 20 de diciembre, para presentarse en el teatro América.

Tras la zambullida con sus compañeros, Castro se alejó un poco de la muchedumbre, para dar rienda suelta a su nueva pasión: el surf. Desde el comienzo de la temporada, el morocho hizo grandes avances sobre la tabla, que le jugó varios resbalones entre las olas. Todo un valiente, y sin traje de neoprene.

Tras la zambullida con sus compañeros, Castro se alejó un poco de la muchedumbre, para dar rienda suelta a su nueva pasión: el surf. Desde el comienzo de la temporada, el morocho hizo grandes avances sobre la tabla, que le jugó varios resbalones entre las olas. Todo un valiente, y sin traje de neoprene.

Antes de marcharse de la playa, Gonzalo y Mariano encabezaron una ronda de mates con la hermana de Luciano y amigos en común. Una curiosidad: los actores comparten también su afición por el sol y el bronceado perfecto. Pruebas, a la vista.

Antes de marcharse de la playa, Gonzalo y Mariano encabezaron una ronda de mates con la hermana de Luciano y amigos en común. Una curiosidad: los actores comparten también su afición por el sol y el bronceado perfecto. Pruebas, a la vista.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig