“Pensé que era recontra independiente, una Mafalda cualquiera, pero soy bastante Susanita” – GENTE Online
 

“Pensé que era recontra independiente, una Mafalda cualquiera, pero soy bastante Susanita”

Actualidad
Actualidad

Espere... ¿Usted de qué equipo de fútbol es hincha?
–De Boca... ¿Por?

–Imagínese que, una década y media atrás, Boca no hubiese dejado a Martín Palermo probarse en inferiores.
–(Risas) Exagerado. ¡¿Sabés la cantidad de gente que deja su carpeta en una productora?!

–Como mínimo, el mismo número de chicos que se prueban en Casa Amarilla. ¿Nos equivocamos?
–(Otras risas) Aparte, necesitás un buen nivel.

–¿Y para vestir la camiseta azul y oro no?
–(Nuevas risas) Okay... No me daban trabajo. ¿A dónde me querés llevar?

–Puntualmente, a Jorge Newbery 3449, Chacarita. ¿Es cierto que en sus inicios dejó currículos allí y nunca la llamó el dueño de la productora o alguno de sus empleados?
–Varios. Mejor permitime contar la historia entera.

–Después. No deje que una sensata explicación atente contra un buen comienzo de nota...
Entonces sí, la morocha de pelo para publicidad de producto capilar y piel para publicidad de crema hidratante lanza una carcajada. Quizá también, como la necesaria remembranza a un pasado que logró elevarla hasta el Olimpo interpretativo argentino. Porque si algo sabe hoy Julieta Díaz (9/9/77) es que, además de su talento, su belleza, su ángel y su todo, la productora a la que no podía entrar ha tenido mucho que ver en su exitosa historia posterior, que incluye ciclos de los quilates de Verdad consecuencia, Carola Casini, Gasoleros, Campeones de la vida, Ilusiones, 099 Central, Soy gitano, Locas de amor, Mujeres asesinas, Botines y, ahora, Valientes, el programa de 2009 (que acaba de trepar a los 29,9 puntos). Pero si hablamos de la productora Pol-ka también hablamos de su dueño, Adrián Suar, que acaba de sumarla a El año que viene a la misma hora, obra que agota las 754 plateas en cada función.

“DEBUTE EN TEATRO CON MAMA Y ESTUVE A PUNTO DE DEBUTAR EN LA TELE CON PAPA”, sigue sorprendiendo la porteña a pura anécdota. “Claro, porque ambos estudiaron con Raúl Serrano –informa la hija única–. Arranqué mis clases a los 10, con Darío Levy, en mi barrio, Palermo. A principios de los noventa mi madre (María Bernarda Hermida, 56) participaba en El dueño del circo, donde necesitaban que una adolescente se transformara en una enana siamesa. Me puse la máscara y salí. Fue mi debut. Sin texto”, memora. “En cuanto a lo de mi viejo (Ricardo Díaz Mourelle, 60) –avanza–, le llegó la posibilidad de participar en el casting de la miniserie Bajamar, la costa del silencio. Me lo comentó antes de desertar, porque se le superponía con su temporada en el San Martín, y conseguí el papel. Me hice de abajo”, redondea Julieta.

–¿Significa que jamás dudó de la ruta a tomar?
–Jamás. Ya de chica enloquecía viendo V Invasión Extraterrestre. Me encantaba bailar y saltar, encarnar personajes, expresarme. Digamos que a los 10 deseaba ser actriz, a los 13 sabía que iba a ser actriz y a los 17, cuando empecé a estudiar profesionalmente con Serrano, comencé a sentirme actriz. Tanto que hubo un enorme gesto de confianza materna cuando cursaba cuarto en la Escuela Técnica República del Líbano, de Constitución. “Si estás convencida –me mandó–, dejá la secundaria y estudiá Arte Dramático”. No obstante, terminé los seis años. Me costó. Había empezado a trabajar. Igual, lo logré.

–¿Todavía se la resistía en Pol-ka?
–Error. ¿Puedo refrescarte la historia ahora?

–Puede...
–Durante las grabaciones de Bajamar conocí a Gabriela Mabromata, maquilladora de Pol-ka. Le comenté sobre mis currículums y me pidió un compilado. El profe Serrano, sin cobrarme, me ayudó a armar un VHS en el que incluimos cuatro participaciones mías: de prostituta en un piloto de Raúl, de empleada en Como pan caliente, de paralítica en La condena de Gabriel Doyle y el de la chica con retraso mental de Bajamar. A partir de ahí me convocaron para colaborar en la tercera temporada de Verdad consecuencia. Salté a cuatro capítulos de Carola Casini, a siete de Gasoleros, y llegó Campeones. Apenas me confirmaron el papel, corté el teléfono y grité feliz. Aquella tira –un golazo– se me dio cuando cumplí 21. Separados mis padres, dejé el departamento de mamá, en San Telmo, y partí a dos kilómetros, a uno antiguo en Monserrat.

“ADORO CONVERTIRME EN UNA DAMA DE VALORES, EN EL OBJETO DEL DESEO”, defiende su condición de heroína de televisión en Valientes (de lunes a jueves a las 21.30 por El Trece), y de amante de Juan (Suar), en El año que viene a la misma hora (jueves a domingos, en un total de cinco funciones semanales, en el Maipo). “Veía a Andrea Del Boca en Celeste y Celeste siempre Celeste. Me halaga ser heroína de novela. Tenés que saber convencer, aprender a llorar de veinte maneras, mostrarte digna. Inclusive en Shakespeare hay una heroína. La heroína es la posible madre del hijo del héroe. No la minimicemos”, pide antes de saltar a su labor en las tablas de Esmeralda 443. “Ojo que Suar no me amenazó con revocarme el contrato de Valientes si no aceptaba El año que viene...”, bromea.

–¿Lo jura?
–Duermo tranquila. Le estoy agradecida. Lo que me ofrece es bárbaro. Sé que en algún momento trabajaré en Telefe (se tienta). Sucede que disfruto de las propuestas del jefe. Aparte, miro el excelente rating y la sala llena y me pongo chocha. Lógico, intento tomar el éxito con pinzas. ¿La frase que repito cuando me adelantan lo genial que andamos? “¡Qué agrandada estoy!”. Es mi manera de recordar que no siempre se logra una buena audiencia, que he actuado en salas casi deshabitadas y que formo parte de un engranaje de compañeros que se rompen el lomo. Somos uno, salgamos al aire, subamos al escenario o no.

–Respecto a los compañeros, ¿de quiénes ha sido pareja en la ficción?
–Anotá a Nico Cabré, Pablo Rago, Mariano Martínez, Héctor Anglada, a Raúl Taibo, Juan Darthés, Osvaldo Laport, Alfredo Casero, Luis Luque, Lito Cruz, Leonardo Sbaraglia, Ricardo Darín, Daniel Hendler, Adrián, Hernán Mirás, Sergio Surraco, Roberto Vallejos y Luciano Castro. ¿Por qué lo consultás?

–¿Cuál de estos galanes besa mejor?
–Ahhhh... Esa respuesta me la llevo a la tumba. Sólo, te aseguro, que ninguno me faltó el respeto.

–¿Hubiese pretendido que alguno lo hiciera?
–Sos rápido, eh. ¿Buscás unas comillas para la nota?

–Siempre.
–Bárbaro: “El único galán de mi vida es mi novio”.

“¿VOS QUERES SABER DE MI INTIMIDAD?... ¿SI SOY PASIONAL? ¿SI SOY FOGOSA?!” Olvidate. Considerame de las mujeres que no permiten que nadie, salvo su pareja, cruce la línea de su dormitorio. Ni siquiera a través de las preguntas”, explica, y cambia el tema. “Ojos importantes más que labios importantes”, elige a la hora del make up. También festeja igual que un gol que le caiga el flequillo de la forma que le gusta. Pronto Díaz sostendrá que “no me interesa asociar mi carrera al cuerpo. Sumo 1,68 de altura, peso 60 kilos, desconozco mis medidas. Tampoco tengo un lomazo como Araceli González, che. Expongo mi cuerpo hasta donde me divierte, y punto”, afirma quien viste en María Cher, hace pilates, “cinta y masajes en el Medical Spa Cristina Sciales”, practica yoga, acude a terapia, “no fumo”, suele tomar una copita de vino, “cocino básico”, come vegetariano, se pierde ante el chocolate y “las harinas”, lleva en su cartera té de hierbas y huele a Aqua Allegoria de Guerlain; y quien, eventualmente, no descarta animarse a un desnudo profesional. “Disfruto leyendo despacio, la música (clásica, flamenca, instrumental, folklore argentino) y escuchando a Víctor Hugo Morales, Magdalena Ruiz Guiñazú y Juan Pablo Varsky”, cierra la dama que no sabe conducir y vive sola dentro de un séptimo piso de dos ambientes en Recoleta.

–Recién halagó a su pareja, ¿y vive sola?
–Exacto, por el momento. Estoy de novia desde 2007 con Brent Federighi (38). Es estadounidense y trabaja en bienes raíces. Me cuida, me protege. Planeo casarme de blanco y tener hijos. Pensé que era recontra independiente, una Mafalda cualquiera, pero soy bastante Susanita. Lo admito, soy una chica moderna con un toque a la antigua. Ahora sueño mudarme a una casa.

–Sus 31 tan experimentados en lo laboral, ¿a qué mujer y a qué profesional nos muestran en la actualidad?
–Poné que a una mujer menos mandona; perfeccionista, malhumorada a la mañana, cálida, cariñosa, cada vez menos desconfiada, quizá un poquito egocéntrica y malhablada; aunque romántica, ordenada y nada celosa.

–¿Y la actriz?
–... Sé que no soy Norma Aleandro ni rodé 40 películas, ni participé en 60 obras. Sin embargo, creo que sembré y coseché fuerte y, te juro, siempre le fui fiel a lo que sentía. Fiel gracias a mi intuición. “Mis padres tuvieron que ver en que pudiera desarrollarme dentro de esta carrera”, confiesa la hija de Ricardo y María. Los tres tomaron clases con Raúl Serrano.

“Mis padres tuvieron que ver en que pudiera desarrollarme dentro de esta carrera”, confiesa la hija de Ricardo y María. Los tres tomaron clases con Raúl Serrano.

“Ya de chica enloquecía viendo  V Invasión Extraterrestre. Me encantaba bailar y saltar, encarnar a personajes, expresarme...”

“Ya de chica enloquecía viendo V Invasión Extraterrestre. Me encantaba bailar y saltar, encarnar a personajes, expresarme...”

“Me parece  un halago ser heroína de novela. Tenés que saber convencer, aprender a llorar de veinte maneras, mostrarte digna. Inclusive en Shakespeare hay una heroína. La heroína es la posible madre del hijo del héroe. No la minimicemos”

“Me parece un halago ser heroína de novela. Tenés que saber convencer, aprender a llorar de veinte maneras, mostrarte digna. Inclusive en Shakespeare hay una heroína. La heroína es la posible madre del hijo del héroe. No la minimicemos”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig