Peque Pareto: “Estar en el mural más grande de Buenos Aires es un orgullo” – GENTE Online
 

Peque Pareto: “Estar en el mural más grande de Buenos Aires es un orgullo”

Actualidad
Actualidad

Como Paula mide un metro y medio, se ganó el apodo de La Peque. Pero en Villa Soldati nadie se atrevería a llamarla así. En el edificio de la Corporación Buenos Aires Sur asoma una Pareto descomunal. Ahí, el artista Martín Ron la inmortalizó en un mural en el que entran 33 Paulas paradas. Con 50 metros de alto y 17 de ancho, es el más grande de la Ciudad y fue encargado por el Gobierno porteño con vistas a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Acá, muy cerquita del Parque Roca, donde funcionaba la vieja fábrica de chocolates Suchard, Paula no es más La Peque. Ahora es un gigante. Una mujer que, después de 20 años de sacrificio, consiguió una carrera que la puso en la cima de la elite del deporte argentino y mundial, ese lugar que la Historia tiene reservado para unos pocos.

Durante años se cansó de ganarles a todos y en todos lados. Y hace once meses, el 6 de agosto de 2016, se consagró campeona olímpica de yudo en la categoría de menos de 48 kilos. Los pergaminos de La Peque son numerosos: medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, campeona mundial en 2015 en Astaná, Kazajistán, subcampeona mundial en 2014 en Rusia, campeona en los Juegos Panamericanos de 2011 en México, campeona en los Juegos Sudamericanos de 2010 en Colombia y 2014 en Chile y campeona panamericana en 2009 en Buenos Aires, título que repitió este año en Panamá. Sin embargo, cuando su carrera parece no tener techo, a los 31 años Paula decide cambiar. Hoy su vida se reparte entre botas de yeso, férulas, clavos quirúrgicos, prótesis ortopédicas y muchas sesiones de rehabilitación. “Mi vida pasa más por el Hospital de San Isidro que por los entrenamientos. Igual, cuando puedo trato de recuperar las horas perdidas. Tengo que hacer cinco años de residencia en Traumatología y estoy comenzando el segundo”, confiesa Paula y arranca con la entrevista.

–¿Qué te dice la gente cuando llega al hospital y te ve a vos en la guardia o en los consultorios?

–Muchos no lo pueden creer. O por ahí me miran y al rato me preguntan: “¿Vos sos la yudoca?”. Firmo más autógrafos y yesos en el hospital que en la calle. Ahí la gente me dice: “Fue una desgracia con suerte. ¡Si no me fracturaba, no te hubiese conocido!”.

–¿Qué hacés en el hospital?

–Depende el día. Yo voy cinco veces por semana, de seis de la mañana a cuatro de la tarde, y un día de la semana hago guardia. A veces me toca atender en el consultorio, preparar una operación... Un poco de todo.

–¿Y cómo venís con el entrenamiento?

–Tuve que adaptar los horarios a los del hospital. Aprovecho cada momento libre que tengo. ¡Hasta entreno sábados y domingos!

“La gente viene al hospital y me dice: ‘¡Tuve una desgracia con suerte! ¡Si no me fracturaba no te hubiese conocido!’”.

–¿Cuándo descansás?

–Nunca. No soy una mujer que se caracterice por eso. Si tengo algún tiempo libre, lo utilizo para estar con familiares y amigos. ¡El domingo amasé fideos para todos!

–¿Para qué competencia te estás preparando?

–A fines de septiembre tengo que participar de un Gran Prix en Croacia, y a fines de octubre, de un Grand Slam en Abu Dhabi.

–Hace casi un año ganaste la medalla de oro y tu nivel no bajó. ¿Cómo se hace, a pesar de las horas que le estás dedicando a tu carrera médica, para seguir en lo más alto?

–Competí en Perú, en una Copa Panamericana, y la obtuve. Después participé del Panamericano, que también gané. No llegué en mi mejor forma, pero creo que estoy muy fuerte mentalmente.

–¿Qué significa tener este mural en la Ciudad?

–Estar en el más grande de Buenos Aires es un orgullo. Cuando me lo contaron, al principio pensaba que era un chiste. Nunca en mi vida imaginé que iba a tener un mural así con mi cara. Vine el día de la inauguración con mi mamá y tanto ella como papá están felices por todo lo que pasó en mi carrera.

–Además, está en un lugar donde lo van a ver los chicos que participen en los Juegos de la Juventud. ¿Sentís que sos un referente para los deportistas?

–Imagino que sí. Por eso también la importancia de este mural. Porque esos chicos tienen que ver a alguien que, entrenando igual que ellos, llegó a un nivel que nadie imaginó. Creo que por ese lado la idea también es muy buena.

–¿Cómo está tu vida sentimental? ¿Estás en pareja?

–No, y por ahora estoy muy bien así. 

Adelante Paula, la argentina que se metió en la historia grande del deporte nacional. Atrás, el mural en el edificio de la Corporación Buenos Aires Sur, en Villa Soldati.

Adelante Paula, la argentina que se metió en la historia grande del deporte nacional. Atrás, el mural en el edificio de la Corporación Buenos Aires Sur, en Villa Soldati.

En el Hospital de San Isidro, donde está realizando la residencia en Traumatología

En el Hospital de San Isidro, donde está realizando la residencia en Traumatología

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig