¡Qué papito! – GENTE Online
 

¡Qué papito!

Actualidad
Actualidad

"Papi, papi!", grita su hija Luciana y se lanza en su brazos. "¡Papito!", suspiran las chicas cuando lo ven y desearían hacer lo mismo que la pequeña. Mientras descansó en las playas de Pinamar, Fernando Redondo (32) no dejó de recibir elogios amorosos de parte de la pl
atea femenina. Claro que

El Príncipe -como lo apodan en el mundo del fútbol- no se dedicó a escuchar propuestas del sexo opuesto, sino a mimar y cuidar a los suyos: Natalia Solari, su mujer, y sus hijos Fernando (6) y Luciana (3). 

El crack del Milan de Italia se recupera de una complicada lesión que sufrió en la rodilla derecha durante la pretemporada del año 2000; desde entonces no volvió a jugar ningún partido oficial. Ahora regresó a la Argentina para pasar las fiestas en Buenos Aires y sus vacaciones en
El Pinar, donde además cumplió un estricto entrenamiento de recuperación. 

El tiempo libre lo dedicó para charlar mucho con su esposa bajo la carpa del parador del hotel Ramada. Y también para nadar y andar en cuatriciclo con sus hijos. Los hombres que lo reconocieron en la playa aprovecharon para felicitarlo por su actitud de no querer cobrar el sueldo hasta que vuelva a jugar. Y las mujeres, para poder verlo de cerca y volver a decirle: "¡Papito!".

Redondo dedicó todo el tiempo libre a su familia. A su hija Luciana le enseñó a nadar en el mar.

Redondo dedicó todo el tiempo libre a su familia. A su hija Luciana le enseñó a nadar en el mar.

Con Fernandito, el mayor, recorrió los médanos en cuatriciclo.

Con Fernandito, el mayor, recorrió los médanos en cuatriciclo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig