“Podríamos formar una buena dupla ofensiva” – GENTE Online
 

“Podríamos formar una buena dupla ofensiva”

Actualidad
Actualidad

Hace poco menos de un año, y después de un explosivo romance, Mariano Pavone (26) y Carolina Molinari (28) se casaron en Buenos Aires, con una sencilla fiesta en el hotel Alvear. Pocos días después partieron hacia España, porque el Real Betis de Sevilla esperaba al goleador, el Tanque, hombre clave en el título de campeón de Estudiantes de La Plata en diciembre de 2006.

No le fue fácil afirmarse en el equipo, pero con garra y sacrificio llegó a convertir diez goles –ocho en la Liga y dos en la Copa del Rey– y ganarse el corazón de los andaluces. Y Carolina no se quedó atrás: fue convocada para posar, desnuda, por la revista Interviú, y adornó su tapa. Hizo campaña para una casa de alta costura y analiza ofertas de la televisión española.

De vacaciones en Buenos Aires, gran producción fotográfica y larga charla con GENTE.

–Mariano, ¿te gustó posar junto a tu mujer?
–Sí, fue algo muy lindo. Por supuesto, no estoy acostumbrado… ¡Hicimos más cambios de ropa que Bilardo! Pero lo viví como un juego. Ahora, sin menospreciar a nadie… ¡fue más fácil que meter un gol!
Carolina: ¡Seguro! A mí me resultó muy divertido. Pero no se confundan: él ya está un poco acostumbrado, porque en muchas notas también posa, y sabe cómo hacerlo… Incluso, él era uno de los futbolistas de la producción fotográfica en la que se enamoraron Fabián Cubero y Nicole Neumann.
Mariano: Bueno, no es para tanto. Además, me gusta acompañar a Caro en todo. Pude posar para esta producción porque no estoy jugando en la Argentina. De lo contrario, mis compañeros empapelarían el vestuario con las fotos…

–¿Mariano podría ganar unos pesos como modelo?
Carolina:
¡Sí, estoy segura! No le disgusta, y es muy fotogénico.
Mariano: (Se ríe) No yo quiero seguir jugando al fútbol.

–Mirá que cada vez hay más deportistas modelos...
Mariano:
No lo había pensado, pero bueno... Si se da, ¡todo suma!

–¿A vos, Caro, te gusta el fútbol?
–Sí, mucho. No te olvides que trabajé en un canal de deportes (Fox Sports). Y muchas veces, cuando estoy en la platea, me dan ganas de entrar a la cancha. Soy de Boca, pero en la final de 2006 quería la felicidad de Mariano y de Estudiantes... ¡y se le dio!
Mariano: ¡Hasta sueña que hace goles!
Carolina: Sí, es cierto. Algunas veces jugué al fútbol en el colegio...

–¿Cómo la ves para el Betis, Mariano?
–Muy bien. Por la altura, creo que tendría que ir bien de punta, como un nueve que aguante la pelota y después vaya a buscar el cabezazo al área. Creo que podríamos armar una buena dupla ofensiva…

–¿En qué les cambió la vida mudarse a Sevilla?
Mariano:
Para mí fue como cumplir un sueño, pero los primeros meses fueron muy duros, porque no jugaba... La compañía de Caro fue fundamental para sostenerme y no perder la fe. Pero la española es una sociedad mucho más organizada que la nuestra, y eso es muy bueno, te hace bien…
Carolina: Me daba miedo irme. Hasta que conseguí la residencia no me dieron trabajo. Tenía mucho tiempo libre. Fue duro, pero aprendí a vivir lejos de mi familia.

–¿Aprovechabas el tiempo libre para cocinarle?
Carolina:
Sí, algo cocino...
Mariano: ¡Ensaladas cocinás! Cómo extraño el pollo a la mostaza que siempre me hacía Graciela, mi mamá... Pero Caro hace comidas sanas, para mantenernos en forma.
Carolina: Tengo otras especialidades, y lo acostumbré a otro tipo de comidas.

–¿Qué diferencias notaste entre la mujer española y la argentina?
Carolina:
Las andaluzas usan ropa muy colorida. Los fines de semana se superproducen, y casi todas van a los gimnasios y spa de Sevilla.

–¿Vos también?
–No. ¡Me anoté en un gimnasio… y fui sólo un día! Pero hago danzas: jazz lírico y hip-hop con una profe argentina.

–¿Mariano se defiende en las pistas?
–No tan bien como en las canchas de fútbol...
Mariano: Je… Soy duro, no puedo mentir. Trato de no ir a bailar, para no hacer papelones…

–¿Hay guerra de botineras en España?
Carolina:
No. Creo que es una etiqueta muy fuerte de la Argentina. Me parece que los futbolistas están más mediáticos y se vinculan más con modelos y vedettes, pero allá es algo normal. No se hacen escándalos.
Mariano: Tanto en España como en Italia es normal que los jugadores se casen con modelos. Me sorprende que las mujeres tomen esa palabra, botineras, como algo despectivo.
Carolina: No me molestaría que me dijeran botinera porque me casé con Mariano. Es un término inventado para polemizar y llamar la atención, nada más.

–Carolina: impactaste a toda España con la producción de Interviú...
–Fue muy importante estar en la tapa de una revista de tanta circulación. De ahí en adelante se me abrieron muchas puertas: hice una campaña para una casa de alta costura de Sevilla, y me ofrecieron hacer una serie televisiva. Quiero volcar mi carrera a la actuación. La etapa de modelo ya quedó atrás.

–¿Una chica Almodóvar?
–¡Claro! ¡Me encantaría!

–¿Cómo repercutió en las canchas?
Mariano:
Muy bien. A mí me cantan “Pavone, Pavone, Pavone...” con la música de la canción italiana Parole. La primera vez jugábamos con el Getafe, y no entendí bien. Después, mis compañeros me explicaron que el cantito dice “Pavone, Pavone, Pavone./ Cómo está la mujer de Pavone”. Fue un piropo masivo.

–Es decir que la hinchada te trata bien...
–Sí, muy bien. Son muy efusivos, pero nada violentos.
Carolina: Cuando llego a la platea corean el nombre de Mariano, se sacan fotos conmigo y me piden camisetas. Los hinchas del Betis son muy fanáticos…

–Mariano: en Tres Sargentos, tu pueblo de la provincia de Buenos Aires, te decían Pato Criollo. En La Plata, Tanque. ¿Y en Sevilla?
–Tanque, también. Los medios me adoptaron con apodo incluido. Pero en mi pueblo sigo siendo el Pato de siempre…

–¿Pudieron conocer otros lugares de Europa?
Mariano:
No nos queda mucho tiempo libre.
Carolina: Apenas pudimos ir a Madrid, Marbella y París…

–¿Aprovecharon para pensar en hijos?
Carolina:
No, por ahora pensamos disfrutar en pareja este momento. Ya se dará…
Mariano: Vamos a tener hijos y formar una familia grande, pero más adelante.

–Mirás para adelante como si estuviera el arco contrario...
Mariano:
Sí, es verdad. ¿Sabés qué? Cuando deje de jugar, aunque falta mucho, no me veo como director técnico. Me gustaría conducir un programa en la tele, como los que hace Fantino, con esa onda…
Carolina: ¿Ves que tengo razón?
Mariano: ¿Por qué?
Carolina: Terminaste admitiendo que te gusta estar frente a las cámaras…
Mariano: ¡Soné! ¡Ahora no lo puedo negar!

Producción: Angie Ugarte
Maquilló: Mauricio Catarain con productos Sisley Paris
Peinó: Male Raspor para Glow! Agradecemos a: Verónica de la Canal, Tombolini, Love Miuka, Kilimanjaro, Ricky Sarkany, Barrio Parque Fútbol Club y a Facundo Monteverde

Mariano y Carolina son inseparables. El triunfa en el fútbol y ella se abre camino como modelo y actriz. Sevilla los recibió con los brazos abiertos.

Mariano y Carolina son inseparables. El triunfa en el fútbol y ella se abre camino como modelo y actriz. Sevilla los recibió con los brazos abiertos.

“Carolina comentó fútbol para una cadena deportiva, jugó en la escuela, y cuando está en la platea tiene ganas de saltar a la cancha. Lo único que le falta es aparecer en el vestuario…” (Mariano)

“Carolina comentó fútbol para una cadena deportiva, jugó en la escuela, y cuando está en la platea tiene ganas de saltar a la cancha. Lo único que le falta es aparecer en el vestuario…” (Mariano)

“A Mariano le gustan las cámaras. No puede negarlo. Cuando se retire del fútbol no quiere ser director técnico, como la mayoría. Le tiran más las luces de un estudio” (Carolina)

“A Mariano le gustan las cámaras. No puede negarlo. Cuando se retire del fútbol no quiere ser director técnico, como la mayoría. Le tiran más las luces de un estudio” (Carolina)

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig