Por qué Argentina le dice ‘no’ al salmón – GENTE Online
 

Por qué Argentina le dice 'no' al salmón

Mientras la industria salmonera busca establecerse en Tierra del Fuego, los especialistas alertan sobre las fatales consecuencias que esto podría tener en el Mar Argentino. 

"La salmonicultura es la siembra y cosecha intensiva de salmónidos bajo condiciones controladas para fines comerciales", explican desde Sin azul no hay verde, el programa marino de la Fundación Rewilding Argentina. Creada en 2017 con el fin de proteger la costa y el espacio marino, la fundación alerta sobre lo que esconde la salmonicultura en Argentina.

"Sus cuerpos están completamente desfigurados y quebrados, les faltan branquias y hay piojos marinos por todos lados. Es por eso que ya no ves un salmón entero en el mercado. Solo ves piezas de salmón", explica Yvon Chouinard, fundador de Patagonia. Amante de la naturaleza y con una filosofía 100% sustentable que pone en practica en su marca y en su vida, Chouinard no dudó en sumar su voz a Contracorriente, un documental producido por Sin Azul no hay Verde y dirigido por Guido de Paula.

El filme, disponible online, busca dejar al descubierto qué hay detrás del salmón que comemos los argentinos. Y, como parte de su activismo a favor del cuidado de las aguas, los productores decidieron que cada visualización se replique en una carta para pedir una ley que prohíba la salmonicultura en Tierra del Fuego. El público sólo debe completar su nombre y DNI para que el pedido llegue a los legisladores fueguinos antes de dar 'play' a la película, que hace foco en la cría intensiva de salmón y alerta sobre sus consecuencias en los ecosistemas marinos.

“A diferencia de otros sistemas de producción, la salmonicultura se lleva a cabo en el mar, un ambiente incontrolable. Se introduce una especie exótica, antibióticos y residuos, quitándole el oxígeno y matando el ecosistema“, detalla Sasso, directora de Sin Azul no hay Verde.

A lo largo del filme las cámaras siguen a tres buzos que recorren posibles puntos de instalación de las salmoneras, a fin de mostrar el ecosistema que podría perderse para siempre. Uno de los participantes, Augusto De Camillis, luego de la exploración explicó: "Este documental nos muestra que tenemos el poder de impedir un desastre ambiental”, sostiene y agrega: “Me sorprendió la riqueza del ecosistema. Las ballenas jorobadas, los delfines, los lobos y las aves forman una comunidad de vida asombrosa. Es un lugar absolutamente mágico que tenemos la responsabilidad de proteger".

"Lo más importante que extraemos del océano es nuestra propia existencia"

Sylvia Earle

En caso de que la ley sea tratada y aprobada, Tierra del Fuego podría estar a la vanguardia de la sostenibilidad, convirtiéndose en "el primer lugar del mundo en prohibir la salmonicultura y, como lo ha sabido hacer en otras oportunidades, transformarse en un faro y referente ambiental desde el Fin del Mundo“, destaca Sasso.

Los peligros de la salmonicultura

Desde Sin Azul no hay Verde enumeran los principales riesgos de la cría intensiva de salmón.

Abuso de antibióticos

El hacinamiento dentro de las jaulas lleva a la proliferación de virus y bacterias. Problema al que se hace frente con antibióticos, antiparasitarios y otras sustancias químicas. Tanto en la Organización Mundial de la Salud, como en los principales centros científicos del mundo se encienden alarmas respecto al uso de antibióticos ya que esto podría derivar en que los antibióticos pierdan efectividad en los humanos.

Los peligros de una especie exótica y los escapes masivos

El salmón no es una especie nativa de Argentina. Y su introducción altera los ecosistemas naturales y puede volverse incontrolable, como ocurrió en Chile donde durante 2020 se escaparon más de 3 millones de salmones.

“Es como si soltáramos millones de leones en la Pampa: el impacto que esto tendría es imposible de medir. En la naturaleza este tipo de alteraciones tiene un efecto en cadena”

Martina Sasso

Destrucción de los ecosistemas

Los sitios de cultivo sólo pueden usarse durante una década, ya que el espacio se transforma en un mar anóxico (sin oxígeno) donde no puede proliferar la vida. Es decir que se pierde la biodiversidad y los ecosistemas ya no pueden regenerarse.

Una industria que no convive con la gastronomía y el turismo fueguinos

Gastronomía y turismo son dos industrias clave en Tierra del Fuego, donde la salmonicultura promete 177 puestos de trabajo indirectos y de los cuales sólo 48 serían en la región. Según la directora de Sin azul no hay verde estas actividades no pueden convivir ya que tanto el turismo y la gastronomía dependen de un ecosistema sano y completo para poder desarrollarse.

Potencia el cambio climático

La huella de carbono para la producción de un salmón en cautiverio es casi imposible de medir: potencia la sobrepesca, el uso irracional del suelo y en consecuencia el cambio climático. Un salmón de criadero es alimentado con soja, maíz, canola, trigo, levadura de cerveza, harina de subproductos avícolas, harina de sangre, harina de carne y más.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig