“Puedo perder el pelo, pero no las mañas” – GENTE Online
 

“Puedo perder el pelo, pero no las mañas”

Actualidad
Actualidad

La mutación empezó en los últimos meses. Primero, hace cuatro, Silvina (32) se mudó a un depto de dos ambientes en Puerto Madero, decorado muy hippie-chic: el living, con un sillón violeta; otros, verdes, y una barra con botellas de colores. En el balcón, menos plantas que en la selva amazónica, pero casi, e iluminadas por luces naranjas y rojas. En su dormitorio, sólo un colchón en el piso: minimalismo puro. "Te juro que desde que no uso una cama formal no sufro más dolores de espalda... Tengo plata para comprármela: es por razones de salud", explica y justifica.

Pero hay más noticias para este boletín: la modelo y actriz de Life Chekka, después de años de pelo moreno, castaño o rubio –por exigencias de trabajo y/o cambios de humor–siempre del mismo largo, se sometió a la tijera y lo acortó 17 centímetros. Fue la moda universal de los locos años 20' y del cine de la Nouvelle Vague. Responsable: su estilista Alberto Sanders, que aconsejó y tijereteó. En realidad, esta mutación no fue un debut, ya que vivió cambios en el teatro de revistas, en comedias de la tele, en el teatro no revistero y en el cine –El vagoneta, con Guille Francella–. Después, un video casero hot con el ahora ex novio, y el consiguiente escandalete, "me hizo parar, tomar distancia y volver a empezar", confiesa. Hoy hace tele con Florencia de la V. Es la mala de La Pelu (Telefé), donde no sólo sorprendió con el cambio, sino que obligó a adaptar el guión a su nuevo look.

–Dicen que las mujeres que cambian tanto siempre esconden algo. ¿Es tu caso?
–No escondo nada, te juro. ¡Nada! Estoy viviendo un gran momento personal y laboral, me siento plena, y cortarme el pelo no fue una reacción mística ni nada parecido. Se puede perder el pelo pero no las mañas... Estoy enamorada, y muy feliz actuando en La Pelu.

–Tu novio es diez años más joven que vos. ¿Qué pensás sobre eso?
–Que para el amor no hay edad, profesión ni traba alguna. Sólo hay pasión y compañerismo. No me importa que Manu –Manuel Desrets (22)– tenga diez años menos, porque es tan maduro como el mejor de los hombres. Me contiene, me apoya en todo y es muy diferente de otros que según su DNI son mayores, pero que en la vida no se juegan por nada.

–¿Cómo y dónde empezó ese amor?
–Nos conocimos hace cuatro años, pero nos enamoramos hace diez meses en Ibiza, y desde ese momento no nos separamos ni un minuto. El tuvo que volver, porque allá es verano y trabaja como DJ en varios boliches. Es de La Plata, pero entró en contacto con el mundo de la música electrónica a los trece años, cuando se radicó allá con sus padres. Hoy trabaja en España y Berlín, y es muy, muy bueno en lo suyo.

–¿En su ausencia hacen webcam hot para mantener viva la pasión?
–¡No! Después del famoso video (nota: donde ella tenía sexo en un viñedo con su ex novio) le tengo miedo a la tecnología. Ahora nos contactamos vía Skype: me siento delante de la cámara con polera y pantalones largos. ¡Nunca más me enganchan con un videíto!

–Hiciste publicidad bromeando sobre el tema.
–Sí, es cierto. Con las cosas fuertes que me pasaron (mi papá y mi mamá murieron de cáncer con pocos meses de diferencia) aprendí a no hacerme drama por pavadas. No me quedé anclada en el dolor. Le metí para adelante.

–¿Los padres de tu novio actual no se enteraron del video hot?
–Sí, porque la noticia llegó a España. Pero no pasó nada. Mirá: hoy me tomo la vida con humor y busco la paz interior... ¡aunque a veces me sale la tanada y exploto!

–¿Como tus dichos en las redes, donde te peleaste con Liz Solari y Soledad Pastorutti?
–En el Twitter expreso lo que siento y lo que me pasa. Lo uso como catarsis, nada más. No soy mala mina ni peleadora: no me interesa. Pero a veces mis genes tanos me traicionan y no me controlo.

–¿Es cierto que te hiciste un tatuaje para demostrarle a Manuel el amor que sentís por él?
–No necesito demostrarle nada. Pasa que esta vez estoy tan segura de lo que siento, que me hice la "M" en la mano: su inicial.

–Tus últimos novios tenían la misma inicial.
–Pero no se llamaban Manuel.

–Te ayudó la suerte.
–Puede ser.

–Dicen que tuviste una historia de amor con Marcelo Tinelli. ¿Es cierto?
–De mi pasado no hablo, porque siempre apuesto al presente y al futuro. Te doy una primicia: con Manu estamos tan bien que fantaseamos con irnos a vivir a España, y quiero que sea el padre de mis hijos.

–¿Te hubiera gustado reemplazar a Pamela David en Desayuno americano?
–No. Estoy muy bien en Telefe, porque empecé allí y me dieron muchas oportunidades para crecer y mostrarme. Pero creo que a Pamela no le habría gustado que la reemplazara: entre nosotras siempre hubo algo raro.

–¿Alguna fantasía pendiente?
–Sí. Tengo ganas de volver a trabajar en cine y reencontrarme con mi novio. ¡Ojalá se cumplan! A sus ya clásicos tatuajes de la estrellita detrás de la oreja y la flor de loto en el hombro, Silvina sumó dos: una M (inicial del nombre de su novio, Manuel Desrets) y la palabra Love en su nuca. Y va por más: ya encontró diseños para uno de sus pies y el área de las costillas.

A sus ya clásicos tatuajes de la estrellita detrás de la oreja y la flor de loto en el hombro, Silvina sumó dos: una M (inicial del nombre de su novio, Manuel Desrets) y la palabra Love en su nuca. Y va por más: ya encontró diseños para uno de sus pies y el área de las costillas.

"Con Manu estamos tan bien que fantaseamos con irnos a vivir a España, y quiero que sea el padre de mis hijos."

"Después del famoso video le tengo miedo a la tecnología. Ahora nos contactamos vía Skype: me siento delante de la cámara con polera y pantalones largos. ¡Nunca más me enganchan con un videíto!"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig