“Pese a que no me faltaron oportunidades, nunca me interesó tener una novia modelo” – GENTE Online
 

“Pese a que no me faltaron oportunidades, nunca me interesó tener una novia modelo”

Actualidad
Actualidad

Se mueve con una seguridad que avasalla. Alto, altísimo (1,90 m), Iván De Pineda habla y mira fijo a los ojos cuando lo hace. Se ocupa de todo y no para de moverse, de atender el celular, de recibir gente. Como un experto hombre de negocios, pero joven. Y además, es considerado uno de los modelos masculinos más importantes de la industria. Pero hoy elige otra cosa. Cambió el fashion show por la conducción de Habitación 414, el nuevo programa que emite América los lunes a las 11 de la noche.

–Vuelve a la conducción después de varios años. ¿Qué había pasado?
–No sé, tal vez me dediqué mucho más al modelaje, viajaba mucho y no estaba demasiado tiempo en la Argentina. Hice cine el año pasado, una mínima aparición en Un Buda, que me encantó, y lo último en la tele fue mi participación en Versus, hace casi ocho años. Pero ahora debe ser el momento de volver, ya estoy más grande...

–¡No me diga! ¿Ya está asentado?
–Y, ya tengo 28 años. Pero no, estoy encantado con el proyecto. Tiene sorpresa, tiene emoción, y además, estoy cómodo, la paso bien.

–¿Y abandonó su carrera de modelo?
–La adrenalina que me daba viajar, trabajar por el mundo y toda esa cosa de gitano, ya fue para mí. Ahora estoy en otro momento de mi vida. Me instalé en Buenos Aires, pero de cualquier manera hago algunas cosas puntuales para el exterior. Por ejemplo, me voy por tres días a Milán, a hacer unas fotos para un catálogo. Viajo un día, hago las fotos y me vuelvo al día siguiente.

–¡Cuántos euros se debe traer para aguantar, con esos casi dos metros de altura, 16 horas de avión!
–Bueno, la verdad es que algunas cosas me reditúan, y mantengo algunos clientes que aprecio. Pero no te olvides de que el mercado de la moda masculina no es lo mismo que el de la femenina. Las chicas ganan mucha más plata que nosotros.

–Usted se encargó de que ese mercado fuera posible para los varones…
–Bueno, puede ser… También está Maxi (Patané). Igual, no es lo mismo. Nosotros trabajamos menos que las mujeres, y además, los cachets son más bajos.

–Tampoco fue, como algunos, adicto a los escándalos…
–Para mí era un trabajo. Lo disfruté, hice algunos amigos, y nada más.

–Novias modelos, nada. Rara avis, De Pineda…
–Es que no sé, el mundo fashion no me deslumbró como a otros. No te voy a negar que cuando era más chico me divertí. La pasé muy bien, pero hasta ahí. Pese a que no me faltaron oportunidades, nunca me interesó tener una novia modelo.

–Bueno, novia hay una sola, Luz Barrantes.
–Sí, con Luchi estamos juntos, con idas y vueltas, hace casi ocho años, y muy bien.

–¿Viven juntos?
–No, vivo con mi madre y mis hermanos.

–Qué raro, porque poder, puede vivir solo.
–Sí, pero yo viví todo al revés. Cuando era adolescente, vivía solo. Así que ahora que estoy acá, quiero recuperar todo lo que no pude vivir. Y además, la paso más que bien con mi familia. Es bueno volver a casa y que estén ellos. Pero en algún momento me mudaré a una casa solo. Mientras tanto, así estoy contento.

–¿Y se instalaría en el exterior?
–Debería ser una propuesta gigante, que me tentara demasiado. Pero no lo creo, lo veo muy difícil. Además, este país es extraordinario.

–Entre las rarezas que lo caracterizan, también está que es un chico más culto que la media del mundo de la moda. El año pasado le ganó El imbatible al periodista Alfredo Leuco.
–¡Uy, sí! ¡Se armó un caos con todo eso...! Y lo único que hice fue contestar a unas preguntas. Pero es que yo soy un lector voraz, y leo desde siempre. De chico no paraba de leer, era miope y usaba anteojos, pero no largaba los libros. Viajo solo desde los quince años, y para mí la lectura fue una gran compañera. Era chico y no podía salir de noche. No te olvides de que en Europa y Estados Unidos, para entrar a las discos y los bares, hay que tener más de 21 años. Yo era más chico y a la noche me tenía que guardar. Leí siempre mucho y de todo. Desde Historia hasta Economía. Tal vez no pueda leer a John Maynard Keynes, pero soy muy inquieto. Ahora estoy leyendo un libro que me regaló un amigo, sobre la economía en la época de la Colonia. Me gusta mucho saber, conocer. Pero para mí eso no es raro, es lo normal.

–Y ya que tiene tanta facilidad y concentración para la lectura, ¿no le gustaría estudiar algo en el futuro?
–Sí, seguramente lo voy a hacer, algo que tenga que ver con el cine, con la imagen. Y también me interesan los idiomas. Me gusta mucho poder hablar distintas lenguas. Pero no sé… La vida es larga y uno va descubriendo cosas que le gustan.

–¿En qué gasta su plata?
–En libros, pero no soy un gran consumista. Lo que sí me gusta mucho es comer. Siempre voy a los mismos restaurantes alrededor del mundo, y pido el mismo menú. Es una costumbre.

Y el celular empieza a sonar. Iván contesta en alemán (también domina el inglés, el francés y el italiano). Mantiene el diálogo en ese idioma como si nada, aunque diga que le falta estudiarlo. Negocios del mundo fashion en el exterior. Mientras, en Buenos Aires, lo espera su habitación. La 414. En su época de modelo durmió más tiempo en los cuartos cinco estrellas que en su propia cama. Hoy, instaladísimo en Buenos Aires, Iván ya viaja menos. La moda, cada día más lejos.

En su época de modelo durmió más tiempo en los cuartos cinco estrellas que en su propia cama. Hoy, instaladísimo en Buenos Aires, Iván ya viaja menos. La moda, cada día más lejos.

Iván junto está de novio con Luchi Barrantes (hermana de Martín), hace casi ocho años. Dice que antes de pensar en comprar su propia casa para irse a vivir en pareja necesitó volver al hogar materno para recuperar el tiempo de vivir en familia.

Iván junto está de novio con Luchi Barrantes (hermana de Martín), hace casi ocho años. Dice que antes de pensar en comprar su propia casa para irse a vivir en pareja necesitó volver al hogar materno para recuperar el tiempo de vivir en familia.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig