“Por culpa de la droga perdí el amor de Susana” – GENTE Online
 

“Por culpa de la droga perdí el amor de Susana”

Actualidad
Actualidad

El jueves 24 de marzo, Jorge Rama pasó el cumpleaños más triste y preocupado de su vida. Internado en la Clínica Dianova, de Montevideo, apenas si recibió el saludo de los que estaban enterados de que estaba alcanzando sus 39 años en la más absoluta soledad. Algún que otro profesional del instituto donde se recupera de su adicción a la cocaína y el alcohol le estrechó las manos o lo abrazó para felicitarlo. Es que ese día, la mente de Rama y la de todos los que lo quieren bien estaban puestas en otra cosa, o mejor dicho, se centraban en la visita que el ex de Susana Giménez debía realizar el viernes ante la Jueza Penal de 14º turno, Adriana de los Santos, acusado por tres delitos de falsificación de cheques en concurrencia con tres delitos de estafa, de acuerdo con un juicio iniciado por la diva de los teléfonos un año atrás, ya que Rama le había hurtado tres cheques para pagar deudas a tres empresarios distintos –por 200 mil, 70 mil y 40 mil dólares, respectivamente–, falsificando su firma, hecho éste último que fue ratificado por los peritos calígrafos oficiales.

Rama llegó al Palacio de Tribunales el viernes 25 a las tres en punto de la tarde con gesto adusto, intranquilo, triste y más que nervioso. No era para menos: estaba en juego su libertad. Enfrentó a la magistrado y reconoció todos los delitos cometidos, demostrando su voluntad de no eludir a la Justicia, y explicando que llegó a tal punto por sus serios problemas con el consumo de drogas. Es por eso que su abogado, el doctor Gustavo Bordes, en su momento había realizado una presentación para que en caso de ser procesado fuera amparado por la Ley 17726, que establece medidas alternativas a la reclusión carcelaria. Finalmente, la jueza accedió al pedido, por lo cual Rama quedó procesado pero sin prisión, y continuará su tratamiento, debiendo presentarse mensualmente en los estrados judiciales para rendir cuentas de cómo avanza su terapia, acompañado de un informe pormenorizado del tratamiento rubricado por los especialistas de la clínica.

La ex pareja de Su desde hace diez meses viene cumpliendo con un estricto plan de rehabilitación, diseñado en la Clínica Dianova de Barcelona, adonde decidió recurrir, desesperado por restablecerse y reencauzar su vida de una vez y para siempre, harto de la noche y los excesos, respaldado en el cariño y la contención que le brindó toda su familia. Dicho plan consta de cuatro etapas, y Rama ya superó la primera y está iniciando la segunda. El trabajo es duro: no puede recibir visitas, excepto las permitidas por los médicos, tampoco llamadas telefónicas, y ni hablar de teléfonos celulares. Su acceso a la computadora es restringido y también cumple una dieta estricta, evitando todo alimento o líquido que pueda incentivar la adicción, como por ejemplo café, harinas y azúcares, entre otros productos. Su vida en el centro terapéutico está limitada a una buena alimentación, ejercicios físicos, mucho descanso y nada de preocupaciones.

¿Qué dice en la intimidad? Se lamenta por todo lo que perdió en este tiempo de crisis interna: “No voy a perder esta oportunidad de recuperarme. Por culpa de la cocaína y el alcohol perdí el amor de mucha gente, entre otros el de Susana. La droga me llevó a cometer muchos errores”, dicen que reconoce en silencio, agachando la cabeza, consciente de que ella nunca lo perdonará. Jamás. Viernes 25 de marzo. Rama deja Tribunales acompañado por un agente de civil, que lo lleva al Departamento Central de Policía. Luego fuetrasladado a la Clínica Dianova, donde se rehabilita.

Viernes 25 de marzo. Rama deja Tribunales acompañado por un agente de civil, que lo lleva al Departamento Central de Policía. Luego fuetrasladado a la Clínica Dianova, donde se rehabilita.

Después de escuchar a la jueza Adriana de los Santos, Rama deja el juzgado junto al policía que lo custodia y a abogado defensor, el doctor Gustavo Bordes, profesor de Derecho Penal en la Universidad de la República.

Después de escuchar a la jueza Adriana de los Santos, Rama deja el juzgado junto al policía que lo custodia y a abogado defensor, el doctor Gustavo Bordes, profesor de Derecho Penal en la Universidad de la República.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig