Premio remo – GENTE Online
 

Premio remo

Actualidad
Actualidad

Pasa ocho horas diarias de su vida en una canoa de fibra de vidrio. Meta y
meta remar, verano e invierno, en el río Tigre, junto al Club Hacoaj. Tanta
enjundia tuvo su premio: es el actual subcampeón mundial de canotaje -y tercero
del ranking- en la disciplina de velocidad. Sin dudas, uno de los mejores
deportistas argentinos. Pero una traba burocrática le hizo dar un paso atrás. No
sucedió -como sería presumible- en algún país lejano. La zancadilla sucedió
aquí, en la Argentina. Por culpa de la demora en la entrega de su pasaporte se
perdió la primera fecha de la Copa del Mundo, que se disputó en Hazewinkel,
Bélgica, el 3 de mayo. Javier había iniciado los trámites para renovar su
pasaporte en marzo, dos meses antes de la fecha de partida, pero debió esperar
hasta principios de mayo para lograr su cometido. Por fortuna, justo el mes en
que viajará a Hungría para participar de la segunda fecha del torneo. Al pie de
su bote, más aliviado, le contó a GENTE: "Si no me entregaban el pasaporte iba a
seguir remando. Soy un tipo muy persistente. Pero estas cosas sólo pasan en
nuestro país…"

-¿En el Departamento de Documentación Personal le explicaron alguna vez el
porqué de la demora?
-Me dijeron que no había insumos en la Policía Federal para emitir pasaportes.
No lo podía creer. Pero es un producto más de la devaluación.
Empecé los
trámites por la vía normal. Pero cuando me percaté de que había miles de
solicitudes atrasadas llamé a la Secretaría de Turismo y Deporte de la Nación.
Ellos aceleraron la cuestión y, por fin, hoy ya tengo el pasaporte. ¡Soy
documentado!

En realidad, lo que sucedió fue que la empresa Ciccone Calcográfica, proveedora
de las libretas, restringió el suministro por falta de presupuesto. La escasez
de cartillas provocó demoras superiores a los dos meses y medio en su entrega.
Un despropósito que afectó a 140 mil argentinos. Al final, el hilo se cortó por
lo más delgado: y el precio del pasaporte subió de 75 a 130 pesos.

"Casi me pierdo la posibilidad de participar en la copa del mundo por la falta
de papel. Lo del pasaporte casi me hunde",
dice ahora Correa, mientras acaricia
el documento como si fuera la llave para abrir la puerta de sus sueños.

Porque, pese a todo, paleando agua para impulsarse, las ilusiones del canotista
-sustentadas en la beca de 2000 pesos que recibe de la Secretaría de Turismo y
Deporte y otra de 500 de TyC- son en celeste y blanco. Y ya, en el horizonte,
comienzan a dibujarse los Juegos Olímpicos de Atenas 2004: "No me los pierdo por
nada en el mundo. Voy sin pasaporte, a nado, pero voy. Quiero darle una medalla
de oro a nuestro país".

En el club Hacoaj de Tigre, Correa muerde orgulloso su flamante documento al que no suelta ni en el agua.

En el club Hacoaj de Tigre, Correa muerde orgulloso su flamante documento al que no suelta ni en el agua.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig