“Para el amor, los argentinos son bastante cerrados” – GENTE Online
 

“Para el amor, los argentinos son bastante cerrados”

Actualidad
Actualidad

Hasta hace muy poco, Chloé Bello sólo era una chica muy cool que rondaba por las fiestas más cool de Buenos Aires. Una niña mimada y precoz del fashion local –hija de la top model de los 80, Nora Portela, y del empresario Marcelo Bello–, dando sus primeros pasos más o menos públicos.
Por esos días, Florencia Macri, que era su amiga inseparable, estaba oficialmente de novia con Conejo Bourel (relaciones públicas), y los tres eran más que íntimos. Chloé no lo niega: “Lo que pasa es que, para el amor, los argentinos son bastante cerrados”, se queja. Sin embargo, meses después, la historia fue otra: entre Chloé y el Conejo la cosa se volvió más intensa y Florencia conoció a su actual novio, Nicolás Barlaro (que pasó 19 meses preso por el caso del secuestro a Ariel Strajman). Hoy Chloé tiene tatuado en la muñeca izquierda el apodo de su chico (Conejo), y juntos acaban de estrenar convivencia en una planta baja de Las Cañitas. “Si me peleo, de última en el Horóscopo Chino soy conejo”, se ríe. “Igual, no podríamos vivir separados. Ahora, recién nos estamos acomodando. Todavía falta pintar, es todo un despelote. Pero hace tiempo que me quería independizar”, cuenta.

–¿No tuviste ganas de probar primero sola?

–No, me da un poco de miedo dormir sola. Soy medio loca, me dan temor los espíritus y los ruidos. Por eso llené el depto de gatos, un perro y de Conejo (risas). Mucho bicho. De chica siempre dormía con la luz prendida. Por eso me quedo más tranquila si duermo con Conejo, que es mi macho, aunque pese sólo 40 kilos…

Pero el amor no es lo único que le pasó. En este último año, lo que la llevó a brillar en las revistas fue su debut en las pasarelas (integra la agencia de Dotto). Algo para lo que –aunque pasee su belleza con cierto descuido– la chica parece haber nacido. Dice Chloé: “Digamos que modelar no me llena el alma, pero es genial poder hacer algo así divertido, conocer gente copada y, además, ganar buena plata sin tanto esfuerzo. Aunque tampoco es tan fácil como parece, eh. Pero es una oportunidad que si llega, hay que tomarla”, asegura.

–Igualmente, ya venía de familia, ¿no?
–Sí, pero mi mamá no quería saber nada con que trabajara de modelo. Ella conoce cómo es esto y hay cosas que no le gustan. Y mi viejo también. Está casado con una modelo (Solange Cubillo), así que ya sabe cómo es el ambiente. Mucho no les gustaba, pero es un oficio, nada más…

–¿Por qué no querían?

–Lo veían más del lado del prejuicio de que podía terminar haciendo cualquier cosa, que no iba a querer estudiar, que no me iba a encaminar en la vida. Y no les gustaba el tema de la noche, el descontrol. Todas estupideces que se asocian a las modelos cuando, en realidad, cada uno elige lo que hace. Si querés estar en la noche vas a salir igual, seas modelo o no. Pero cuando vieron que me portaba bien, se relajaron. Hay muchas chicas que se marean… pero no es mi caso.

–¿No…?

–Claro que no. Me gusta estar tranquila. Soy muy independiente. Muy poca gente me llama la atención, entonces, soy bastante selectiva con los que tengo cerca. No tengo amigos por tener a alguien al lado. Me gusta estar sola, en realidad. Pero sí, me gusta salir. Por lo general, acompaño bastante a mi novio a comer, que trabaja en los boliches, es relaciones públicas. Las fiestas electrónicas ya me cansaron. Salí mucho de chica, hoy no me tientan tanto. Me gusta estar en casa… En Conejo encontré un amigo y un compañero, así que no me hace falta tener amigos. Me gusta estar con él y me divierto con él.

–Estuviste en Paris hace poco, justo cuando salió el tema de la anorexia…
–Sí. Viajé tres meses para hacer unos laburos. La verdad, no conocí a nadie con ese problema, pero sé que existe. Sí vi chicas muy muy flacas. Si me ponés al lado a mí, no parezco flaca. Y acá soy un palo. Es impresionante lo flacas que son allá, te sorprenden.

–Tu mamá dijo que te habías vuelto porque allá querían hacerte bajar de peso…
–Ay, un horror lo que dijo mamá, nada que ver. Yo viajé con un contrato por tres meses con la agencia Viva, de allá. Hice castings, fotos para revistas como Elle, desfiles, pero pasaron los meses y, aunque había viajado con mi novio, empecé a extrañar. Y entonces decidí volver. Para hacer carrera me tendría que haber quedado, obvio, pero la verdad es que no me interesa llegar a ser una top model.

–¿Y a dónde te gustaría llegar?

–Me encanta el cine. Me encantaría actuar en películas y eso. La actuación me encanta, pero me tiro más para el lado del cine. Hasta ahora no estudié nada, pero siempre como que me gusta hacer shows, entre amigos. Soy gritona, gesticulo mucho… Tengo ganas de irme a Nueva York a estudiar actuación. Es una ciudad que me fascina. Pero me tendría que ir con Conejo, no podríamos vivir separados. Igual, ahora estoy abocada a nuestra nueva casa.

–¿Ya la decoraste?
–No, todavía es todo un despelote, lo están pintando… Se va a ocupar mi madre de la decoración, que ahora es decoradora de interiores. Cambió de rubro (risas). ¿La viste el año pasado en lo de Sofovich, en Polémica en el bar? Siguió el camino de todas las modelos. Igual, muy controlado, como es ella. No me apareció en lolas ni nada… (risas) Ahora le gusta estar en el jardín con los perros, regando las plantas, haciendo gimnasia.

–¿Y a tu viejo?
–Mi viejo nada que ver… ¡Al principio era tremendo! Estaba bailando, me daba vuelta y me decían: “Ahí está tu papá”. Era rarísimo, íbamos a los mismos boliches. Papá es copado, es divertido. Ahora me llevo muy bien. Antes era más relación de padre y ahora, que ya estoy grande, tenemos muy buena onda. En mi familia somos como los Locos Addams, gente muy rara…

Tiene 19 años, mide 1,81 y 85-60-90 marcan sus curvas. Es modelo de la agencia de Pancho Dotto. Ella jura que además, se convertirá en actriz.

Tiene 19 años, mide 1,81 y 85-60-90 marcan sus curvas. Es modelo de la agencia de Pancho Dotto. Ella jura que además, se convertirá en actriz.

“<i>Digamos que modelar no me llena el alma. Pero es genial poder hacer algo así divertido, conocer gente copada y, además, ganar buena plata sin tanto esfuerzo…</i>”

Digamos que modelar no me llena el alma. Pero es genial poder hacer algo así divertido, conocer gente copada y, además, ganar buena plata sin tanto esfuerzo…

“<i>Salí mucho de chica, las fiestas electrónicas me cansaron. Hoy me gusta estar en casa… En Conejo, mi novio, encontré un amigo y un compañero, así que no me hace falta tener amigos</i>”

Salí mucho de chica, las fiestas electrónicas me cansaron. Hoy me gusta estar en casa… En Conejo, mi novio, encontré un amigo y un compañero, así que no me hace falta tener amigos

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig