“Para llegar a filmar con estas estrellas tuve suerte, pero también talento” – GENTE Online
 

“Para llegar a filmar con estas estrellas tuve suerte, pero también talento”

Actualidad
Actualidad

Una mujer hermosa y exuberante conquista al productor de una película, se convierte en su amante, vive con él un apasionado romance y logra su objetivo: un papel en su nuevo film, en el que comparte escenas con una diva inglesa de cachet exorbitante. “¿Qué hace esta chiquita acá?”, se indigna la superestrella, que no es otra que el personaje que encarna Geraldine Chaplin (64). Ella, la chica en cuestión, no se amedrenta, y retruca. “Maite se los termina comiendo crudos a todos. Demuestra que es buena en lo que hace. Aunque haya llegado ahí con una ayudita del productor”, dice orgullosa la madre de la criatura, Luciana Salazar (28), que de achicarse tampoco sabe. Hostias –o, mejor dicho, su director, Diego Musiak– es la película que logró juntar a Luli con la hija del enorme Charles Chaplin, y con la diosa italiana Maria Grazia Cucinotta (40), además de nuestros actores Miguel Angel Rodríguez y Alejandro Fiore. Una comedia romántica inspirada en el mundo del cine, en la que la actriz argentina se dio el gusto de trabajar junto a dos nombres de peso en la industria.

“Geraldine y Maria Grazia tienen mucha trayectoria, son dos estrellas. Trabajar con ellas fue algo impresionante, una experiencia increíble, un dispuesta para trabajar. Hizo un esfuerzo enorme”, acota Musiak.

Para Geraldine el idioma tampoco fue un obstáculo. Aunque nació en los Estados Unidos, vivió muchos años en España junto al director español Carlos Saura (con él filmó Ana y los lobos y Cría cuervos, entre las más célebres) y actualmente está casada con el cineasta chileno Patricio Castilla. Fue con la heredera del gran Chaplin con quien Luciana logró estrechar una mayor relación. “Le contaron que era la prima de Luis Ortega y enseguida se acercó a decirme: ‘¡Yo lo quiero tanto a ese chico...!’”. Geraldine –quien conoce a toda la familia Ortega– y el hijo cineasta de Palito tienen un proyecto para filmar una película.

Después llegaron las escenas compartidas, muchas risas y llanto y el odio de aquella diva inglesa –a quien le pagaron una fortuna por estar en la película– hacia la “chiquita”, amante del director, que se quiere llevar el mundo por delante. “Cuando supe que tenía que hacer escenas con ella me pregunté: ‘¿Me pondré nerviosa?’. Es una actriz con mucha trayectoria pero, al contrario, fue todo muy relajado –relata–. Me felicitaba en cada una de las escenas. Es dulce, buena compañera, muy generosa. De verdad, generamos un vínculo muy lindo”.

–¿Cómo explicás que tu carrera haya llegado hasta este presente en el cine?
–Y… es raro, ¿no? Empecé con Guillermo Francella (en el 2002 en Poné a…)… ¡y hoy estoy filmando con Geraldine y Maria Grazia! Pero creo que hay tres factores decisivos. Primero, tuve suerte, ya que hay mucha gente con talento que no puede llegar a nada. Para eso la suerte es imprescindible. Segundo, supe elegir los caminos: ya tengo tres películas en mi haber, Bañero 3, Brigada explosiva y la voz de Cachorra en Isidoro Cañones. Y por último, tengo talento. Porque en la Argentina chicas lindas sobran por miles… En ese sentido, no me puedo restar mérito. Fue una mezcla de las tres cosas. “Vos me estás cargando, ¿no?”, le dijo Luli a su representante al saber que iba a compartir escenas con la hija de Chaplin y con la heroína de El cartero.

“Vos me estás cargando, ¿no?”, le dijo Luli a su representante al saber que iba a compartir escenas con la hija de Chaplin y con la heroína de El cartero.

La escena: el encuentro en un set de una consagrada actriz y una desconocida. “¿Quién es esa chiquita?”, dice el personaje de la hija de Chaplin al ver a la sensual Maite (Luciana). El director Diego Musiak le da indicaciones a Luli: de llanto a la risa en sólo segundos.

La escena: el encuentro en un set de una consagrada actriz y una desconocida. “¿Quién es esa chiquita?”, dice el personaje de la hija de Chaplin al ver a la sensual Maite (Luciana). El director Diego Musiak le da indicaciones a Luli: de llanto a la risa en sólo segundos.

El argumento de Hostias, que es una comedia romántica, transcurre durante la filmación de una película ambientada en los años 50’. Luciana interpreta a una chica que conquista a un productor para conseguir un papel en su nueva película. “Maite se los termina comiendo crudos a todos”, jura Salazar.

El argumento de Hostias, que es una comedia romántica, transcurre durante la filmación de una película ambientada en los años 50’. Luciana interpreta a una chica que conquista a un productor para conseguir un papel en su nueva película. “Maite se los termina comiendo crudos a todos”, jura Salazar.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig