“París es preciosa para enamorarse, pero para vivir no hay como la Argentina” – GENTE Online
 

“París es preciosa para enamorarse, pero para vivir no hay como la Argentina”

Actualidad
Actualidad

Una casa en París con novia francesa incluida, viajes a los Pirineos, Andorra y los centros de invierno más importantes del mundo. Sí, Gonzalo Quesada (33) tenía todo para pasarla muy bien en Europa, pero le faltaba algo que va más allá de lo material: sentirse importante dentro de una cancha de rugby. Hace un par de meses rescindió su contrato con el Toulon de Francia, porque las cosas no se dieron como él las había planeado. Entonces apareció la posibilidad de volver a Hindú (allí jugó su último partido el 1º de agosto de 1999), el club de sus amores, donde el rugby se vive de verdad. Pero en Don Torcuato la billetera no se llena de euros. “Cuando jugaba en Pau, en el sudoeste francés, sentía ganas de volver, pero apareció lo del Toulon, que me tentó. La idea era subir a Primera y perdimos en semis. Entonces, sentí que para volver a entrenar todas las mañanas –fuera de Los Pumas–, lo único que me motivaba era jugar en Hindú. Aún debo definir si vuelvo, pero la opción de Europa era sólo económica, sin un sueño por detrás”.

En septiembre se viene el Mundial de Rugby Francia 2007 y Queso –que fue el goleador de Gales 1999 con 102 tantos– tendrá que mirar los partidos desde la platea, ya que no fue convocado. Antes de volver a París –donde será la imagen de Visa, hará las relaciones públicas para una empresa y comentará algunos partidos del Mundial–, pasó unos días en el hotel Virgo de Las Leñas junto a Issabelle, su hermosísima novia francesa…

–¿Cómo te vas a bancar ver los partidos de tus ex compañeros desde afuera?
–Y, va a ser duro… Ya es duro. Mi última participación fue en el Mundial 2003, en Australia. Aunque todo está muy latente, ya lo tengo asumido; estoy muy activo y voy a ir a ver 18 partidos a la cancha. Creo que si lo siguiera por tele sería más duro. Espero que les vaya excelente, porque tengo un buen grupo de amigos ahí adentro que buscan una revancha.

–¿Creés que éste es el mejor seleccionado de toda la historia?
–Aunque ya no forme parte del equipo, sí, éste es el mejor seleccionado de la historia. Individualmente nunca tuvimos un plantel tan fuerte. Hoy estamos en condiciones mentales y físicas para ganar. Hay un nivel excelente gracias a que todos son profesionales. Cada uno trajo variantes que enriquecieron a los Pumas. Antes respetábamos más a los rivales, los veías jugadorazos. Pero ahora que chocás todos los fines de semana contra ellos, sabés que podés ganarles. Los Pumas están de igual a igual.

–De todas formas, la vas a pasar muy bien mirando el Mundial junto a tu novia que –si me permitís–, es muy bonita.
–(Ríe) Sí, es muy linda. Estamos de novios desde hace dos años y vivimos juntos durante los últimos doce meses. La conocí cuando jugaba en Pau, antes de pasar al Toulon, y al poco tiempo nos fuimos a vivir juntos. La primera vez que la vi fue en un tercer tiempo que había organizado uno de los sponsors. Ese día empezamos a charlar, hubo onda y quedamos en salir.

–Cualquiera en tu lugar se hubiera olvidado del rugby y se hubiese dedicado a pasear por París...
–París es preciosa, sobre todo para enamorarse, pero para vivir no hay un lugar mejor que Buenos Aires. Mi idea es estar entre los míos, volver a mi país. Issabelle es cantante y, sinceramente, al principio yo no le tenía mucha fe a la relación, pero se fue dando. Ella dejó su trabajo y su familia para acompañarme a París.

–O sea que ya estás para el casamiento. ¿Dónde será la boda: en París o en Buenos Aires?
–Hay que ir de a poco antes de tomar grandes decisiones. Sobre todo porque somos de distintos lugares y uno de los dos deberá dejar su país, aunque ella tiene claro que mi idea es volver a la Argentina. Me encantaría formar una familia, pero no hay que acelerar: imagináte si tenemos hijos y después vemos que no queremos vivir toda la vida juntos... Uno de los dos quedaría muy lejos de los chicos. Ergo, por ahora, así estamos bien.

El rugbier vivió los últimos ocho años en Francia, donde conoció a Issabelle, cantante pop. Por ahora dice que está muy bien con su novia, aunque no piensa en la boda ni en los hijos.

El rugbier vivió los últimos ocho años en Francia, donde conoció a Issabelle, cantante pop. Por ahora dice que está muy bien con su novia, aunque no piensa en la boda ni en los hijos.

Gonzalo cuenta que –después del rugby– el esquí es una de sus pasiones: “Siempre que tenía un fin de semana libre en Francia me escapaba a esquiar a los Pirineos. Ahora que no tengo contrato, puedo decirlo”, cuenta en la terraza del hotel Virgo.

Gonzalo cuenta que –después del rugby– el esquí es una de sus pasiones: “Siempre que tenía un fin de semana libre en Francia me escapaba a esquiar a los Pirineos. Ahora que no tengo contrato, puedo decirlo”, cuenta en la terraza del hotel Virgo.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig