“Propuestas amorosas no me faltan pero hoy prefiero la libertad” – GENTE Online
 

“Propuestas amorosas no me faltan pero hoy prefiero la libertad”

Actualidad
Actualidad

Primer contacto, antes de la producción fotográfica. Dice Isabel Macedo (32): “Estoy más tranquila que en tiempos pasados. Antes me creía una súper mujer que podía hacer de todo, pero ahora aprendí a organizarme, a preocuparme por mí y a ocuparme de mis afectos. Soy muy familiera, amiguera y adoro estar rodeada de mi gente. Pero también aprendí a estar sola”. Ya terminó su sesión de make up. Ahora se busca en un espejo y mueve un poco su cuerpo. El vestuario está listo. También el set: un típico conventillo de La Boca. Una hora más tarde, después del último flash, la protagonista de Don Juan y su bella dama (la novela que el lunes 17, a las 13.30, saldrá por Telefe) se ofrece para la entrevista. No tiene apuro. “Cuando quieras”, propone.

–¿Sos muy obsesiva con el cuidado de tu imagen?
–Estoy flaca, aunque eso no quiere decir que me esté cuidando bien. Desde hace unos meses me siento mejor: empecé a entrenarme con Pablo Benadiva y estoy tratando de perderle el pánico al agua, así que comencé a nadar con una profesora a mi lado. ¡Mis miedos ya no me paralizan! Y una vez por semana voy a Iobella para modelar mi cuerpo en esas cápsulas térmicas, que son geniales.

–Ahora que trabajás en Multitalent, rodeada de modelos, ¿sentís que te tenés que ocupar más de tu cuerpo?
–No, me ocupo de mi cuerpo porque me gusta cuidarme. Y me fui a trabajar a Multitalent, con Paul y Willy García Navarro, porque necesitaba trabajar con gente que me mimara.

–¿Cómo te sienta tu personaje, Serena Monterrey, en Don Juan y su bella dama?
–Genial. Creo que a Serena tengo que pedirle algunos consejos para poder pasarla mejor. Ella está de novia con Raúl Rizzo y tiene una historia paralela con Joaquín Furriel… Te aviso: ¡creo que este año sólo voy a estar enamorada de ellos dos! (ríe)

–¿Entonces no hay amor a la vista?
–No, no hay nada. Aunque siempre estuve de novia, hoy estoy sola. La soledad es un tema… Se aprende mucho viviendo sola. Tiene momentos difíciles y otros que son geniales. Me acuesto a la hora que quiero, como cuando tengo ganas, y si quiero me quedo escribiendo hasta la madrugada. Está bueno tener a alguien que te quiera, te mime y te malcríe… Pero hoy no hay nadie a mi lado: el trabajo ocupa mi tiempo.

–A propósito: ¿cómo viviste tu debut en el cine?
–Fue una experiencia increíble, después de tres años de hacer tiras sin descanso. Estaba un poco cansada y decidí parar: me refugié cuarenta días en Miramar con mi familia y, en ese momento, me llegó el guión de Gigantes de Valdés. Me encantó. Viví un mes en Puerto Pirámides e interpreté a una maestra rural… Fue como un viaje, que me hizo reencontrarme con mi esencia.

–¿Y cómo es la esencia de Isabel Macedo?
–Soy transparente, no me gusta caretear: si estoy muy contenta te vas a dar cuenta… Y si estoy muy triste, también. Soy franca y digo lo que siento todo el tiempo. Además, voy siempre para adelante. Soy muy agradecida con las personas que están en mi vida. Fui criada en una familia generosa, donde me enseñaron a creer en el amor. Mis padres están hace millones de años juntos, se aman y se respetan como el primer día. Lizzi y Pililo son mi ejemplo del amor. Mi papá ahora está internado en el Instituto Sacré Coeur, por un problemita que tuvo en el corazón, y no se duerme si mi mamá no le va a dar un beso. Ahora no es tan común ver a una pareja que apueste al amor de una manera tan incondicional.

–¿Por qué no quedan parejas así?
–Porque la gente no se respeta. Nadie cree en el amor para toda la vida. Hoy reina la falta de comunicación entre las parejas. Mis tres hermanos y yo crecimos en un mundo de mucha armonía, no aprendimos a hacer daño. Me disgusta relacionarme con gente que hace sufrir al prójimo. Por eso me preservo y no veo ningún programa violento, porque me angustia muchísimo.

–¿Cómo pasás tus noches de soledad?
–Me acostumbré, y no la paso mal. Me llevo muy bien conmigo misma: me compro helado y pizza, pongo la tele y me quedo encerrada mirando las temporadas de Lost o Sex and the city. En estos momentos no tengo ganas de tener una nueva relación. Hoy sólo me importa que mi papá se mejore.

–¿Pero los hombres te siguen haciendo propuestas?
–Por suerte no me faltan propuestas amorosas. Pero me gusta la libertad que tengo. Por eso, en estos momentos estoy muy bien sola.

–¿Abandonaste la idea de casamiento e hijos?
–Jamás. Todavía pienso como la Susanita de Mafalda. Pero ya no lo digo, porque el deseo de casarte y tener hijos es un sentimiento cuando estás bien con alguien. Ahora no me imagino como madre y esposa.

–¿Después de diez años en pareja, qué aprendiste en esta nueva etapa?
–Aprendí a defenderme sola. Estoy viviendo un gran momento. Fui feliz, soy feliz, la pasé bien, la pasé mal, pero hoy estoy tranquila con lo que soy.

–¿Cómo viviste el embarazo de tu ex pareja, Facundo Arana?
–No hago nada que me haga mal. El está buscando su felicidad, y yo la mía.

–¿Lo volviste a ver a Facundo?
–Esa pregunta no te la voy a contestar.

–¿Cómo sos cuando te enamorás?
–Ya no me acuerdo… Pero me gusta sentirme enamorada, porque soy una enamorada del amor.

–¿Entonces no creés más en el amor para toda la vida?
–En esta época no, porque no es algo tan fácil de obtener. Cuando era chica soñaba con tener una familia como la mía: quería un novio eterno, casarme y mil hijos… Hoy crecí y estoy más evolucionada. Aunque a veces fantaseo con encontrar a ese hombre que me sepa cuidar, malcriar y mimar.

Asistente de fotografía: Nicolás Mellino
Producción: Sofía Delger y Angie Ugarte
Maquilló: Analía Rachid para Mauricio Cataraín con productos Sisley; peinó Vivi Vega para Darío Calcagno con productos Roby Pro. (Agradecemos a Jesús Fernández, Silvana, Burdel, Luna Garzón, Verónica de la Canal, Ricky Sarkany y a www.bocatango.com.ar)

Isabel entrena dos veces por semana con Pablo Benadiva, practica natación y modela su cuerpo en cámaras térmicas. “A los 32 me siento muy a gusto con mi imagen”, confiesa.

Isabel entrena dos veces por semana con Pablo Benadiva, practica natación y modela su cuerpo en cámaras térmicas. “A los 32 me siento muy a gusto con mi imagen”, confiesa.

“No, no hay amores, nada a la vista. Yo siempre viví de novia, pero ahora estoy bien sola. La soledad es todo un tema: tiene momentos difíciles y otros que son geniales”

“No, no hay amores, nada a la vista. Yo siempre viví de novia, pero ahora estoy bien sola. La soledad es todo un tema: tiene momentos difíciles y otros que son geniales”

“Me llevo muy bien conmigo misma: me compro helado y pizza, me quedo encerrada mirando las temporadas de Lost o Sex and the city. En este momento no tengo ganas de tener una nueva relación”

“Me llevo muy bien conmigo misma: me compro helado y pizza, me quedo encerrada mirando las temporadas de Lost o Sex and the city. En este momento no tengo ganas de tener una nueva relación”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig