¿Qué pasa entre la actriz y el gobernador? – GENTE Online
 

¿Qué pasa entre la actriz y el gobernador?

Actualidad
Actualidad

Fue en Buenos Aires, hace poco más de cuatro meses, donde comenzó lo que
sería, según testigos, una increíble historia de amor. Ambos fueron presentados
por amigos en común, y al amparo de una misma pasión: el arte. Al principio, el
político puntano quedó encandilado por la belleza de la mujer y su voz
inconfundible, de terciopelo. La actriz, en cambio, tardó más en aceptar al
maduro galán, dicen: lo habría hecho después de las primeras reuniones de
trabajo, cuando le presentó el proyecto de una película. Pero, al hacerlo,
también aceptó bajarse de Padre Coraje, uno de los éxitos televisivos de
la temporada. Recién hace quince días se animó a confesar la relación ante
algunas amigas, en una fiesta de Louis Vuitton. Y, si en el mundillo del cine
varios lo sabían, en San Luis el rumor -y las certezas- corrió como reguero de
pólvora.

Pero si hacía falta más confirmación de la relación, está la imagen del 28 de
mayo de este año en el hotel Potrero de Los Funes, cuando Alberto
Rodríguez Saá, el gobernador, le entregó un certificado a Leonor Benedetto donde
se compromete a apoyar, la película que dirigirá en la provincia desde el 25 de
octubre: El buen destino. No es casual ya que el romance creció al ritmo de una
polémica norma: la Ley de Cine.

LUZ, CAMARA… PASION. Por esta ley que subsidia producciones que se
rueden en San Luis, que cuenta con un presupuesto total de 26 millones de pesos
para el presente año -algo que muchos puntanos ven como un despilfarro y otros
como un genuino aporte al cine nacional-, ya pasaron varias luminarias por esta
provincia, como Mercedes Morán, Juan Leyrado, Víctor Laplace -que dirigió La
mina- y Tristán Bauer, que ganó dos premios en el reciente festival de San
Sebastián con su película Iluminados por el fuego: el de Cine en Construcción, y
el de la asociación católica Signis. Por ese festival pasó una delegación
provincial de siete personas: el costo del periplo fue de 150 mil pesos. A
principio se septiembre, incluso, Nicolás Tuozzo, hijo de la actriz, recibió un
préstamo de 80 mil pesos, para su film Próxima salida.

La euforia por subsidiar películas llevó al ex fugaz presidente Adolfo
Rodríguez Saá a alabar en forma desmedida a su hermano: "El proyecto del
Alberto es fantástico, vamos a hacer de San Luis el Hollywood de la Argentina
".
Y a una frase antológica que apareció en el editorial de El Diario de la
República
de aquel 28 de mayo: "No vaya a creer que la colina que lleva
la inscripción Hollywood es muy distinta a nuestras queridas sierras de San Luis
".
En realidad, los paisajes puntanos son mucho más bonitos.

Por ahora nadie afirma, pero tampoco nadie niega -y esto es, claro, una forma
de asentir-. Marcos, otro hijo de la actriz, al mismo tiempo que admitió los
continuos viajes de su madre a la provincia de los Rodríguez Saá, señaló que "ella
no hablará de su vida privada
". Y el hermano del gobernador, el senador
Adolfo Rodríguez Saá, al llegar a Buenos Aires se limitó a sonreír -como hacía
en su efímera presidencia- y pedir que "de eso pregúntenle a mi hermano…".
Sin embargo, ante sus pares del Congreso se sinceró y reconoció el romance. Un
legislador bonaerense se lo confirmó a GENTE: "Acá contó que su hermano está
de novio con Leonor Benedetto
".

Muchos apuestan a que este furor puntano por el cine será algo pasajero. Uno
de los más férreos opositores a los Rodríguez Saá, el ex diputado Juan José
Laborda Ibarra, dispara: "Ellos son así. Hace un tiempo, acá había un club de
básquet, GEPU. En diciembre del 93 hubo una investigación de Los Intocables de
la DGI, y adiós club de básquet. Hasta hace un año, era el tema de los hoteles.
Compraron tres, el de
El Volcán, el de Cruz de Piedra y Los
Tamarindos, termal. El de El Volcán se declaró en quiebra y lo cerró.
Ahora, el delirio es el cine. Pero Alberto es un tipo abandónico…
".

Sin embargo, según dicen algunos conocidos, ahora podría existir una poderosa
y romántica razón para que "El Alberto" -como lo llaman sus
comprovincianos- insista con el celuloide: el amor de la Benedetto. Desde hace
tiempo, ya, la rutina de la actriz había cambiado: los viernes, después de que
grababa sus escenas como madre de Facundo Arana en Padre Coraje, partía
rápidamente de Pol-ka. Casi siempre, un avión privado la esperaba en
Aeroparque para depositarla en el aeropuerto puntano. A veces, si se hacía muy
tarde, el destino final era Mendoza, y desde allí, a bordo de una 4x4, arribaba
a San Luis. Al principio, cuentan que la actriz se hospedaba en el hotel
Potrero de los Funes
, frente al dique. Allí los vieron, algunas noches,
cenar a la luz de las velas, mirando el espejo de agua. Más tarde, sin embargo,
afirman que su residencia de fin de semana habría pasado a ser la fastuosa casa
de Los Peñitos, en la localidad de El Durazno, a 30 kilómetros de la
ciudad de San Luis. Esa residencia cuenta hasta con un mini zoo donde habitan
faisanes, está pintada de violeta -como muchas de las propiedades del
gobernador- y hasta tiene el símbolo de su Partido Unión y Libertad. Un plus:
desde el balcón de la mansión de Alberto Rodríguez Saá se puede ver una de las
mejores puestas de sol de la provincia. Una escena que conmovería el corazón de
cualquier mujer.

AMOR A LA PUNTANA. A Leonor Benedetto no hace falta presentarla: a los
62 años, sigue siendo una de las mujeres más espléndidas del país. Alberto José
Rodríguez Saá, en cambio, es más enigmático. El gobernador puntano, siete años
menor que la actriz, saltó a las primeras planas en plena campaña electoral de
su hermano Adolfo, por su mención a Xilium, un enigmático planeta desde
donde recibía energía. A las dotes esotéricas, también le sumó una veta
artística: sus obras pictóricas se exhibieron en muestras colectivas en Miami,
Nueva York, Alemania, Francia, y hasta en Senegal, país en el que, seguramente,
debe haber sido considerado "exótico". Estuvo casado con María Antonia
Salino, actual senadora provincial, y tiene tres hijos de ese matrimonio:
Alberto, Carlos y María Luz. Antes de conocer a Benedetto, cuenta una íntima de
la familia, "estaba de novio con Belén Anzulovich, una chica de veintipico de
años, a quien sacó de Los Peñitos cuando empezó a salir con la Benedetto
".

Curiosamente, por estos días su hermano Adolfo también puso un cambio en su
corazón. Aunque por razones opuestas: su romance con Verónica Bertomeu, que
nació al calor de las islas del mar Egeo, terminó. Dicen que aún sufre por sus
siete días en el poder, y habría regresado, una vez más, a compartir techo y
alcoba con su ex mujer María Alicia Mazzarino.

Hay quienes dicen que el amor ha tenido poco que ver en su decisión, que
estaría atada a una razón de peso. Y a la investigación que lleva adelante el
juez Juan José Galeano por enriquecimiento ilícito de ambos hermanos. De los dos
matrimonios puestos bajo la lupa, la única que no tiene fueros es Mazzarino. En
dicha pesquisa, que comenzó en el año 2000 por una denuncia que Laborda Ibarra
filtró dentro de otra investigación -las coimas en el Senado-, Alberto Rodríguez
Saá, por entonces miembro de la Cámara Alta, deberá justificar cómo adquirió 26
propiedades y acciones en distintas sociedades anónimas por un valor de 25
millones de pesos, cuando en su declaración jurada de 1999 juró tener un
patrimonio de 9.378.000 pesos. Este, sí, es un terrible dolor de cabeza para
ellos. No es el único. Hay otros, y uno, especialmente, involucra a Benedetto.

Hace poco menos de dos semanas, se anunció la propuesta de crear un Fondo de
Cultura y Mecenazgo privado, que presentaron a empresarios e intelectuales como
los escritores Fernando Sabsay y Daniel Herrendorf. Sin embargo, en cuanto se
supo que la provincia de San Luis tenía relación con el proyecto, muchos le
dieron la espalda, como el plástico Nicolás García Uriburu y el educador Horacio
Sanguinetti. Y el propio Sabsay se retiró del mismo. Como para que no quedaran
dudas de quién estaba detrás de la propuesta, la presidencia -según Herrendorf-
será ejercida por Leonor Benedetto.

Este fin de semana, contra todos los pronósticos, la flamante directora
permaneció recluida en su casa de Palermo. Ya tiene en mente las locaciones que
usará para su ópera prima en Villa Mercedes y Justo Daract, sobre la ruta 7, y
en el límite con La Pampa. Ya terminó su participación en Padre Coraje:
el viernes, su personaje, Amanda, murió. Con el último suspiro, empezó a vivir
otra Leonor, la directora de cine. ¿Habrá nacido también una futura primera dama
de provincia?

La diestra de Alberto Rodríguez Saá en la espalda de la actriz, que sostiene el certificado donde la gobernación se compromete a subsidiar su ópera prima. La escena es en el hotel de Potrero de los Funes, San Luis.

La diestra de Alberto Rodríguez Saá en la espalda de la actriz, que sostiene el certificado donde la gobernación se compromete a subsidiar su ópera prima. La escena es en el hotel de Potrero de los Funes, San Luis.

La actriz, el 28 de mayo de este año, en Potrero de los Funes, agradeciendo el apoyo a su film. Y abajo, durante las últimas escenas que grabó en Padre Coraje, junto a Facundo Arana.

La actriz, el 28 de mayo de este año, en Potrero de los Funes, agradeciendo el apoyo a su film. Y abajo, durante las últimas escenas que grabó en Padre Coraje, junto a Facundo Arana.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig