Ahora leyendo
Polémica decisión del Gobierno porteño por el confinamiento de adultos mayores: “Es una medida discriminatoria que los infantiliza”

Polémica decisión del Gobierno porteño por el confinamiento de adultos mayores: “Es una medida discriminatoria que los infantiliza”

Avatar

Con la intención de cuidar a los adultos mayores de 70 años –principal grupo de riesgo en esta pandemia– la Ciudad de Buenos Aires busca intensificar su aislamiento. La medida generó rechazo y el gobierno modificó la medida. Acá, la opinión de los expertos en medicina geriátrica y gerontología.

“Me sorprendió la medida no gratamente. Una cosa es cuidar a los adultos mayores y otra estigmatizarlos con esta cosa medio gerontofóbica“, señaló Sonia Hanine, médica especializada en geriatría y gerontología. Durante la jornada se encontró con pacientes enojados con la medida del gobierno de la ciudad de Buenos Aires según la cuál -a partir del próximo lunes- deben pedir autorización para circular.

“La prohibición de salir es algo diferente a la cuarentena obligatoria que todos debemos cumplir, salvo quienes estamos afectados a tareas esenciales. Costó muchísimo pero los adultos mayores están cumpliendo muy bien con esta medida. Veo adultos mayores en la calle y eso tiene que ver con que tienen necesidades básicas insatisfechas y no tienen quien las cumpla por ellos”, agrega.

También especializada en adultos mayores, Inés Castro Almeyra comenta: “Creo que esta medida vulnera los derechos de las personas mayores y tendrá un impacto muy negativo para ellas”. Ella es politóloga especializada en desafíos y oportunidades de la nueva longevidad. Desde este lugar sostiene que “no hay evidencia ni ejemplo en el mundo de que este tipo de medidas puedan tener algún efecto de protección en las personas mayores. Es una medida simplificadora y discriminatoria que infantiliza a las personas mayores”.

“Es fundamental entender que las personas mayores no sólo quieren recibir, sino también dar, aportar sus conocimientos y saberes", sostiene Inés Castro Almeyra
“Es fundamental entender que las personas mayores no sólo quieren recibir, sino también dar, aportar sus conocimientos y saberes”, sostiene Inés Castro Almeyra

“Quedarse en sus casas, sin poder salir tomando los recaudos necesarios, puede provocar mucho malestar psicológico, depresión, automedicación, incluso suicidios. También se verán afectados por la falta de movimiento, la falta de luz natural y quedan más expuestos a las tensiones o violencia intrafamiliares”, desarrolla Castro Almeyra.

El cuidado, un argumento falaz

Hanine destaca que si esta es una medida para cuidar al grupo de riesgo, los mayores de 70 años no son los únicos que deberían solicitar autorzación. “Si bien son personas a las que en este momento tenemos que cuidar especialmente, con ese sentido también deberíamos prohibirles la salida a los hipertensos, a las embarazadas y a toda persona de riesgo”, afirma.

Castro Almeyra coincide. “El argumento de la ‘protección’ es una falacia, porque si hubiese que proteger a la población empezaríamos por requerirles a los fumadores permisos para fumar, por ejemplo, porque sabemos que eso causa muchísimos problemas de salud, con costos enormes para la sanidad de un país , e incluso puede provocar la muerte”, afirma.

"Siempre insistimos en que estén activos y hoy se nos vino como un búmeran. Están todos con la sensación de que uno les está coartando su libertad”, asegura Sonia Hanine
“Siempre insistimos en que estén activos y hoy se nos vino como un búmeran. Están todos con la sensación de que uno les está coartando su libertad”, asegura Sonia Hanine

Ambas profesionales, habituadas a trabajar con adultos mayores coinciden en que hay una mirada errada del grupo. “Que las personas mayores de 70 ya no trabajan o que no entienden el riesgo de la situación, es un error. Sí lo entienden. Toman recaudos y cometen imprudencias como cualquier otro grupo etario. ¿O acaso hay estudios serios que demuestren lo contrario? No se puede hacer esto desde lo que ‘nos parece’ porque tenemos una madre que sale todos los días a comprar, aunque le pidamos que no lo haga, o vemos en la calle un par de personas con canas o bastón”, dice Castro Almeyra en tono contundente.

Puede interesarte

“Una buena medida hubiera sido que quienes no tengan el recurso y tengan necesidad de salir

“El banco o ir a vacunarse sí se les parmite. Es como un contrasentido: son los lugares donde más acumulación de gente hay. En vez de organizar un plan de vacunación o ver de qué modo se puede hacer para que vayan exclusivamente en determinados horarios, lo complican con cosas básicas”, comenta Hanine. “En el marco de este plan de ‘mayores cuidados’ en el que hay tantos voluntarios anotados, sería interesantísimo pesquisar quiénes son los adultos mayores -mayores de 70- que no tienen quien les haga compras o les resuelva cosas que requerirían salir a la calle y asignar voluntarios que los asista en esto”, propone.

La prohibición en sí misma es como una coartación de derechos y lo viven así. A muchos de los que actualmente están cumpliendo la cuarentena esto los enojó. Hay quienes están furiosos más allá de que no estaban saliendo más que para algo muy puntual que fue ir a vacunarse”, concluye.

Ir Arriba