“¿Por qué nos vamos a esconder si estamos muuuuy enamorados?” – GENTE Online
 

“¿Por qué nos vamos a esconder si estamos muuuuy enamorados?”

Actualidad
Actualidad

Sí, estoy saliendo con Gastón, ¿y qué?”, dijo. Ok, todo el mundo lo sabía. Pero ella estaba así, juguetona y desafiante. Tal cual se mostraba Julieta Prandi (25) frente a sus amigos en Tequila Club, la disco top de Punta del Este, tras ser recibida por Paola Pravato, la manager del lugar. “¿Por qué nos vamos a esconder si con Gastón estamos muuuuy enamorados?”, agregó feliz. Y apenas un rato después, los dichos fueron hechos: mimos, besos, pasión… “Quien quiera ver que mire”, parecía insinuar la pareja.

Ahora, un poco de historia: parece ser que el amor le hizo dar un gran cambio a su vida. En abril de 2005, Gastón Portal la convocó para conducir y reemplazar a su esposa, Mariana Fabbiani, en El ojo cítrico, en Canal 13. Por esos días, el matrimonio del productor transitaba una profunda crisis, tras doce años de pareja y dos de casados. En más de una oportunidad, la pareja intentó reflotar la relación, pero fue inútil. Con mucho dolor debieron admitir la separación. En medio de la confusión, Julieta ocupó no sólo el lugar que dejó vacante en el ciclo la nieta de Mariano Mores, sino también el que quedó en el corazón de Gastón.

Dicen que la atracción se dio poco a poco. Las largas horas compartidas en el trabajo dieron paso a cenas con amigos, luego cenas a solas, hasta derivar en algo más que ni ellos mismos esperaban... Los integrantes de la productora GP evitaron, durante todo este tiempo cualquier tipo de comentarios sobre la nueva relación.
Algunos allegados aseguran que todo comenzó en julio de 2005. Así y todo, la flamante pareja prefirió no mostrarse en público hasta que Mariana confesó que estaba conociendo a otra persona y sacó todas sus cosas de la casa de Portal. Recién ahí Gastón llevó a su casa a Julieta. Entonces sí, en las últimas semanas, se hizo más frecuente la presencia de Prandi en el departamento de Gastón en la calle Cerviño. Ahí también decidieron que pasarían juntos el Año Nuevo en Punta del Este. Esta misma semana él debe volver a Buenos Aires por compromisos en su productora, y ella decidió acompañarlo.

Apenas pisó el Este, Julieta se instaló en la casa que la agencia Multitalent alquiló para sus modelos en Punta Piedras, lo que terminó de disipar rumores laborales esta vez: ella ya no pertenece al staff de Ricardo Piñeiro. El cambio de “equipo” mereció un brindis especial en la noche del 1º de enero. Fue en Novecento –el restaurant top de la Barra–, en un evento organizado por Hernán Nisembaun. A Julieta se la veía feliz, con ganas de hablar y disfrutando con gusto unas milanesitas.
Un amigo de la modelo asegura que, a la hora de enamorarse, ella no tiene un patrón establecido. “No tengo un prototipo de hombre –le confesó–. Me tiene que llamar mucho la atención su manera de pensar. Tiene que tener algo diferente en su personalidad, y si encima es sincero, los defectos no me importan. Valoro mucho la honestidad de las personas, y Gastón es así”.

Dicen los que la conocen bien que sueña con casarse, y hacer una gran fiesta en el Castillo Guerrero, en la ruta 2, entre Chascomús y Dolores. Otras fantasías tienen que ver con la maternidad, con conducir un programa infantil en televisión y con tener un gran escritorio que dé a un jardín, para escribir poesías y mirar desde la ventana a sus hijos jugando en el parque.

Antes de viajar a Punta, la pareja disfrutó unos días de romanticismo en Mar de las Pampas. Y ahora este viaje, con un leve cambio de look: Julieta decidió aclarar su pelo varios tonos más rubio. “Después de haber perdido a mi abuelita en el 2005, a la que quise y quiero mucho, estoy viviendo un buen momento, y me siento muy acompañada por Gastón, mi familia y mis amigos”, asegura.

Los chicos ya no se ocultan, entonces. Y eso quedó muy claro en estos días en el Este. Dicen sus amigos que después de la temporada ella se mudaría definitivamente al departamento de Gastón en Palermo. Julieta lo tiene decidido: quiere vivir un 2006 distinto. Y así lo empezó, nomás.

La noche del 31 de diciembre recibieron el 2006 en Tequila Club. Se encontraron con amigos, brindaron y se mimaron sin parar.

La noche del 31 de diciembre recibieron el 2006 en Tequila Club. Se encontraron con amigos, brindaron y se mimaron sin parar.

Gastón, Julieta y su hermana, Natalia, se divierten y la pasan bien en la casa que Multitalent alquiló para sus modelos en Punta Piedras. Tras su paso por el staff de Ricardo Piñeiro, Julieta está estrenando nueva agencia.

Gastón, Julieta y su hermana, Natalia, se divierten y la pasan bien en la casa que Multitalent alquiló para sus modelos en Punta Piedras. Tras su paso por el staff de Ricardo Piñeiro, Julieta está estrenando nueva agencia.

Gastón y Julieta –acompañados por Natalia, la hermana de la modelo– cenaron en Novecento, uno de los restós más top de la Ruta 10, en La Barra. Ya no se ocultan y enfrentan a los fotógrafos sin problemas.

Gastón y Julieta –acompañados por Natalia, la hermana de la modelo– cenaron en Novecento, uno de los restós más top de la Ruta 10, en La Barra. Ya no se ocultan y enfrentan a los fotógrafos sin problemas.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig