¿Para quién cantó esta diosa…? – GENTE Online
 

¿Para quién cantó esta diosa...?

Actualidad
Actualidad

Comenzó a toda orquesta la soirée des brillants por los 75 años del Alvear Palace Hotel. El Roof Garden se convirtió en sala de conciertos para la performance de la Orquesta Filarmónica del Teatro Colón, dirigida por el maestro Pedro Ignacio Calderón, que ejecutó la obertura de El barbero de Sevilla, de Puccini, y la 7ª Sinfonía de Beethoven. Después, el Versailles y los demás salones de la planta baja se abrieron para los 1.500 invitados: amigos de los Sutton –los dueños de casa–, empresarios, modelos, políticos, artistas y el jet set local, muchos de ellos convocados por Mass Grupo. Mirtha y Susana, infaltables. Las dos divas en negro y blanco, por pura coincidencia. Se vieron pocos smokings entre los hombres, y muchos vestidos largos entre las mujeres. ¿Las más elogiadas? Una vez más, las hermanas italianas Patricia y Rossella Della Giovampaola.

LA NOCHE DE OREIRO. A las 22:15, el modelo Iván de Pineda, en papel de maestro de ceremonias, puso fin a un continuado de Norah Jones y convocó a los presentes. No era una fiesta más. Por eso merecía una gran sorpresa. Allí estuvo Natalia Oreiro (30) para brindarla. Con un estilo muy años 50 –vestido Las Oreiro, diseñado por Natalia y su hermana Adriana, zapatos Miu Miu y gargantilla y anillo de diamantes de la firma Zanotti–, cantó el Feliz cumpleaños en castellano y en inglés, acompañada por instrumentos de viento. Mientras tanto, una enorme torta que imitaba la fachada del hotel ingresó para ocupar el centro del escenario. “¿Ahora cantamos todos juntos? No es tan difícil”, invitó Oreiro. A la cuenta de tres, llegó el bis, que esta vez fue masivo, con versos en español y otros en inglés. Y cerró con un emotivo “¡Felicidades, Alvear!”. Las esferas espejadas que colgaban del techo comenzaron a girar al ritmo del clásico I will survive, de Gloria Gaynor. Y mientras se inauguraba la pista de baile, esto le dijo Oreiro a GENTE:

–Sos la frutilla del postre...
–Cuando los directores del hotel me llamaron para cantar el Feliz cumpleaños, me sorprendió la invitación. No soy Marilyn, pero estoy feliz de cantarle el Happy birthday al Alvear, un hotel maravilloso, tan emblemático de Buenos Aires. Es un placer para mí compartir esta gran fiesta.

–¿Te sentís cada día más porteña?
–Yo siempre digo que me siento muy rioplatense, pero estoy más que agradecida con Argentina y sobre todo con Buenos Aires. Esta ciudad es la que elegí para vivir a los 17 años, o sea que pasé aquí casi la mitad de mi vida. Fue testigo de los pasos más importantes de mi carrera, acá me enamoré…

–Pero viniste sola esta noche.
–Es que Ricardo (Mollo, su marido) es muy tímido, y no le gustan mucho estas cosas… Digámoslo así.

–Cambiemos de tema, entonces. Elegiste un look muy años 50.
–¡Sí! ¡Me encanta! Este vestido violeta se llama Las Oreiro e integra la colección de la marca que creé con mi hermana. Si cumplimos los plazos previstos, la lanzaremos este mes. Vamos a abrir una tienda en Palermo Soho. Es un sueño que tenemos desde que éramos chicas.

BODAS DE BRILLANTES.Quise que el hotel luciera como un gran casamiento. Por eso predomina el blanco”, explicó Gloria César, la ambientadora de la noche. La tarjeta indicaba un detalle brillante como requisito ineludible, y todos acataron el code. Se vieron joyas (de las buenas), diamantes, cristales y strasses en broches, gemelos, gargantillas, pulseras… Michetti fue muy original y se dio “el toque” en el ojo con un sticker.

Nacha Guevara entró al Versalles con nuevo look –necesario para la obra No te prometo amor eterno que protagoniza en la calle Corrientes junto al español Manuel Bandera– y dijo: “Aquí se disfruta de la belleza y el bienestar, siempre están ahí, y una se siente muy cómoda, como en casa”.

La modelo Lara Bernasconi –con un vestido de Laurencio Adot, zapatos Dolce & Gabbana y joyas de Tiffany, tampoco ahorró elogios: “Me encanta este lugar. Es parte de la historia argentina y tiene estilo, elegancia, atención de primer nivel. Para mí tiene un significado especial, porque desde los 17 años desfilo acá y me gusta venir a tomar el té con mis amigas”.

De pronto, un video copó la pantalla gigante. En blanco y negro se sucedieron las primeras fotos, que desde 1932 componen un álbum con la historia del hotel. También dieron pruebas de su nutrido currículum la reproducción del libro de visitas, con firmas como las de Francis Ford Coppola, Walt Disney, Claudia Schiffer, Carolina Herrera, Antonio Banderas, Paloma Picasso y la Reina Sofía, entre tantísimos huéspedes célebres.

David Sutton, miembro del grupo empresario propietario del Alvear Palace, fue el gran anfitrión. Agradeció la presencia del vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, y de la electa vicejefa de Gobierno de la Ciudad, Gabriela Michetti –quien saludó a Nuria Quintela, la novia de Franco Macri–, y saludó a embajadores, legisladores, artistas e íntimos. “El 2007 es un año de festejos, tanto para el Alvear como para Buenos Aires. Esta obra majestuosa, que se transformó en ícono de la ciudad, vivió y vive épocas gloriosas. Los logros son muchos, pero los desafíos que nos esperan son mayores. La historia del Alvear nos enorgullece y nos compromete a seguir superándonos”, dijo Sutton.
Quienes alguna vez caminaron sobre sus alfombras, se detuvieron frente a sus espejos o descansaron en sus suites, saben que el Alvear Palace es –como el Ritz en París o el Waldorf Astoria en Nueva York– un monumento en nuestra Buenos Aires querida.  Como una diva, Oreiro irrumpió en la fiesta y llamó la atención de todos por eternos cinco minutos. Lució el primer diseño de su firma de ropa. En menos de un mes inaugurará su tienda en Palermo Soho.

Como una diva, Oreiro irrumpió en la fiesta y llamó la atención de todos por eternos cinco minutos. Lució el primer diseño de su firma de ropa. En menos de un mes inaugurará su tienda en Palermo Soho.

Mirtha Legrand, en blanco y negro, by Claudio Cosano.

Mirtha Legrand, en blanco y negro, by Claudio Cosano.

Susana Giménez, muy Hollywood: vestido Jiki de Montecarlo y estola de piel.

Susana Giménez, muy Hollywood: vestido Jiki de Montecarlo y estola de piel.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig