«Para hacer este personaje, me inspiré en Martín Fierro y Patoruzú» – GENTE Online
 

"Para hacer este personaje, me inspiré en Martín Fierro y Patoruzú"

Actualidad
Actualidad

Entra a la habitación 515 del The Four Seasons Hotel, de Beverly Hills, con
los pies sobre la tierra. En realidad, sobre la mullida alfombra. Medias azules
("Perdón la comodidad", se disculpará luego), pantalón caqui, camisa
cuadriculada, cabello rubio corto y envidiable humor, Viggo Peter Mortensen (45)
saluda "¡Hello!", acudiendo al idioma local -uno de los tres que pilotea desde
la A a la Z, junto con el español y el danés-, y saca de cierta caja tipo caja
de cartón de aceite, un pequeño libro de fotografía titulado The horse is good,
que obsequia de manera anónima, ajeno a la promoción de su última película
(Océano de fuego) y a la vez cercano, ya que contiene imágenes logradas por él y
su Leica M6 en pleno rodaje. "Al terminar, te lo autografío", parece leer la
mente del periodista, rompiendo el protocolo característico de todo junket
de
prensa y bajándose de un caballo al que sólo se sube para actuar.

-¿Confírmenos en qué figuras se inspiró para calzarse las botas de Frank T.
Hopkins? ¿En Martín Fierro, en John Wayne, en El llanero solitario, en nadie...?
-Quizá en El petiso orejudo… (menciona al legendario asesino serial porteño y
larga una carcajada). Sin dudas, en Martín Fierro y en Patoruzú. Cuando era pibe
y vivía en la Argentina, a veces pretendía ser un gaucho, a veces un indio, a
veces un cowboy y a veces un vikingo. En Océano de fuego me di el gusto de
combinarlos. Igual, los héroes son Hopkins y el caballo. Hidalgo es como la
conciencia del jinete. Siempre hallás al humano tratando de imponerse al animal.
Acá, no. Acá aparece el héroe humano interesado en el caballo. Y comprándoselo.

-¡¿Se lo quedó?!
-Sí. T.J. generó escenas sin efectos ni animatronic, donde reacciona, donde
"opina". Es inteligente y adorable. Deseaba tenerlo cerca. Aunque proteste.

-¿Perdón?
-Ayer llovía, y yo pretendía dar un paseo montándolo. Me pongo a cepillarlo, a
limpiarlo, y comenzó a mirarme casi interrogándome: "¿Qué pretendés?". Es muy
curioso y paciente. Me lo demostró durante los exigentes y apasionantes meses
que compartimos.

-¿Cuán apasionantes?
-Incomparables. Cuando el equipo se iba a descansar, yo me quedaba en medio del
desierto. Caía la noche, surgían miles de estrellas y, en general, no había nada
que perturbara la calma, amén de sorpresas climáticas o tener que treparme a una
duna para contestar, vía telefónica, reportajes sobre Las Dos Torres. No
obstante, después podía apagar el celular y oír mi respiración. Maravilloso…

-Coincidentemente, mientras ustedes filmaban la historia de aquel soldado de
caballería que retaba a los árabes en su propio terreno, estallaba la invasión
de los Estados Unidos a Irak. ¿Sintió animosidad por parte de los musulmanes?
-Nada. Conocí gente amplia en la idea de democracia representativa; gente que
entendía que filmábamos un cuento de fines del siglo XIX; gente que no
relacionaba el trabajo y la política actual. "Me gusta tu nación. ¿Por qué los
ciudadanos no pueden controlar a su Gobierno?
", solían confiarme. Y, la verdad,
no sabía qué responderles.

"Sorry", dice. Se levanta, camina veinte pasos, abre una lata de Red Bull y toma
media rodaja de limón que exprimirá y verterá. Vuelve su 1,81 a paso lento. El
americano de ojos celestes que naciera un 20 de octubre de 1958 en Manhattan,
residiera entre los dos y los once años en el Chaco y Buenos Aires, y que ahora
resolviera afincarse en los suburbios de Venice, California, Los Angeles,
regresa a su silla revestida de pana, sonriendo. "¡Arriesgás interrogantes que
me obligan a pensar!
", exclama exponiendo la cicatriz vertical de su labio
superior. "No problem. Acepto el desafío", agrega el hombre separado que atesora
dos décadas y 44 filmes de carrera cinematográfica, y que recién probó las
mieles del éxito superlativo al empuñar la espada del rey Aragorn en la
multipremiada saga de Lord of the Rings, que dirigiera Peter Jackson.

-¿Este es su mejor momento?
-Es el más ocupado.

-¿No el mejor? La realidad lo encuentra en posición de elegir el proyecto que le
plazca.
-Admito que sin El Señor de los Anillos -desde La Comunidad del Anillo hasta El
Retorno del Rey- no hubiese tenido tamaño suceso. Y admito también que con
Océano… sentí llegar lejos como intérprete. Pasa que permanecer ocupado y
ocupado no resulta placentero, porque escasean los instantes para compartir en
familia y en círculo de amigos. Es bueno y es malo.

-Habló de lo malo a nivel interno. ¿Y lo bueno, lejos del ego laboral?
-Crezco. Transitar el planeta acapara mi curiosidad respecto a otras culturas.
Si de chico te mudaste mucho como yo, puede que subirte a un avión de adulto, te
enferme. A mí no. Exploro cada sitio que visito. Ir a Marruecos, a Nueva
Zelanda, a Dinamarca, a la Argentina, en especial. Viajar a tu tierra significa
viajar a mi casa, ya que me formé allí. Sin embargo, pienso que no es importante
dónde estás, sino cómo estás. Y yo estoy feliz, concibiendo música, escribiendo,
sacando fotos, pintando, apuntalando mi editorial (Perceval Press). Disfruto y
disfruto.

-Superados momentos abrumadores, Hopkins termina encontrándose a sí mismo.
¿Usted siente que tanta experiencia le permitió encontrarse a sí mismo?
-Para semejante reto no alcanza ni la existencia entera. Los que te rodean a
diario tienen una mejor idea de vos que vos mismo. La vida es escoger qué hacer
con el tiempo que uno posee, como sostenía el mago Gandalf de J.R.R. Tolkien.
Joseph Campbell (pluma estadounidense especializada en mitología y religión
comparada) señaló: "All life is sorrowfull" (Toda la vida es triste). Hay cosas
que no podemos cambiar, pero podemos cambiar de actitud para enfrentar las
pérdidas y los dolores. Gran parte de las personas tiende a olvidar las
lecciones en lugar de absorberlas. Lucho por no ser una de ellas.

Volaron los veinte minutos y una organizadora de Buena Vista International
invita a cerrar la nota. Quedan pendientes dudas del estilo: "¿Es verdad que
encarnará al Capitán Alatriste en la versión que se prepara sobre la serie del
novelista Arturo Pérez Reverte?"
. "¿Y que se transformará en el nuevo villano de Batman, dirigido por Christopher Nolan (Memento)?". Dudas que guardaremos para
la próxima. No así nuestro regalo. El periodista de GENTE le acerca un modesto
sobre multicolor que Mortensen desenvuelve asombrado, y goza como un chico.
"¿¡El pin de San Lorenzo!? ¿Te había contado que perdí el mío el año pasado en
Ezeiza? ¡Mil gracias! ¿Sos del Ciclón?
", consulta. "No, de Boca", escucha.
"Ah,
de Boca Juniors…"
, repite, y reclama el libro que nos regaló al ingresar. Pide
una lapicera y lo dedica: "Leo, felicitaciones por la copa del mundo, VM".

-¡Qué nobleza! -retribuimos el gesto- ¿No será que su hijo Henry (16) le pidió
la camiseta azul y amarilla, y anda buscando aliados?
-Eso lo discutimos el 13 de abril, cuando vaya a Buenos Aires.

por Leonardo Ibáñez (enviado
especial a Los Angeles)
fotos: Buena Vista International, Perceval Press y Leonardo Ibáñez

Rodó con 25 diferentes especies de animales (entre ellos, camellos, buitres, leopardos y 800 caballos). Casi no acudió a dobles. Pero lo disfrutó.

Rodó con 25 diferentes especies de animales (entre ellos, camellos, buitres, leopardos y 800 caballos). Casi no acudió a dobles. Pero lo disfrutó. "¿Fama? ¿Dinero? ¿Prestigio hollywoodense? No. Mi prioridad es contar un cuento que quiero contar", juega de palabra el neoyorquino.

Impresionante escena de tormenta de arena. La travesía real de Hopkins por Arabia -3.000 millas de demoledora supervivencia- le tomó 68 días, y la filmación en Marruecos (desierto del Sahara) y los Estados Unidos (Montana, Dakota del Sur y California) demandó cien.

Impresionante escena de tormenta de arena. La travesía real de Hopkins por Arabia -3.000 millas de demoledora supervivencia- le tomó 68 días, y la filmación en Marruecos (desierto del Sahara) y los Estados Unidos (Montana, Dakota del Sur y California) demandó cien.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig