“Para estar así hago 700 abdominales por día” – GENTE Online
 

“Para estar así hago 700 abdominales por día”

Actualidad
Actualidad

El lago San Roque anuncia tormenta y el barco se mueve. Y ahí estamos a bordo, con Iliana Calabró (45) haciendo equilibrio mientras posa para las fotos, esperando que en cualquier momento se acuerde de las madres de todos los que la llevamos ahí. Pero eso nunca sucede. Se la banca, ¡y cómo! Regresa intacta, sonriente como siempre. Saluda a los marineros del Club Náutico Córdoba que la condujeron a puerto y los invita al teatro Melos, a la función de Qué gauchita mi mucama, encabezada por Florencia de la V y que ya superó los 50 mil espectadores.

Por la noche, en su camarín, el momento de la charla. Todos coinciden: es la primera que llega. “Estoy en mi tiempo de paveo”, se ríe, té de por medio. Infaltables, en sus piernas coloca los electrodos que, asegura, son parte de su secreto para estar espléndida. “Yo entreno mucho. Tengo mucha disciplina para ir al gimnasio y llego a hacer 700 abdominales todos los días, pero no encontraba nada efectivo para las piernas. Hasta que dí con estos electrodos, que me aplico a diario y trabajan los músculos. Cuando me hincho un poco, también me ayudan a no retener líquidos”, explica didáctica.

Como casi todos los artistas, vive la rutina de temporada: familias que van y vienen, que sólo se ven los fines de semana. “Si, mi casa acá es un club. Eso también me distiende, porque llego a las tres de la mañana, con mucha adrenalina, y no me duermo más. A veces estoy diez días seguidos sin verlo ‘al (Fabián) Rossi’”, cuenta, casi con la voz del personaje que supo construir.

–¿Cómo viven el matrimonio a distancia?
–Estamos acostumbrados. Mi marido es financista. Viaja mucho por su trabajo, y yo también.

–¿Aprendiste a manejar los celos?
–Soy cero celosa. Estoy muy segura de mi marido. Siento que estamos bien. Y me ha pasado de estar juntos, sin despegarnos, y decir “¡basta!”. ¡Después de más de veinte años, quiero un poco de vida propia, jaja...!

–¿Es lo que te pasa ahora?
–No, no. Fue sobre todo cuando Nicolás y Stéfano (sus hijos de 16 y 13 años) eran muy chicos y nos absorbían mucha energía. Creo que si el matrimonio se puede sostener en esos años ya está, porque después los chicos hacen su vida y la pareja está más relajada. Además, ¡está bueno esto de separarse y extrañarse!

–¿Cómo son los reencuentros?
–Jaja... Ni pienses que te voy a dar los detalles. ¡Qué atrevido! Mirá... Nosotros tenemos recuerdos muy lindos de Carlos Paz: en el peor momento de nuestra pareja, hace varios años, vinimos una vez a alquilar una casa y fue mágico. Estar acá, solos, nos encendió la pasión.

–¿Saben darse tiempo y espacio para la pareja?
–Aprendimos. El año pasado nos fuimos solos de vacaciones, por segunda vez en 21 años... ¡La primera fue la luna de miel! Me bajé de una gira, y no estoy acostumbrada a eso. Mi papá me decía: “Si tenés trabajo, aprovechá”. Soy la hija más obediente, y le hacía caso. Pero esta vez no. Sacamos los pasajes y fuimos a la Costa Azul y a Italia. Y como le tomamos el gusto, viajamos después a Dominicana.

–Después del reencuentro, cuando Rossi duerme... ¿sos de revisarle la computadora o mirar sus mensajes, como hizo Carmen Barbieri con Santiago Bal?
–No, no, ni de casualidad haría algo así. No tengo tiempo. ¿Para qué? Si la mujer busca, es porque algo falla. Soy segura, te dije... Y aparte, ¡si amás a alguien, dejalo libre! Lo aprendí cuando era boy scout. Además, cuando me hablan del pasado de alguien, siempre digo que lo importante es ser la última. No soy celosa, ni posesiva mal.

–Si sufrieras una infidelidad, ¿te gustaría enterarte?
–(Piensa) Me gustaría que me lo cuenten porque siempre, siempre, se está a tiempo de solucionar las cosas. Pero no hace falta llegar a eso: una mujer se da cuenta si el marido anda en otra cosa. En nuestro caso, somos una pareja que hablamos cantidad. ¿Sabés qué hacemos? Nos gusta caminar. Salimos y charlamos de todo, de nosotros, la familia, el trabajo. Esos espacios nunca los perdimos.

–Tu última vez en Carlos Paz fue como vedette. Y jugaste una escena lésbica con Jessica Cirio que dio mucho que hablar. Ahora estás en una comedia familiar. ¿Harías hoy algo similar a aquello?
–Depende... Ya pasé por la etapa de exhibirme. Lo nuevo sería jugar con mi interior. Por eso volví a la comedia. Hace siete años hicimos ese cuadro. Y fue como plantear el tema del lesbianismo. Hoy las mujeres ya se casan entre ellas. No habría sorpresa ni novedad. Para la revista es un momento de crisis. Hoy, el erotismo lo tenés en la televisión, desde el desayuno hasta la cena. Entonces, ¿qué vas a mostrar? Pero arriba del escenario no tengo pudores.

–Se nota: este año, en La Biblia y el calefón, jugaste a tener un orgasmo en cámara.
–¡Es que ni me doy cuenta...! Yo voy y juego, me sale en forma natural. Me molestan los colegas que no se prenden en esas propuestas, o ponen mil condiciones.

–¿Y en casa, en la intimidad, se finge o no se finge?
–Jaja... Muchas veces hay que empezar mintiendo para después entusiasmarse. Darse tiempo, escucharse, y eso se aprende a lo largo del matrimonio. Iliana en el Club Náutico Córdoba, sobre el lago San Roque. “Tengo mucha disciplina –dice– para mantener mi cuerpo”.

Iliana en el Club Náutico Córdoba, sobre el lago San Roque. “Tengo mucha disciplina –dice– para mantener mi cuerpo”.

“En el peor momento de nuestra pareja, hace varios años, vinimos con Rossi a Carlos Paz para alquilar una casa... y fue mágico. Estar acá, solos, nos encendió la pasión”

“En el peor momento de nuestra pareja, hace varios años, vinimos con Rossi a Carlos Paz para alquilar una casa... y fue mágico. Estar acá, solos, nos encendió la pasión”

Sonriente en medio del lago, y mostrando su cuerpo sobre el escenario del teatro Melos, junto a Flor de la V y Gladys Florimonte, en el éxito de Qué gauchita mi mucama.

Sonriente en medio del lago, y mostrando su cuerpo sobre el escenario del teatro Melos, junto a Flor de la V y Gladys Florimonte, en el éxito de Qué gauchita mi mucama.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig