Nunca me hice cargo de los ratones que despierto, porque mi función siempre fue vender", confiesa." /> «¿Para qué voy a quitarle el marido a otra, si en casa tengo todo?» – GENTE Online
 

"¿Para qué voy a quitarle el marido a otra, si en casa tengo todo?"

Actualidad
Actualidad

No sabe esquiar ni hacer snowboard, pero aquí está, desafiando a la nieve, calentando corazones y cía. alrededor y animándose a hablar, como nunca, de todo. Menos preámbulo y más pruebas…

-¿Es difícil andar por la vida con semejante envase?
-Sí, sin proponérmelo siempre llamé la atención en todos lados. Hay un preconcepto en las mujeres y en los hombres que indica que, si uno tiene un buen cuerpo, te asegurás un montón de cosas. Pero el amor no te lo asegurás con una imagen perfecta. Los argentinos somos demasiado fanáticos de la figura. Yo no. Al contrario, acepto que me ayudaron y ayudan el deporte y la danza, pero si debo agradecerle a alguien por mi cuerpo, sería a mis padres. Mi cuerpo es producto de ellos, no de una obsesión mía.

-Más allá de que se quita importancia, lo suyo, seguro, no es sólo mérito de Dios y sus padres. Ahí hay trabajo, Grudke.
-Seguro. Tuve que eliminar varios kilos, entre mi cola, mis lolas y mis brazos. Costó un poco, pero gracias a mi voluntad y a la calidad del Instituto Tercer Milenio pude hacerlo sin sufrir. En otros países no les importa que tengas mucho de todo y sin marcar. Acá queremos más abdominales, más lolas, más cola. Lo ideal para muchas es ser una flaca con buenas lolas y buena cola, pero eso para el resto del mundo ya es antiguo. La imagen perfecta no es justamente señal de belleza y salud. Por eso yo ahora estoy buscando otra cosa.

-¿Qué?
-Nunca había soñado con ser modelo o actriz, y ahora que lo soy, estoy intentando crecer en este medio. Por eso estoy estudiando teatro y danza. Quiero ir despacio. Después de haber participado en teatro dos años con Nito Artaza, ahora, gracias a la oportunidad que me dio Tinelli en Los Roldán, quiero hacer bien televisión. Y más adelante, qué sé yo, quizá hasta pueda cumplir mi sueño de actuar en una película de Almodóvar o con Schwarzenegger.

-¿Y sabe qué sueñan los hombres con usted?
-¿Qué?

-…¿Usted se hace cargo de los ratones que despierta?
-Nunca me hice cargo de los ratones que despierto, porque mi función siempre fue vender. En los 38 comerciales que filmé, actúe de angelito, diablito, mujer sexy, hada madrina, loca... Me divierte crear personajes y recrear fantasías. Pero en la intimidad, soy bien simple.

-¿A ver: mencione algunos de sus placeres cotidianos?
-Comer unas buenas pastas y estar con la gente que quiero.

-¿Algo más hot, Ingrid? Por favor…
-Me gusta seducir usando ropa interior sensual. Bueno, y mi lugar preferido en casa es la cama. Nada como estar acostada en unas sábanas de algodón y enroscada en el cuerpo de mi novio… Porque soy muy friolenta.

-¿Nombra a Luis Roca para despejar rumores? Se comenta que con su pareja está pasando la comezón del séptimo año.
-Nosotros no estamos en crisis. Luis no me acerca planteos ni me haría escenas de celos si tuviera que besar a otro hombre en la ficción. Tampoco él ni yo nos enojamos si hay un tercero coqueteándonos, porque los dos somos fieles.

-¿Recibió propuestas para salir con hombres casados?
-Sí, pero respeto mucho a mi pareja. Aparte, ¿para qué voy a quitarle el marido a otra, si en casa tengo todo?

-Sin embargo, sabe que se la ha vinculado con famosos casados…
-Lo sé, y a mí me pone incómoda que me relacionen, no sé, con Marcelo Tinelli, Adrián Suar o Miguel Angel Cherutti. Siento que se trata de un precio que te cobran por ir haciéndote popular. Lo que más me molesta es que en el medio de todo, en el medio de los hombres con los que me inventan cosas, hay chicos. En cambio, yo estoy con una persona grande, que entiende de qué manera se mueve el medio.

-¿Y cómo debe ser el hombre que pueda llegar a usted?
-Con personalidad, divertidos y que me acepten tal cual soy. Por ahora el que cumple esos requisitos en mi corazón, es Luis.

-¿Por ahora? ¿Entonces podemos dejar la puerta entornada?
-Yo nunca digo nunca.

por Pablo Procopio
fotos: Maximiliano Vernazza (enviados especiales a Villa La Angostura, Neuquén)
agradecemos a: Héctor Vidal Rivas, Sweet Lady, Chiche Farrace, y zapatos Silyl Vane

Hace siete años que Ingrid está en pareja con Luis Roca (un porteño que trabaja en la Biblioteca del Congreso) y, asegura, piensa seguir mucho tiempo con él: Ni él ni yo nos enojamos si hay un tercero coqueteándonos, porque los dos somos fieles".">

Hace siete años que Ingrid está en pareja con Luis Roca (un porteño que trabaja en la Biblioteca del Congreso) y, asegura, piensa seguir mucho tiempo con él: "Ni él ni yo nos enojamos si hay un tercero coqueteándonos, porque los dos somos fieles".

Sus 90-60-90, 1,78 metro y 58 kilos de curvas, no son sólo mérito mío", dice la misionera. "Al contrario. Acepto que practicar deportes y tomar clases de danza me ayudaron y me ayudan, pero si debo agradecerle a alguien por mi cuerpo, sería a mis padres."">

Sus 90-60-90, 1,78 metro y 58 kilos de curvas, "no son sólo mérito mío", dice la misionera. "Al contrario. Acepto que practicar deportes y tomar clases de danza me ayudaron y me ayudan, pero si debo agradecerle a alguien por mi cuerpo, sería a mis padres."

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig