“¿Para qué te voy a decir que no, si sí? ” – GENTE Online
 

“¿Para qué te voy a decir que no, si sí? ”

Actualidad
Actualidad

El mejor beso en el cine me lo dio él… y me cambió la vida”. Lo dijo Lauren Bacall. Hablaba de Humphrey Bogart: su primer hombre delante y detrás de las cámaras. Cuando lo conoció en la filmación de Tener o no tener, ella acababa de cumplir 19 y recién se iniciaba en la actuación. El, con 44, ya era un actor consagrado, uno de los galanes más codiciados. Fueron la pareja símbolo de los cuarenta, los primeros en llevar el amor de ficción a la vida.
Pasa en Hollywood. Y pasa acá…

Argentina, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Palermo Soho, domingo 1º de abril, diez minutos pasadas las cuatro de la tarde. Mariano Martínez (28) y Vanesa González (20) se besan, se besan y no dejan de besarse. Lo raro: no hay cámaras de televisión, ni productores, tampoco otros actores. Están en la calle. Ya nada importa…

ASI EMPEZO. Con un casting de Pol-ka, para la tira Son de Fierro. Martínez tenía asegurado su papel (Juan Martín Fierro, un profesor de historia ciego) y estaba entrenándose para él. Vanesa González, por su lado, debió ganarse el rol de Morena (la alumna rebelde que lo enamora) entre cientos de actrices que pretendían ocupar su lugar. Pegaron buena onda, de entrada, confiaron en aquel momento.

Para la pantalla, todo es encuentro, desencuentro, amor, celos, besos, peleas, culpas. Para la vida, según parece, la relación fue creciendo entre capítulo y capítulo, almuerzos, mateadas y largas charlas durante las horas de espera. “Se hicieron muy amigos –comentó hace un mes alguien del elenco–. Es más, creo que cada tanto él la llevaba en su auto del canal al teatro, porque Vanesa estaba haciendo una obra (Así de perras) que escribió y protagonizó en el Paseo La Plaza”.

Hasta entonces, a nadie se le había ocurrido sospechar algo más. Sobre todo teniendo en cuenta las palabras del mismísimo Mariano en enero de este año: “Hoy no quiero compromisos: sólo busco divertirme. Nada de tener una novia. Salgo con alguien desde los 14, la mitad de mi vida. La pasé bárbaro, lo reconozco, incluso la única vez que conviví. Pero precisaba aire, tranquilidad, un poco de paz”.

IN FRAGANTI. El domingo 1º de abril, a las16.10 horas, llegaron en el auto de él a la parrilla La Cabrera, pleno barrio de Palermo, y ocuparon una mesa sobre la vereda. Pidieron ojo de bife y asado americano con guarnición de verduras frías, agua mineral para dos, café en lugar de postre y un lemoncello con la cuenta. Antes de volver al auto, la escena: besos, más besos y muchos más. Ahí, en la calle, frente a su público.

–¿Mariano, te interrumpo el fin de semana romántico?
–…

–¿Hace mucho que salen?
–…

–¿Se están conociendo?
–¿Para qué te voy a decir que no, si sí?

Eso es todo lo que pudo decir mientras le abría la puerta del Audi a su nueva chica. De ahí partieron sin escalas rumbo al video club de Federico Lacroze y Cabildo. Scary Movie 3 y pochoclo dulce fue la elección. Otra vez al auto y, ahora sí, rumbo al loft que el actor compró en la zona de Colegiales. Entonces, no volvieron a salir…

¿QUIEN ES ELLA? Una morocha en ascenso”, aseguran los que saben de televisión. Empezó en Media falta, hizo de hija violada en Mujeres asesinas y ahora es la chica de Mariano Martínez en la ficción (¿y en la vida?). Vanesa González (cumplió 20 el 3 de febrero), se reconoce caradura, divertida, perseverante, muy optimista y con objetivos claros: “Me siento lista para el éxito y la fama”, le dijo a GENTE en diciembre del año pasado. Y acá está, tres meses más tarde: protagonizando su primer romance mediático. Pero, antes de seguir, vale recordar parte de aquella nota:

–No sólo conseguiste un personaje importante en la tevé, sino que vas a terminar de novia con uno de los morochos más deseados del país…
–Sí, re buena onda con Mariano en el casting.

–Está solo.
–Sí, me dijo.

–¿Tu estado civil…?
–Soltera y sola también. Estuve dos años de novia, pero me separé hace un tiempo.

–Mirá qué interesante.
–¿Por qué lo decís con sarcasmo…? ¿Mariano y yo de novios en la vida…? No, no creo. La verdad es que estoy más preocupada por encontrar mi lugar en la tele que un novio. ¿Por qué la prensa siempre quiere llevar los romances de ficción a la vida?

–Hay antecedentes, pasa… Le podés preguntar a él.
–Qué tema debe ser ése, ¿no? Me preocupa un poco. Yo soy tan desinhibida en la calle, con la gente que, parece, ahora me voy a tener que cuidar…

REALITY LOVE. No hay que subestimar la ficción”, dice Woody Allen, que algo del tema sabe. Y para terminar de darle la razón, basta con navegar en las profundidades biográficas de cualquier star. Entonces, veremos que no son pocos los actores (y actrices, acá no cuenta el género) que han formado pareja gracias al talento de los productores de castings (humanos con el don de encontrar un “tal para cual” a la hora de formar parejas para el cine y/o la tevé).

Pasa allá y pasa acá. Y nuestra versión criolla (léase Mariano Martínez), tampoco logra escapar al hechizo de las cámaras. En La nena salió con Dolores Fonzi, en De la nuca con la cantante Lola Ponce, en Gasoleros con Pamela Rodríguez, en Son amores con Marcela Kloosterboer, en Alma pirata con Luisana Lopilato y ahora, en Son de Fierro, parece haber llegado el momento de Vanesa González…

El, recién separado; ella, sola… El romance entre Mariano y Vanesa se caía de maduro. La primera vez que los vimos reírse con cierta complicidad supimos que pasaría algo más. No me extraña que hoy estén juntos, para nada”, lanza una de las productoras del programa.

.......................................................................................................

El sólo busca divertirse y crecer como actor, dice. Ella prioriza eso de hacerse un lugar en la televisión. Del amor no quieren ni hablar. Por ahora, así, de a dos, la pasan mejor. Y con eso alcanza.

Domingo 1°, a las 16.10 horas. Mariano y Vanesa se besan en las calles de Palermo. Dicen que se están conociendo.

Domingo 1°, a las 16.10 horas. Mariano y Vanesa se besan en las calles de Palermo. Dicen que se están conociendo.

Almorzaron en La Cabrera, donde se mimaron y besaron en público.

Almorzaron en La Cabrera, donde se mimaron y besaron en público.

En la última producción de gente, ella decía que estaba más preocupada por conseguir su lugar en la tele que por tener novio.

En la última producción de gente, ella decía que estaba más preocupada por conseguir su lugar en la tele que por tener novio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig